Qué es un esmilodontes, el Tigre Diente de Sable que fue hallado en Necochea

El Smilodon o trigre dientes de sable habitó el actual territorio argentino hasta hace 10.000 años (POLITICA INVESTIGACIÓN Y TECNOLOGÍA ROGER WITTER/OHIO STATE UNIVERSITY)
El Smilodon o trigre dientes de sable habitó el actual territorio argentino hasta hace 10.000 años (POLITICA INVESTIGACIÓN Y TECNOLOGÍA ROGER WITTER/OHIO STATE UNIVERSITY)

El hallazgo en Necochea de un cráneo de Smilodon (más conocido como Tigre Dientes de Sable) durante una obra de vivienda trajo la atención sobre este mamífero extinto de la Era del Hielo, antepasado de los gatos, que vivió en lo que hoy es nuestro país y el resto de las Américas hasta hace 10.000 años.

¿Cómo eran los perros en la prehistoria?

Este enorme felino, perteneciente a la familia de los macairodontinos, sería un Smilodon Populator, según precisó Matías Taglioretti, referente del Observatorio Paleontológico Regional que llegó al lugar como parte de un equipo de paleontólogos de Mar del Plata que fue convocado por la directora del Área de Museos de Necochea, Águeda Caro Petersen.

Aunque la última morada de este ejemplar de los esmilodontes fue el actual cruce de la calle 60 con la 125 y 127 de la ciudad balnearia donde fue hallado, se trata de una especie que se extendió por todo el continente en lo que se conoció como Gran Intercambio Americano. Este evento estudiado por los paleontólogos se produjo en el Plioceno, hace aproximadamente tres millones de años, cuando la formación de glaciares, en lo que se conoce popularmente como la Era del Hielo, provocó el descenso en el nivel del océano y formó el actual istmo de Panamá.

El cráneo de un tigre dientes de sable fue hallado en la construcción de una vivienda de calle 60 entre 125 y 127 de Necochea
El cráneo de un tigre dientes de sable fue hallado en la construcción de una vivienda de calle 60 entre 125 y 127 de Necochea - Créditos: @Necochea

Este nueva franja terrestre separó los océanos Pacífico y Atlántico, y también unió América del Norte con América del Sur: terrenos que habían estado separados durante decenas de millones de años, lo que favoreció la migración cruzada de diferentes tipos de animales prehistóricos entre ambos territorios.

Así fue como el Smilodon descendió hasta nuestras latitudes desde su América del Norte natal. Su época de esplendor se dio en el Pleistoceno, entre 1.75 millones y 10.000 años atrás, en un momento en el que -paralelamente- en África surgió el Homo Sapiens, especie actual del ser humano.

¿Cómo son los Esmilodontes?

Como reconstruye la Enciclopedia de la Vida Prehistórica hecha por LA NACION con asistencia del Museo Americano de Historia Natural y del Museo Bernardino Rivadavia de Ciencias Naturales, su tamaño alternaba entre 1,75 y 2,5 metros de largo, y era un felino imponente: “El Smilodon tenía brazos y hombros muy fuertes, y un cuello especialmente musculoso y flexible. Esto sugiere que solía inmovilizar a sus presas en el suelo antes de propinarles una mordida fatal en el cuello”.

Así se verían los dinosaurios si no se hubieran extinguido, según los científicos

Esta táctica depredadora era posible gracias a sus famosos dientes de sable, los cuales le dieron el nombre con el que es más conocido: “En los ejemplares más grandes de Smilodon, los caninos superiores medían más de 25 cm de largo”, sostiene el texto y añade que, así como eran atemorizantes, estos incisivos también eran “bastante frágiles, y es probable que se quebraran si se los retorcía o si golpeaban un hueso”.

El Smilodon populator, mejor conocido como dientes de sable.
El Smilodon populator, mejor conocido como tigre dientes de sable - Créditos: @Conicet

Al igual que otros felinos actuales como los leones, el Smilodon se movía en manada: una buena táctica de supervivencia en un período en el que existían más tipos de carnívoros de los que hay actualmente, lo que elevaba la puja por el alimento. Esta competencia puede observarse en los restos hallados de esta especie, en las cuales se observan heridas e incluso fracturas de cadera y mandíbula producto de peleas por presas. Como recuerda la Enciclopedia, “mientras estas heridas sanaban, estos gatos no podían cazar”, lo que hacía más relevante el rol de la manada, y lo que también permite pensar que además de cazadores podían ser carroñeros.

¿Que comía el tigre dientes de sable?

Los estudios paleontológicos indican que los distintos tipos de tigres de dientes de sable (un género que se diversificó en especies norteamericanas, africanas, europeas y asiáticas) preferían habitar las praderas, y allí cazaban a otros grandes mamíferos, como pueden haber sido mamuts, caballos, perezosos, bisontes y camellos, según la región geográfica habitada por el mismo.

¿Cuándo se extinguió el tigre dientes de sable?

La extinción de este felino prehistórico se completó hace aproximadamente 10.000 años y, aunque las causas no están del todo claras, sí hay consenso en que la aparición del ser humano en América -el último continente en ser poblado por nuestra especie- favoreció su desaparición.

La desaparición por la caza humana de especies como el Mamut, que constituían la alimentación del tigre dientes de sable, aceleró su extinción
La desaparición por la caza humana de especies como el Mamut, que constituían la alimentación del tigre dientes de sable, aceleró su extinción

Se cree que esto no se trató de una caza directa sobre el Smilodon, sino que se dio como consecuencia del impacto de la aparición del hombre en su alimentación: las poblaciones de Homo Sapiens apuntaban a las mismas presas enormes de las que se alimentaba este felino, como los mamuts, lo que supuso una competencia a la que el tigre dientes de sable no pudo adaptarse.

Cómo eran los dinosaurios polares y por qué desafían lo que pensábamos sobre estos animales prehistóricos

Por otra parte, esta situación se puede haber combinado con factores como el cambio de temperaturas asociadas al comienzo del Holoceno, período que va 10.000 años atrás hasta el presente, y también por la aparición de nuevos agentes infecciosos que podrían haber llegado con los primeros humanos y animales que los acompañaban en un territorio que les era desconocido y al que, por lo tanto, estaban poco preparados inmunológicamente para estos patógenos.