1 / 26

Mexico Beach

Foto aérea que muestra la devastación en Mexico Beach, Fla. (SevereStudios.com via AP)

"Una escena de guerra": Mexico Beach completamente devastada tras el paso del huracán Michael

El día después ha revelado un panorama dantesco tras el paso del tercer huracán más poderoso que haya azotado el territorio de Estados Unidos. La destrucción causada por Michael en el noroeste de Florida es inimaginable.

Mexico Beach, la comunidad de unos 1.000 habitantes por donde pasó el centro del ciclón, parece una escena de guerra. Cuadras enteras de casas cerca de la playa fueron arrancadas de sus cimientos y solo quedan planchas de cemento en la arena. Otras quedaron reducidas a pilas de escombros o inclinadas a ángulos extraños.

El director de la Agencia Federal de Gestión de Emergencias (FEMA), Brock Long, reconoció que Mexico Beach se había llevado la “peor parte”.

“Mi casa en Mexico Beach está bajo el agua”, dijo Loren Beltrán, una contadora de 38 años, luego de haber visto imágenes de su vecindario.

Ella y su hijo de 3 años se refugiaron en otra casa en Panama City, donde el panorama no era mucho más alentador. Las calles eran intransitables y había contenedores, antenas, techos, árboles y semáforos desperdigados por todas partes.

“Se oían bien feo los vientos, como un gran monstruo de televisión”, dijo Beltrán a la AFP.

La casa donde se refugió de la tormenta estaba parcialmente destruida por los árboles que la rodeaban y que cayeron con el viento.

Es una devastación inimaginable“, dijo Rick Scott, el gobernador republicano de Florida. “Mi mayor preocupación es, por supuesto, la pérdida de vidas. Sé que varias personas resultaron heridas”, agregó.

El gobernador pidió a la población que no saliera: “Hay líneas de electricidad en el suelo y hay árboles caídos por todas partes”.

Scott había advertido que el huracán sería “la tormenta más destructiva que azota el ‘panhandle’ de Florida en un siglo”. El “panhandle” (mango de sartén, en español) es como se conoce comúnmente esta lengua de tierra en la costa del Golfo de México.

El 5 de octubre, el fenómeno climático había comenzado su trayecto por el Caribe centroamericano, donde descargó intensas lluvias que dejaron un total de al menos 15 muertos: seis en Honduras, cuatro en El Salvador, cuatro en Honduras y uno en Costa Rica.

También causó daños en residencias y caminos, y dejó comunidades inundadas.

El año pasado, una serie de huracanes catastróficos azotó el Atlántico occidental. Los más arrasadores fueron Harvey en Texas, Irma en el Caribe y Florida, y María, que azotó el Caribe y dejó casi 3.000 muertos en el territorio estadounidense de Puerto Rico.

La temporada de huracanes del Atlántico termina el 30 de noviembre.

Reporte elaborado con información de AP, EFE y AFP.