Escuelas de Miami-Dade y Broward enfrentan grave escasez de maestros por la pandemia

·5  min de lectura

Miles de maestros de las escuelas públicas de Miami-Dade y Broward están reportándose enfermos a medida que los nuevos casos de COVID-19 siguen aumentando en toda la Florida, lo que obliga a algunos funcionarios del distrito a mantenerse fuera de oficinas y aulas.

El lunes, el primer día de regreso a clases después de las dos semanas de receso de invierno, 2,110 personas del personal de instrucción de Miami-Dade, incluidos los consejeros, y 94 conductores de autobús estaban ausentes, dijeron los funcionarios. El martes, esa cifra se redujo a unos 1,700 docentes y 78 conductores.

En las escuelas públicas de Broward, alrededor de 1,640 miembros del personal de instrucción estaban ausentes el lunes, le dijo la superintendente interina Vickie Cartwright al Herald. Para el martes, sin embargo, aproximadamente 1,760 se reportaron enfermos. Además, mientras que el lunes se duplicaron 96 rutas de autobús, lo que significa que algunos conductores tomaron una segunda ruta, el número aumentó a 103 rutas el martes, dijo.

El año pasado, cuando los estudiantes regresaron del receso de invierno, 1,333 miembros del personal de instrucción de Miami-Dade estaban fuera, dijeron las autoridades. Y en Broward, alrededor de 1,400 miembros de personal suelen reportarse enfermos al inicio del semestre, dijo Cartwright.

El superintendente Alberto Carvalho, a la derecha, enseña una clase de ciencias ambientales de noveno grado en Miami Jackson Senior High el martes 4 de enero de 2022, debido al elevado número de profesores que se declararon enfermos por el aumento del coronavirus en el sur de la Florida.
El superintendente Alberto Carvalho, a la derecha, enseña una clase de ciencias ambientales de noveno grado en Miami Jackson Senior High el martes 4 de enero de 2022, debido al elevado número de profesores que se declararon enfermos por el aumento del coronavirus en el sur de la Florida.

Sin embargo, el aumento no debería ser una sorpresa, dijo el martes el superintendente de Miami-Dade, Alberto Carvalho, en la preparatoria Miami Jackson, donde enseñó una clase de ciencias ambientales de noveno grado esa mañana, aunque no se hizo cargo del periodo completo. En 1990, Carvalho, entonces de 25 años comenzó su carrera en el distrito en la Jackson enseñando ciencias.

“Anticipamos este tipo de impacto, teniendo en cuenta varios factores. En primer lugar, la naturaleza tan contagiosa del ómicron (y) la rapidez con la que se ha extendido entre nuestra comunidad, el estado y el país”, dijo Carvalho el martes en la Jackson, en 1751 NW 36 St.

En los últimos siete días, la Florida ha sumado un promedio de 56,421 casos nuevos diarios, el más elevado de siete días desde que la pandemia comenzó en marzo de 2020, según los cálculos del Herald de los datos de los CDC . El estado también ha sumado 22 muertes.

Además del aumento de los casos, Carvalho dijo que el nuevo semestre llega después que la gente se reuniera durante las vacaciones de invierno para celebrar las festividades y “estamos viendo las consecuencias”.

Aunque la mayoría de las ausencias pueden atribuirse a un caso positivo de COVID-19, otros factores, como los retrasos en los viajes por el fin de semana de vacaciones, también podrían estar contribuyendo a las altas cifras.

Continúa la escasez de maestros

La escasez de personal no es nada nuevo en las escuelas de Miami-Dade y Broward. Pero con el aumento de las cifras de COVID-19 en el sur de la Florida y en todo el estado, llenar esas vacantes –y las nuevas cuando los maestros se reportan enfermos– con sustitutos presenta un desafío aún mayor.

Cuando las escuelas abrieron en agosto para el nuevo año, las escuelas de Miami-Dade reportaron alrededor de 150 vacantes de personal de instrucción, 40 en educación especial, 55 en Matemáticas, Lectura y Ciencias, y otros 55 de otras especialidades. Además, al distrito le faltaban más de 100 conductores de lo que deberían ser 1,200 operadores de autobús que cubrieran 860 rutas, dijeron entonces los funcionarios escolares.

En las escuelas de Broward había 1,151 puestos de conductor de autobús escolar y una vacante de 200 operadores a principios de año, dijeron los funcionarios.

“Nuestra reserva de sustitutos es poca”, dijo Cartwright. Por un lado, un número de sustitutos con los que contaba el distrito simplemente dejaron de cubrirse cuando comenzó la pandemia, ya que algunos eran mayores y no querían arriesgarse a enfermar, mientras que otros podían prescindir de los ingresos adicionales, dijo.

De los más de 1,700 maestros que no fueron a trabajar el martes en Broward, por ejemplo, solo 31.4% fue cubierto por un sustituto, dijo Cartwright. Las demás vacantes se cubrieron con personal de la escuela o del distrito que no está asignado a un aula. El personal escolar es la primera opción de los funcionarios después de los sustitutos, dijo.

En Miami, solo 70 personas que normalmente no tienen asignadas tareas en el aula estaban en las aulas, dijo Carvalho. “Es un número razonablemente pequeño, lo que me indica que la capacidad de los maestros sustitutos es realmente muy fuerte”, dijo.

Para la presidenta del sindicato de maestros United Teachers of Dade, Karla Hernández-Mats, cualquier interrupción —ya sea de un sustituto o de un funcionario escolar— es preocupante.

“La escasez está ahí e impacta la calidad y el calibre de la educación que los alumnos reciben”, dijo Hernández-Mats. “Esto es ciertamente algo que impacta no solo en la calidad de la educación sino en la calidad de vida”.

A medida que ómicron se extiende, cambian las estrategias de mitigación

Días antes que los estudiantes volvieran a la escuela el lunes, las escuelas de Miami-Dade y Broward modificaron sus normas de uso de mascarillas.

Carvalho anunció el jueves que todo el personal del distrito, incluidos los maestros, tendría que usar mascarilla, junto con los visitantes. El cambio de norma no se aplicaba a los alumnos. Un día más tarde, la Junta Escolar de Broward no llegó a exigir el uso de mascarillas a los profesores y al personal, pero exigió que los visitantes y los suministradores lleven mascarilla cuando visiten las escuelas.

Los cambios ocurrieron después que el sur de la Florida batiera el récord de cifras de COVID en un solo día.

El lunes, 42 estudiantes y 98 empleados dieron positivo por COVID-19 en Broward, según su tablero de control de COVID. El martes, fueron dos estudiantes y siete empleados. En Miami-Dade no se registraron casos ni el lunes ni el martes, según su panel de control.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.