Un escritor chino-australiano acusado de espionaje en China "sin miedo" al juico

Sídney (Australia), 27 may (EFE).- El escritor chino-australiano Yang Hengjun, detenido en 2019 en China, indicó en una carta que afronta "sin miedo" aunque con la "salud deteriorada" el juicio que comienza este jueves por una acusación de espionaje y por la que podría ser condenado a muerte.

Yang, antiguo funcionario del Ministerio chino de Exteriores, fue acusado formalmente de espionaje en octubre, según su abogado, tras estar detenido 26 meses en un lugar desconocido "sin aire fresco o rayos de sol".

"No hay nada más liberador que hacer realidad los peores temores. Ahora no tengo miedo", apuntó el escritor y activista en favor de la democracia, de 56 años, en una misiva que recogen los medios australianos.

Yang será juzgado por el Segundo Tribunal Intermedio Popular de Pekín en donde enfrenta a la pena de muerte por los cargos de espionaje, que le atribuye las autoridades chinas sin dar detalles.

Aunque los seguidores del bloguero apunta que las autoridades del gigante asiático persiguen a Yang por su activismo prodemocracia.

"Los valores y creencias (democráticos) que compartimos, y que compartí con mis lectores, son más grande que mi persona (...) Si llega lo peor, si alguien quiere vengarse por mis escritos, por favor explicar al pueblo de China lo que hice y la importancia de mis textos para ellos", remarcó el escritor, al apuntar que está "espiritualmente fuerte".

En el caso de que el proceso no sea condenatorio, Yang se comprometió a trabajar en mejorar las relaciones entre Camberra y Pekín y ayudar "a China a entender al mundo y al mundo a entender a China".

La defensa legal de Yang denuncia que las autoridades chinas le torturaron para forzar una confesión, mientras Pekín asegura que garantiza sus derechos y ha advertido a Australia de que respete su soberanía judicial.

La semana pasada, la ministra australiana de Exteriores, Marise Payne, insistió en un comunicado que China no había proporcionado "ninguna explicación o prueba de los cargos que se le imputan a Yang", a pesar de las "repetidas peticiones" de los funcionarios australianos.

"Desde su detención, Yang no ha tenido acceso a su familia, y el acceso a su representación legal ha sido limitado y tardío", se quejó Payne, al insistir que Camberra ha transmitido a China su "preocupación por el trato que recibe Yang y la falta de equidad procesal en la gestión de su caso".

La jefa de la diplomacia australiana instó a las autoridades chinas que permitieran a los diplomáticos australianos, que no han podido brindar una asistencia consular adecuada a Yang, a asistir al juicio contra el escritor.

Yang, nacido en China y que obtuvo posteriormente la nacionalidad australiana, residía con su familia en Nueva York cuando a principios de 2019 fue detenido en la ciudad china de Cantón cuando realizaba una escala de camino a Australia.

Además de Yang, China, país que cuenta con un largo historial de detenciones de disidentes, detuvo este año a la presentadora de televisión chino-australiana Cheng Lei.

(c) Agencia EFE

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.