Escuelas de Newtown reanudan clases

Por DAVID KLEPPER y MICHAEL MELIA
18 de diciembre de 2012
Alumnos de primaria abordan los autobuses escolares el lunes 17 de diciembre de 2012 afuera de la escuela J. Andrew Morrow en Towanda, Pensilvania. Con las medidas de seguridad reforzadas y las familias aún nerviosas, los estudiantes acudieron a las aulas el martes 18 de diciembre por primera vez desde la matanza de la semana pasada en la escuela primaria Sandy Hook en Newtown, Connecticut. (Foto AP/The Daily Review, Wendy Post)
Alumnos de primaria abordan los autobuses escolares el lunes 17 de diciembre de 2012 afuera de la escuela J. Andrew Morrow en Towanda, Pensilvania. Con las medidas de seguridad reforzadas y las familias aún nerviosas, los estudiantes acudieron a las aulas el martes 18 de diciembre por primera vez desde la matanza de la semana pasada en la escuela primaria Sandy Hook en Newtown, Connecticut. (Foto AP/The Daily Review, Wendy Post)

NEWTOWN, Connecticut, EE.UU. (AP) — Con las medidas de seguridad reforzadas y las familias aún nerviosas en Newtown, los estudiantes acudieron a las aulas el martes por primera vez desde la matanza de la semana pasada, ofreciendo un regreso a la rutina —al menos para algunos— a un poblado afectado por la pena mientras entierra a 20 de sus hijos.

El funeral de un niño de seis años se realizaba el martes por la mañana, y otros dos menores de seis años fueron despedidos el lunes en la primera de una larga y casi insoportable serie de funerales. Un total de 26 personas fueron asesinadas en la escuela primaria Sandy Hook en una de las peores matanzas en la historia de Estados Unidos.

Las clases se reanudaron el martes en las escuelas de Newtown, a excepción de Sandy Hook. En la secundaria Newtown, los estudiantes mostraban sentimientos encontrados. Algunos saludaban o tomaban fotografías ante la congregación de medios de comunicación, y otros lucían evidentemente perturbados.

Es muy probable que algunos padres no envíen a sus hijos a la escuela. Funcionarios de la policía local y de la escuela han estado analizando la manera en cómo y dónde reforzar la seguridad, y la policía del estado indicó que estaría en alerta por amenazas y llamadas falsas.

El distrito ha hecho planes para enviar a estudiantes que sobrevivieron a la matanza en la primaria Sandy Hook a Chalk Hill, una ex escuela secundaria en el vecino poblado de Monroe. Los pupitres de Sandy Hook para niños pequeños están siendo trasladados a las instalaciones, que no han sido utilizadas desde que las escuelas del pueblo se fusionaron el año pasado.

Dado que la primaria Sandy Hook aún es considerada escena del crimen, el teniente de policía Paul Vance dijo que podrían pasar meses antes de que las autoridades devuelvan las instalaciones al distrito escolar.