Escuela mexicana mantiene vivo el sueño circense pese a la pandemia

Después de practicar peligrosas acrobacias aéreas, Jairo y Karina entrenan a media docena de niños en la escuela que montaron en Atizapán, un suburbio de Ciudad de México, tras el cierre de los espacios circenses por el covid-19.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.