Escuela en San Bernardino regresa a clases tras tiroteo

Afuera de la escuela North Park Elementary School en San Bernardino, California, el 11 de abril del 2017, un día después de que un hombre entró, mató a su esposa y a un niño y se suicidó. (AP Photo/Reed Saxon)

SAN BERNARDINO, California, EE.UU. (AP) — Entre burbujas de jabón, un hombre entregaba osos de felpa, mientras los padres de familia se abrazaban y oraban el lunes afuera de la escuela primaria North Park de San Bernardino, California, cuando los estudiantes volvieron a clases por primera vez desde que hace una semana un hombre ingresó para matar a balazos a su esposa y un alumno de 8 años de edad, antes de suicidarse.

Conforme los autobuses arribaban a la escuela, los alumnos pasaron frente a una enorme pancarta colocada fuera del edificio con el mensaje: "Los amamos".

Algunos padres vestían camisetas con la leyenda "Oraciones para North Park" mientras llevaban a sus hijos hasta la puerta del colegio y compartían abrazos en el estacionamiento. En la acera ubicada frente a la escuela se colocó un gran altar con flores, veladoras y globos.

Autoridades académicas incrementaron las medidas de seguridad en North Park y el lunes se observó a policías montando guardia afuera de la escuela. También se pusieron asesores a disposición de estudiantes y personal del colegio.

North Park permanecía cerrada desde el 10 de abril, cuando Cedric Anderson ingresó al salón de educación especial en el que su esposa daba clases, la mató a balazos a ella y al estudiante mexicano Jonathan Martínez, antes de suicidarse.

El objetivo de Anderson era Karen Smith, pero sus disparos también impactaron a Martínez y a Nolan Brandy, de 9 años de edad y quien el viernes salió del hospital.

Anderson trataba de reconciliarse con su esposa, de quien se separó a las pocas semanas de haberse casado este mismo año. De acuerdo con la policía, una vez que ella rechazó sus avances Anderson fue a la escuela y la asesinó.