Escuelas porteñas: evalúan cambios en el ingreso escalonado de los alumnos

Mauricio Giambartolomei
·4  min de lectura
Alumnos de escuelas porteñas durante la pandemia
ALFIERI MAURO

La primera evaluación, un mes después de haber comenzado el ciclo lectivo en una modalidad combinada entre presencialidad y clases virtuales, impulsan al gobierno porteño a tomar medidas para mejorar el sistema con los mismos protocolos de seguridad para prevenir el Covid-19 y ayudar a la organización de las familias, sobre todo aquellas que tienen más de un hijo en edad escolar. Las cifras oficiales muestran un bajo índice de contagiosidad y de burbujas que debieron romperse por contactos estrechos o síntomas compatibles con la enfermedad, pero sí algunas falencias puertas afuera de los colegios.

En el Ministerio de Educación de la ciudad estudian modificar ciertos esquemas y medidas que se implementaron desde el 17 de febrero pasado, al comenzar el año escolar, relacionadas al ingreso y egreso de los estudiantes y su estadía en los establecimientos. En muchos casos las familias deben acompañar el proceso y pierden la posibilidad de trabajar, lo que produce un impacto en la economía doméstica. Abrir los comedores escolares, permitir la actividad de buffets y kioscos dentro de los establecimientos está en estudio y podría ser anunciado en las próximas semanas si el escenario sanitario lo permite.

Tetris familiar. Los padres sufren la odisea de coordinar horarios de clases

La cartera de Educación está trabajando junto al Ministerio de Salud para encontrar variantes y que la entrada y salida de los menores no sea escalonada, es decir, que todos ingresen en el mismo horario, lo que podría permitirles a las familias una mayor organización. “No cambiarán los protocolos, sino que pensamos medidas que modifiquen pautas de trabajo en las escuelas, sobre todo el escalonamiento de ingreso. Una familia con tres hijos puede estar esperando hasta una hora para que ingresen todos o el horario de salida de uno coincide con el zoom de otro. Eso pretendemos organizar”, explicó la ministra de Educación, Soledad Acuña, en declaraciones al programa Quiero Vale Cuatro de FM Milenium.

La ministra de educación e innovación de la ciudad de Buenos Aires, Soledad Acuña
Prensa GCBA


La ministra de Educación de la ciudad, Soledad Acuña, confirmó que se están evaluando cambios en el esquema del funcionamiento de las escuelas (Prensa GCBA/)

La funcionaria destacó que la prioridad siempre será “buscar la máxima presencialidad posible”, aunque no dejó de reconocer que la organización de las familias le preocupa porque afecta a su economía familiar. “Entendemos que las medidas son seguras, pero que no ayudan a las familias. Por eso, evaluamos habilitar los comedores para que los alumnos puedan comer al aire libre, también los buffets y kioscos, pero midiendo todos los protocolos para que no se alteren ninguno de ellos”, explicó.

El desafío de las burbujas: el esquema puede variar cada semana y exige adaptaciones

Cuando se inició el ciclo lectivo más de 700.000 personas, entre alumnos, docentes y personal no docente, se movilizaron para activar el sistema educativo en la ciudad. Los protocolos en las escuelas establecieron el funcionamiento de 45.000 burbujas con la intención de minimizar la posibilidad de contagios entre sus integrantes. De acuerdo al balance del Ministerio de Educación, en el primer hubo un 0,27% personas contagiadas del total y sólo el 1% de las burbujas debieron ser suspendidas por casos sospechosos o confirmados de coronavirus.

“Los números nos dan que la contagiosidad es baja por lo que la actividad es segura”, enfatizó Acuña. “En los últimos 10 días notamos que la curva de casos está subiendo en la ciudad. Si nos enfrentamos a una nueva ola de contagios habrá medidas de cuidados necesarias para que las escuelas sean lo último que se cierren. Tenemos nuestra propia evidencia para apostar a dejarlas abiertas”, adelantó.

Esquema de vacunación

Las nuevas medidas que se sumarán a los protocolos podrían ser anunciadas en las próximas semanas cuando se consoliden la información epidemiológica de educación. Mientras esto ocurre, continúa el cronograma de vacunación al personal docente y no docente de acuerdo al orden de prioridad que estableció el Consejo Federal de Educación.

El primer grupo de prioridad está compuesto por 40.000 personas y corresponde a personal de dirección y gestión, de supervisión e inspección, y docentes frente a alumnos de nivel Inicial (incluye ciclo maternal), primer ciclo del primario (1°, 2° y 3°) y de Educación Especial. Del total, 16.000 ya recibieron la primera dosis de la vacuna Sinopharm, de origen chino, que aún no fue aprobada por la Administración Nacional de Medicamentos, Alimentos y Tecnología Médica (Anmat) para ser aplicada a mayores e 60 años.

Todo el universo educativo porteño que necesita la vacuna está compuesto por 110.000 personas. Cuando haya stock disponible la vacunación continuará con el siguiente orden de prioridad: grupo 2, personal de apoyo a la enseñanza, y todo personal sin designación docente, pero que trabaja en establecimientos de educación obligatoria en distintas áreas y servicios; grupo 3, docentes frente a alumnos segundo ciclo del primario (cuarto a séptimo grado); grupo 4, docentes frente a alumnos de nivel Secundario, de educación permanente para jóvenes y adultos en todos sus niveles e instructores de formación profesional; y grupo 5, docentes y no docentes de institutos de educación superior y universidades.