¿Escuela en verano? La Ciudad analiza clases de apoyo en enero y arrancar en febrero

LA NACION
·2  min de lectura

Esta mañana la ministra de Educación la Ciudad, Soledad Acuña, hizo un balance sobre los aprendizajes que pudieron concretarse ese año, en medio de la pandemia de coronavirus que en marzo provocó el cierre de las escuelas, y destacó que las chicas y los chicos no pudieron aprender de la misma manera y que la escuela, que solía funcionar como un espacio para igualar oportunidades, ya no actúa como tal.

Consultada sobre los resultados de las pruebas Aprender, que evalúa los aprendizajes a nivel nacional, la funcionaria porteña indicó: "Lo más grave es que la escuela ya no es un lugar que garantice la equidad, hoy la escuela profundiza esas diferencias, los de recursos más altos tienen aprendizajes más altos".

Coronavirus hoy en la Argentina y el mundo: minuto a minuto y las novedades

En este marco, en diálogo con radio Mitre, Acuña agregó que en diciembre la Ciudad tendrá evaluaciones con calificación. "Buscamos ver si los chicos pueden acreditar si adquirieron los saberes esperados. Si no pueden, vamos a generar instancias adicionales, como la escuela de verano en enero", dijo.

Sobre el ciclo lectivo 2021, aseguró: "La intención es volver los primeros días de febrero, los docentes antes, para que puedan hacer una etapa de adaptación para ver cómo va a estar conformada el aula, porque no todos los chicos pudieron aprender de la misma manera". Luego detalló que la idea de empezar en febrero es "construir el mapa de cada aula para ordenar los contenidos de chicas y chicos con realidades muy distintas".

Asimismo la ministra indicó que están armando tanto planes para volver el año que viene en formato presencial pero también para hacerlo de manera mixta, tanto presencial como virtual. "Estamos tratando de proyectar este escenario pero de no ser así también una vuelta parcial con sistema mixto, presencial y parcial. La Argentina no resiste otro año sin escuela, pero este virus nos hace tomar decisiones en incertidumbre absoluta". "Estamos analizando adelantar el calendario a febrero, esperemos de forma presencial", añadió.

Por último, se refirió a la crisis económica de las instituciones, que percibieron bajas en el pago de cuotas, y destacó que el sector más afectado es el de los jardines maternales, que atienden a bebes de seis meses hasta dos años y que precisan del contacto físico en su día a día.

"Esta semana vamos a encontrar la manera de habilitar algún tipo de actividad en los maternales, no va a ser una solución a la mama para dejar a los bebés pero sí alguna actividad de estimulación, de a un bebe por docente, para trabajar en momentos cortos". Como conclusión, afirmó que este "es un año dificilísimo" tanto en aprendizajes como en lo social y en lo psicológico por el aislamiento. "El año que viene vamos a estar muy complicados para trabajar los contenidos" porque las alumnas y los alumnos perdieron la situación y la costumbre del aula.