Eslovenia: Una lucha electoral reñida entre el conservador Jansa y el liberal Golob

·4  min de lectura

Zagreb, 22 abr (EFE).- El primer ministro de Eslovenia, el populista de derechas Janez Jansa, y el opositor ecologista liberal Robert Golob protagonizan este domingo unas reñidas elecciones parlamentarias en Eslovenia tras las que será necesario negociar una coalición de Gobierno entre varios partidos.

Unos 1,7 millones de ciudadanos con derecho a voto del pequeño país situado entre los Alpes y el mar Adriático elegirán en las legislativas regulares a 88 diputados del Parlamento entre 21 partidos, más dos representantes de las minorías italiana y húngara.

El conservador Partido Demócrata Esloveno (SD) pide un cuarto mandato para su líder, Jansa, de 63 años, con la promesa de "seguridad, estabilidad y bienestar" y de colocar hasta 2030 a Eslovenia entre los 15 países más ricos del mundo.

ORBÁN ESLOVENO

Sus críticos advierten de que si Jansa gana un nuevo mandato, el llamado "Orbán esloveno" terminaría por derogar los pilares democráticos del país y convertirlo en "otra Hungría".

De hecho, el primer ministro ultranacionalista Viktor Orbán es el principal aliado de Jansa.

El nuevo Movimiento Libertad (GS) de Golob, un experto en energía de 55 años, apuesta por una radical transición verde para eliminar la dependencia de Eslovenia de los combustibles fósiles, sobre todo de los rusos, y el retorno pleno del país a los valores democráticos de Europa occidental.

Jansa tacha a Golob de "representante de una élite privilegiada de ricos" y de lo que califica como "estado profundo", una supuesta red de poder clandestino operada de forma encubierta por antiguos dirigentes comunistas.

MAYORÍAS AJUSTADAS

El presidente esloveno, Borut Pahor, anunció que encargará la formación del nuevo gobierno no necesariamente al ganador de las elecciones sino al que logre asegurar el apoyo de la menos 46 de los 90 diputados del nuevo Parlamento.

El SDS de Jansa y el GS de Golob están más o menos igualados en los sondeos, con un 25 % de los votos cada uno, de forma que el ganador será decidido por el que entre los partidos minoritarios logre superar el umbral mínimo del 4 % para entrar en el Parlamento.

Todo indica que el GS tiene más potenciales socios, entre ellos, una coalición de centro-izquierda tradicional KUL, mientras que el SDS cuenta con la conservadora Nueva Eslovenia (NSi), y posiblemente con el nuevo partido centrista PoS.

Varios líderes opositores abandonaron anoche un debate electoral en la televisión pública TvSlo, denunciado que fue organizado de forma parcial a favor de Jansa.

En paralelo y desde su casa, debido a una infección con el coronavirus, Golob dijo anoche en declaraciones al canal independiente regional N1 que GS y KUL "no deben fallar".

Expresó su esperanza de que la alianza opositora se haga al menos con entre 50 y 57 diputados. "La única cuestión es si ganaremos suficiente para un gobierno estable", dijo.

Las elecciones están despertando gran interés de los electores, de forma que se espera que la asistencia pueda ascender al 70 %.

GS y KUL anuncian que su primer paso en caso de ganar las elecciones será cambiar la ley de televisión pública impuesta por el gobierno el año pasado, que en su opinión le quitó independencia.

Recurriendo a una práctica muy diferente a su comportamiento en años pasados, la emisora pública incluso había prohibido al nuevo partido GS participar en los debates, lo que cambió solo por intervención judicial.

CRÍTICAS DE LA UE

El gobierno de Jansa suscitó en los últimos tres años repetidas críticas por parte de la Comisión Europea y de ONGs internacionales por sus ataques contra la libertad de prensa, la independencia de la Justicia y la sociedad civil.

Según el informe de la ONG Freedom House de EEUU del pasado 20 de abril, Eslovenia ha sufrido "el mayor deterioro de la democracia" en 2021 entre todos los países excomunistas de Europa y Asia centrales, aunque se mantiene como una "democracia consolidada".

El SDS por otro lado pudo ostentar en la campaña buenos resultados económicos en 2021, con uno de los más altos crecimientos en la Unión Europea (UE), con un 8,1 %, subidas salariales del 5 % respecto a 2020, y la disminución del paro hasta el 4,5 %.

Jansa se distanció este año por primera vez de Orbán, por sus posturas pro-rusas por la guerra contra Ucrania, y se alió a la también "iliberal" Polonia, pidiendo severas sanciones contra Rusia y el corte de las importaciones de su gas y petróleo.

Vesna Bernardic

(c) Agencia EFE

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.