Una escuela amenazó con demandar a una estudiante porque su pollera es muy larga

LA NACION
·3  min de lectura

Todos los días del pasado diciembre, a Siham Hamud, una estudiante musulmana de 12 años que asiste a una escuela en Hillingdon, en la región londinense de Inglaterra, la mandaron de vuelta a su casa. El motivo: que la pollera que lleva en su uniforme es muy larga.

Pero Siham viene llevando la falda a la altura de los tobillos por años, de acuerdo con la rama tradicionalista del Islam que profesa, como lo hicieron sus hermanas Ilham y Sumayah, de 17 y 19 años respectivamente, quienes fueron a la misma escuela que ella.

Tensión de Argentina con Brasil por la decisión de habilitar la compra de trigo con arancel 0 fuera del Mercosur

Aparentemente, las normativas en cuanto al uniforme cambiaron dos años atrás, y la joven de 12 años se anotició el pasado 1 de diciembre, cuando le dijeron por primera vez que debía ir a su casa a cambiarse la pollera y volver con una más corta y con la marca del instituto. Pero ella se negó esa y el resto de las veces. Entonces la escuela intimó a sus padres.

Su padre Idris Hamud, un profesor de gimnasia de 55 años, la defendió a través del medio LAD Bible: "A mi hija se le está negando su educación debido a sus creencias religiosas. Todo lo que Siham quiere hacer es usar una pollera que es unos centímetros más larga que las de sus compañeras de clase, y no sé por qué la escuela tiene tal problema con esto".

"La envían a casa para que se cambie a una falda más corta y luego regrese a la escuela más tarde ese día, pero ella no va a cambiar sus creencias en una hora. La escuela está amenazando con tomar acciones legales en mi contra, pero yo no la estoy obligando a usar una pollera más larga, es su fe y su decisión", asegura el padre.

El pasado 9 de diciembre le llegó una intimación a él y a su esposa Salma Yusuf, de 44 años, como responsables por las "ausencias no autorizadas" de su hija. La misiva decía lo siguiente: "Las ausencias de Siham están siendo registradas como no autorizadas. Las ausencias no autorizadas pueden resultar en una multa o en acciones legales contra los adultos que tienen bajo su responsabilidad el cuidado diario del niño. La acción legal puede tomar la forma de un aviso de sanción o una citación al tribunal de magistrados. Debo pedirle que apoye a la escuela y a su hija asegurándose de que asista a clases con el uniforme escolar completo, con efecto inmediato".

Siham, quien actualmente está estudiando desde su casa por la cuarentena, dialogó con el mismo medio. "Perdí un mes de clases, así que tengo que ponerme al día. Ojalá hubiera podido ir a la escuela como de costumbre. Me hace sentir dejada de lado, porque tampoco puedo ver a mis amigos. No me aceptan por mi religión y eso está mal. Me siento confundida y molesta porque no puedo vestir lo que quiero según mi religión. Espero que cambien sus reglas para que las chicas como yo puedan usar polleras en la escuela", comentó.

Nigel Clemens, el director de la institución, también se expresó al respecto. "Este asunto está actualmente sujeto a examen a través de la política formal de quejas de la escuela. Por lo tanto, no sería apropiado hacer más comentarios en este momento". El tema será debatido en un panel de quejas con los directivos de la escuela en enero.