"Ya nadie escribe en papel cartas de amor"; carteros celebran

TOLUCA, Méx., noviembre 11 (EL UNIVERSAL).- Escribir una carta a mano y en papel  para enviarla por correo parece una actividad impensable para las nuevas generaciones, aunque para Juan José Sánchez pese al avance tecnológico, consideró que el oficio del cartero jamás se extinguirá, pues aún si ya nadie escribe en papel cartas "de amor o de odio" porque utilizan el correo electrónico o el WhatsApp, la entrega de paquetes siempre será necesaria.

Este 12 de noviembre se conmemora el Día del Cartero y por esta razón los trabajadores de Correos de México celebraron con un recorrido por la capital mexiquense. Juan José, que tiene 23 años desempeñando esta actividad, dijo que pasaron de usar la bicicleta para trasladarse, a el uso de la motocicleta, aun así, enfrentan los mismos problemas, pues los dos que jamás se han terminado son los perros callejeros, que los persiguen, les lanzan mordidas o quieren derribarlos de la unidad.

Además del clima, porque deben conducir bajo el rayo del sol o las lluvias, incluso cuando hay muy bajas temperaturas. Es un oficio que dijo, requiere diversas habilidades, sobre todo de memoria, porque cada uno es designado a un a región, una colonia, un barrio o delegación, en donde deben memorizar apellidos, direcciones, señas particulares, ya que en muchos casos la nomenclatura está mal o es "indescifrable".

Juan José aseguró que siguen vigentes y difícilmente serán sustituidos porque si bien la tecnología ha avanzado, "un paquete no se puede enviar por what's y la entrega es nuestra responsabilidad".

"A mí, y a mis compañeros nos brinda mucha satisfacción, nos enfrentamos a mucho, pero es algo que vamos a seguir haciendo y el oficio continuará. Me da gusto desempeñar mi labor, el trato con las personas, el día a día", señaló.

Reconoció que actualmente las cartas han reducido en 97%, pero consideró que una persona encerrada, tiene como medio de comunicación una carta que puede enviar a la familia, ya sea dentro o fuera del país. "La gente sí se emociona cuando llega una carta física y se sigue depositando, yo le comento que es una satisfacción poder convivir con las personas y verlas cómo reaccionan cuando reciben su documento".

Explicó que él inició en este oficio como voluntario en el área norte, luego fue ganando determinados méritos, afirmó que tomó la oportunidad cuando se presentó y "a la fecha sigo muy agradecido con las personas, con dios y el trabajo".

Comentó que ha cambiado todo porque antes recorrían la ciudad en bicicleta, luego los motorizaron para trasladarse más rápido y aun así enfrentarse a los cambios de temperatura no cambia, o el pavimento irregular en varias zonas. "Damos muchos servicios, yo me debo aprender los apellidos de las personas para hacer la entrega, porque la nomenclatura no es eficiente", dijo.

Juan José dijo que define su trabajo como el mejor, se dijo muy agradecido y satisfecho por el hecho de poder convivir con las personas que llega a conocer a diario. "Yo invitaría a las personas a que tomen las cartas que son un punto de encuentro o reencuentro porque recibir una carta da gusto, decía Pedrito Fernández en su canción que el detalle, la satisfacción de recibir algo, es muy emocionante".