Como en la escuela, diputado del PAN reta a morenista

·5  min de lectura

CIUDAD DE MÉXICO, abril 26 (EL UNIVERSAL).- De nada valieron los pedimentos de la coordinara de Morena, Martha Ávila Ventura, y la vicecoordinadora del PRI, Mónica Fernández César, quienes, cada una en su momento, llamaron a los 66 diputados terminar con las discusiones estériles, la defensa de posiciones radicales e, incluso, con palabras soeces y contacto físico violento, pues el panista Gonzalo Espina Miranda retó al morenista Carlos Hernández Mirón, a verse a la salida del Congreso.

Todo ocurrió durante la sesión ordinaria de este martes, cuando el primero fungió como presidente de la Mesa Directiva, en sustitución del diputado de Morena, Héctor Díaz Polanco, y el segundo hacía un pronunciamiento sobre la presunta injerencia de la alcaldesa de Tlalpan, Alfa González Magallanes, en un proceso de elección del pueblo de San Miguel Topilejo.

Hernández Mirón, que estaba en tribuna, comenzó a acusar al presidente de la Mesa Directiva de no cumplir con su tarea, "porque parece que no ve ni escucha. Lo invito a que vaya con su doctor, con el otorrinolaringólogo. Porque me parece que sí es grave el asunto, no escucha desde la curul y ahora no escucha a unos metros desde aquí. Sin duda, sí hay que ir a ver al otorrinolaringólogo", insistió el morenista.

A lo que el panista, con el rostro enrojecido, desde la presidencia de la Mesa Directiva le respondió:

"Diputado, nada más lo corrijo también. Hace rato interrumpí a uno de nuestros diputados por darle la voz a otra persona. No necesito ir a ver a ningún doctor; vaya a verlo usted si quiere. Y si quiere nos vemos afuera".

Esto provocó que los morenistas respondieran y, más tarde en conferencia, denunciaron "un acto de violencia muy claro y fue perpetrado por el presidente de la Mesa Directiva, Gonzalo Espina que, cuando yo estaba en el uso de la tribuna, me dice en un acto completamente violento, agresivo, sin recato alguno, que si tengo algún problema ‘nos vemos afuera’. Es un reto directamente a golpes", acusó Hernández Mirón.

Por ello, el morenista hizo un llamado a los integrantes de las cinco las fracciones y tres asociaciones parlamentarias a tomar cursos de nuevas masculinidades, con la finalidad de que en el Congreso local no vuelvan a ocurrir agravios de esta naturaleza, que son una clara invitación a la confrontación física.

"Lo tenemos que visibilizar, porque si no será un acto que se irá haciendo una costumbre. Ya lo hemos visto en distintos momentos. Este diputado --Gonzalo Espina--, anteriormente agredió y amenazó físicamente a nuestra coordinadora, por lo que se comprometió a tomar cursos de nuevas masculinidades, pero no sabemos si ya lo hizo", comentó el legislador de Morena.

A todas luces, destacaron los morenistas, "ya resulta inaceptable que en el Congreso de la Ciudad prevalezcan las conductas violentas por parte del PAN hacia diputadas y diputados de otros partidos, como ocurrió hoy cuando Gonzalo Espina Miranda retó a golpes al legislador Carlos Hernández Mirón, hechos que ya no se permitirán por parte de Morena", advirtió la vocera de este partido, Nancy Núñez.

Recordó que la semana pasada, el presidente de la Mesa Directiva, Héctor Díaz Polanco, "fue agredido también por diputados de Acción Nacional. Además, el diputado Gerardo Villanueva, fue también retado a golpes por el coordinador del PAN", puntualizó cuando ya estaban presentes en la conferencia Ávila Ventura y Guadalupe Morales, vicecoordinadora de ese grupo parlamentario.

Incluso, Hernández Mirón aseveró que las conductas y dichos violentos de los panistas, "buscan desestabilizar los trabajos del Congreso de la Ciudad. Esto nos hace pensar que es una estrategia que ya tienen. No dimensionan la problemática que ellos mismos están generando, de violencia y no entender que existe una masculinidad tóxica en esa fracción", acusó.

Antes, cuando la diputada de Morena, Guadalupe Chávez, le pidió al panista le explicara eso de "nos vemos afuera", acusándolo de que "no es otra cosa que retarlo a golpes. Esa es la realidad", señaló mientras estaba en tribuna y volteó a ver a Espina Miranda, quien permanecía inmóvil en la presidencia de la Mesa Directiva.

Sin embargo, antes de que bajar de la tribuna la morenista, el panista le aclaró: "Está equivocada en sus apreciaciones. La invitación a ‘vernos afuera’, no fue para agarrarnos a golpes como piensa, sino para darle un abrazo, pues somos amigos desde hace muchos años", lo que provocó risas de los diputados presentes, hasta de Hernández Mirón.

Posteriormente, en entrevista con EL UNIVERSAL, Espina Miranda aclaró que "el vernos afuera es muy ambiguo. No sé por qué hizo tanto escándalo Morena. Fueron tantos los insultos de Carlos Hernández, que como presidente de la Mesa Directiva, bien pude reconvenirle, pero no lo hice. Y si lo invité a verlo afuera, fue para pedirle que ya le parara de estarme ofendiendo. Nunca fue con la intención de agarrarnos a golpes", enfatizó el panista.

Exhortan a evitar expresiones de odio. Cerca del mediodía, la coordinadora de Morena subió un punto de acuerdo para invitar a los legisladores a evitar las expresiones de odio y polémicas basadas en hechos falaces y sin sustento, y conducirse con veracidad respecto a los hechos que incluyen en sus puntos de acuerdo y en sus diversas actividades legislativas.

Todo ello, aclaró, debido a que algunas integrantes de la II Legislatura, se han distanciado e ignorado el comportamiento y responsabilidad que su investidura exige, haciendo uso de diversos instrumentos parlamentarios y momentos procedimentales para generar encono político.

"Se ha incurrido en actitudes contrarias a la civilidad parlamentaria y han ejercido conductas violentas en la palabra y de diversas maneras, así como en el inaceptable y frecuente uso de mentiras, seguramente para ganar reflectores y descalificar a los adversarios a costa de lo que sea", expuso.

En tanto, la vicecoordinadora del PRI, Mónica Fernández, llamó a los legisladores a terminar con las discusiones estériles, la defensa de posiciones radicales e, incluso, con palabras soeces y contacto físico violento, que provocan una parálisis en el Congreso local en perjuicio del interés ciudadano y la productividad social.

Advirtió que esta conducta ha generado un efecto multiplicador de violencia en el pleno, "que llenan de polarización no solamente en el Recinto, sino en los medios electrónicos y redes entre ciudadanas y ciudadanos", denunció.

Sin embargo, estas recomendaciones no hicieron mella en los representantes populares, pues a los pocos minutos continuaron con lo que han hecho desde el 1 de septiembre pasado, cuando inició los trabajos esta Legislatura, con ofensas, amenazas y ahora hasta a retar a golpes a su oponente. Es la esencia del Antiguo Palacio de Donceles.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.