Esmeralda Pimentel vive una nueva etapa en España

·3  min de lectura

CIUDAD DE MÉXICO, mayo 2 (EL UNIVERSAL).- Esmeralda Pimentel está atravesando una nueva etapa de vida desde que se cortó el cabello y dejó la televisora a la que perteneció por seis años y donde protagonizó varias telenovelas como "De que te quiero, te quiero" y "Enamorándome de Ramón".

La actriz de 32 años decidió cambiar el rumbo de su carrera y comenzar a elegir papeles que estuvieran motivados por su instinto artístico y un mensaje social.

Ahora, desde España ha hecho algunos proyectos como el de la cinta "En otro lugar", que está por estrenar y donde interpreta a una mujer con una mezcla de culturas: española y mexicana.

"Me siento orgullosa de cada paso en mi carrera, del saber decir que no, del saber esperar y como mujer intento retratar esas realidades no solamente de las mujeres fuertes con carácter, que están rompiendo los moldes, sino de mujeres que todavía no lo han hecho. Todos tenemos nuestra lucha personal y creo que es importante saber retratarlos todos", dice Pimentel en entrevista con EL UNIVERSAL.

Este domingo participó en los Premios Platino donde presentó el premio de la noche a mejor actor y actriz en el cine iberoamericano, que entregó a Javier Bardem y Blanca Portillo. Esto además de ser un sueño hecho realidad, de compartir con actores a nivel internacional, también la inspiró en cuestión de discursos.

"Lo que más destacó para mí fueron las palabras de todos los ganadores donde tocaron temas como la migración, la violencia hacia las mujeres y la paz por Ucrania", señala.

Desde España ve la situación actual de México con preocupación, pues aunque reconoce que ha percibido una mayor movilización ante la problemática de los feminicidios, también está enterada de la reciente ola de violencia y desapariciones.

"Por una parte me emociona ver la unión de las mujeres, ver a ciudadanos sensibilizados cuidándonos unas a otras, levantando la voz y por otro lado veo tanta indiferencia un hartazgo que me duele y a la distancia esta cosa de como mujer salir a la calle y sentirte libre sin importar la hora o como te vistas y saber que vas a regresar a casa es algo que me gustaría sentir en mi país".

En el país europeo ha encontrado un refugio no sólo personal, sino también profesional, pues está a punto de iniciar las grabaciones de su primer proyecto protagónico junto a William Levy en la serie de streaming Montecristo, además de que hizo una participación en la producción de Netflix "Donde hubo fuego", en la que da vida a una mujer bombero, papel con el que espera romper estereotipos que consideran a esta actividad una profesión de hombres.

"Fue un honor haber pasado todos estos meses al lado de las mujeres bombero primero fue una preparación de teoría y después de práctica en la estación de bomberos de cinco a seis horas diarias de aprender a utilizar todos los elementos del camión e hicimos muchos simulacros, me ayudó a romper mis miedos", comparte.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.