La escritora zimbabuense Dangarembga condenada por incitar a la violencia

Harare, 29 sep (EFE).- La escritora zimbabuense Tsitsi Dangarembga, finalista del Premio Booker en 2020, fue este jueves declarada culpable de "incitar a la violencia pública" y condenada a seis meses de prisión suspendida por un tribunal de Harare.

"Una pena privativa de libertad será demasiado dura, ya que el delito no se cometió en circunstancias agravantes. Una multa y una sentencia suspendida son apropiadas", dijo la jueza Barbra Mateko en su fallo en los Tribunales de Magistrados de la capital de Zimbabue.

Dangaremba y su amiga Julie Barnes, también acusada en el caso, fueron condenadas a 70.000 dólares zimbabuenses (unos 198 euros) cada una.

La pena de prisión de seis meses se suspende con la condición de que ambas no cometan un delito similar en los próximos cinco años.

Los Abogados de Zimbabue por los Derechos Humanos, la organización que ha representado a las dos mujeres, adelantó que apelará la sentencia ante el Tribunal Superior del país.

Dangarembga y Barnes fueron arrestadas el 31 de julio de 2020 mientras caminaban por el centro de Harare con pancartas que exigían la liberación de dos críticos del Gobierno detenidos: el periodista Hopewell Chinono y el político opositor Jacob Ngarivume.

Los dos hombres habían sido arrestados a principios de ese mes acusados ​​de incitar a la violencia pública al convocar una protesta nacional contra la corrupción gubernamental.

Antes de la sentencia de este jueves, decenas de zimbabuenses llenaron la sala del tribunal en solidaridad con las dos mujeres, que han estado en libertad bajo fianza desde su arresto.

Dangaremba, que también trabaja como cineasta, es un icono cultural para muchos en este país del sur de África.

Su última novela, "This Mournable Body", fue finalista para el prestigioso Premio Booker en 2020.

A principios de esta semana, el grupo de libertad de expresión PEN América, con sede en Nueva York, calificó los cargos contra Dangarembga y Barnes de "espurios" y afirmó que, si fueran declaradas culpables, la sentencia "reprimiría aún más la libertad de expresión y los derechos humanos en Zimbabue".

Los críticos acusan al Gobierno del presidente zimbabuense, Emmerson Mnangagwa, de usar las leyes de manera selectiva contra los opositores.

El presidente, de 80 años, busca otro mandato de cinco años en las elecciones que se celebrarán el próximo año y la tensión política va en aumento ante esos comicios.

Dieciséis opositores, incluidos los parlamentarios Job Sikhala y Godfrey Sithole, de la Coalición de Ciudadanos por el Cambio (CCC), han sido detenidos desde junio pasado y se les ha negado repetidamente la libertad bajo fianza.

El principal grupo opositor ha sido acusado de incitar a la violencia tras las protestas contra el asesinato de la activista de la CCC Moreblessing Ali por parte de un miembro del partido gobernante, la Unión Nacional Africana de Zimbabue-Frente Patriótico (ZANU-PF), en junio.

El partido opositor afirma que el asesinato de Ali tuvo motivaciones políticas, pero la Policía sostiene que fue resultado de una disputa doméstica.

(c) Agencia EFE