¿Se va a Escocia? Donald Trump se iría de Estados Unidos para no traspasarle el poder a Joe Biden

LA NACION
·4  min de lectura

ATLANTA.- Las elecciones en Estados Unidos fueron a principios de noviembre, días después las autoridades electorales del país confirmaron que el ganador de la contienda había sido el demócrata Joe Biden, exvicepresidente de la nación, y sin embargo el actual mandatario, el republicano Donald Trump, insiste en que la victoria no es tal y en que los comicios fueron fraudulentos. Sin demostrar pruebas al respecto.

En este contexto, con esta actitud negacionista del exmagnate, se generaron dudas respecto de si estará presente en la asunción de su sucesor. Y es que si bien varias versiones indican que Trump viajará a Miami para ver el acto del 20 de enero desde su casa de Mar-a-Lago; ahora una nota publicada en Escocia abrió otra ventana: el diario Sunday Post de ese país informó que el aeropuerto de Prestwick, cerca del complejo de golf Turnberry de las empresas Trump, espera recibir un Boeing 757 militar estadounidense, avión que el republicano suele utilizar, justo el 19 de enero, un día antes del evento.

Cuarentena obligatoria 2021: las medidas que se evalúan para frenar el aumento de contagios

Consultada al respecto, la Casa Blanca se niega a dar información concreta sobre el paradero del presidente en la inauguración del nuevo gobierno. Judd Deere, subsecretario de prensa, restó importancia a las versiones pero no las negó. En diálogo con Fox News dijo: "Fuentes anónimas que afirman saber qué está considerando o no el presidente no tienen idea. Cuando el presidente Trump tenga un anuncio sobre sus planes para el 20 de enero, se los hará saber ".

Por su parte la mayoría de los analistas del país creen que hará todo lo posible para eludir la cita, tal como ocurrió en la Argentina en diciembre de 2015, cuando Cristina Kirchner evitó entregar el mando del gobierno al entonces electo Mauricio Macri.

De hecho, según lo publicado por el diario The Guardian, varios politólogos consideran que Trump hará todo lo que pueda para no reconocer su derrota y además hacer pasar la asunción de Biden como algo menor, una cosa sin gran importancia.

En el artículo publicado por la prensa escocesa se añade que las especulaciones comenzaron luego de varios avistamientos de aviones de vigilancia militar de Estados Unidos en los alrededores de Turnberry durante noviembre. "Por lo general, esa es una señal de que Trump estará en el lugar durante un período prolongado", dijo el diario citando a una fuente anónima.

El 757 es un avión más pequeño que los Boeing 747-200B, que normalmente se denominan Air Force One. Es más utilizado por el vicepresidente y la primera dama, Melania Trump, que por el presidente.

Si estos rumores se confirmaron, y Trump abandona el país para no participar de la inauguración, sería la concreción de una actitud sin precedentes para un presidente de Estados Unidos. Además podría ser una artimaña para usar recursos del Estado y al menos así solventar el primer tramo de un viaje ya fuera de funciones.

Otro intento

Ayer se conoció la noticia de que el actual presidente presionó al secretario de Estado republicano de Georgia a que "encuentre" suficientes votos para revocar el triunfo de Biden en los comicios presidenciales en el estado, tras citar repetidas veces alegatos de fraude refutados y plantear la perspectiva de un "delito penal" si las autoridades no modifican el conteo, según una grabación de la conversación.

La llamada telefónica con el secretario de Estado Brad Raffensperger el sábado fue el paso más reciente en un intento sin precedentes por un presidente en funciones para presionar a un funcionario estatal a que revierta el desenlace de unas elecciones.

Trump alegó repetidas veces que Raffensperger podía cambiar los resultados certificados. "Todo lo que quiero hacer es esto. Sólo quiero hallar 11.780 votos, que es uno más de los que tenemos", afirmó Trump. "Porque ganamos el estado".

La conversación es una muestra de la evolución de Trump desde el 3 de noviembre, día de la votación. En un primer momento, en privado aceptaba que había perdido aunque en público protestaba, con la esperanza de mostrar a sus seguidores más leales que seguía luchando mientras miraba por su propio futuro, tanto política como financieramente. Pero a medida que pasaron las semanas, abrazó la narrativa de que le robaron la victoria. Su círculo íntimo, cada vez más reducido, está ocupado ahora mayoritariamente por quienes alaban esas teorías conspiratorias.

Georgia ya contó sus votos en tres ocasiones antes de certificar el triunfo de Biden por un margen de diferencia de 11.779, hizo notar Raffensperger, y señaló después: "Presidente Trump, hemos tenido varias demandas y hemos tenido que responder en la corte a las demandas y los litigios. No estamos de acuerdo en que usted haya ganado".

Luego de conocerse este audio, tanto Trump como el presidente electo viajaron a Georgia en la víspera de la segunda vuelta electoral para elegir a los dos últimos miembros del Senado de Estados Unidos. Están en juego dos escaños que decantarán la balanza hacia el bando republicano o el demócrata y así, con el control de la cámara, se sentenciará el futuro de la agenda de Biden.

Agencias AP, AFP y DPA