La escasez de un componente diminuto tiene en vilo a los fabricantes de autos y ya impacta a México

Ivette Leyva
·4  min de lectura
En esta foto de archivo del 24 de junio de 2019, los empleados de Ford trabajan en las líneas Lincoln Aviator y Ford Explorer en la planta de ensamblaje de Ford en Chicago. (AP /Amr Alfiky)
En esta foto de archivo del 24 de junio de 2019, los empleados de Ford trabajan en las líneas Lincoln Aviator y Ford Explorer en la planta de ensamblaje de Ford en Chicago. (AP /Amr Alfiky)

Un reporte de CNBC indica que se espera que los fabricantes de automóviles pierdan miles de millones de dólares en ganancias este año debido a la escasez de chips semiconductores, una situación que empeorará a medida que las empresas luchan por el suministro de ese esencial componente.

Los chips se usan en los sistemas de información y entretenimiento y partes más básicas como la dirección asistida y los frenos. Dependiendo del vehículo, uno de los modelos más sofisticados podría tener cientos de semiconductores.

"A lo largo de toda la cadena de suministro, todo el mundo pierde una parte del dinero", dijo Dan Hearsch, director gerente de la práctica automotriz e industrial de AlixPartner. “Esto podría ser el 10% de la demanda mundial este año, su impacto, que frena la recuperación. No creemos que estemos exagerando esto".

La consultora calcula que la escasez reducirá en 60.600 millones de dólares los ingresos de la industria automotriz mundial este año. Y la firma de investigación IHS Markit anticipa que se producirán 672.000 vehículos menos en el primer trimestre de 2021 debido a la escasez de semiconductores, incluidas 250.000 unidades en el mercado de vehículos más grande del mundo, China.

Específicamente, General Motors (GM) espera que la escasez de chips reduzca sus ganancias entre 1,500 millones y 2.000 millones de dólares este año. Esto ha provocado que el gigante automotriz paralice durante una semana algunas de sus fábricas, entre ellas una en San Luis de Potosí, México.

Ford Motor (F) dijo que la situación podría reducir sus ganancias entre mil millones y 2.500 millones de dólares en 2021, y se vio obligada a reducir significativamente la producción esta semana de su camioneta F-150, que es de vital importancia para las ganancias de la compañía. Ford dijo que está trabajando en estrecha colaboración con sus proveedores para comprar los chips, que son en gran parte exclusivos de la camioneta y no se pueden sustituir por los de vehículos de menor precio.

Honda Motor y Nissan Motor combinados esperan vender 250,000 autos menos hasta marzo debido al mismo problema.

La excepción es Toyota Motor, que el miércoles informó que tiene una reserva de chips para cuatro meses y no espera que la escasez global afecte la producción de inmediato, según Reuters.

Trabajadores de una fábrica de Ford en Estados Unidos. (AP Photo/Carlos Osorio)
Trabajadores de una fábrica de Ford en Estados Unidos. (AP Photo/Carlos Osorio)

GM y Ford han confirmado planes para fabricar productos parcialmente y almacenarlos hasta que estén disponibles los suministros para los vehículos. Otros han dicho que pueden buscar comprar directamente las piezas de proveedores más pequeños, eliminando gran parte de la cadena de suministro actual.

¿A qué se debe la escasez de los semiconductores?

De acuerdo con The Wall Street Journal (WSJ) se trata de una combinación de factores. Una caída repentina de las ventas al inicio de la pandemia en 2020 provocó que los fabricantes de automóviles redujeran los pedidos. Luego, cuando la demanda se recuperó, los fabricantes de chips estaban operando a su máxima capacidad para producir componentes destinados otros dispositivos de alta gama, como la última generación de iPhones y chips de inteligencia artificial para centros de datos.

El gigante de la industria, Taiwan Semiconductor Manufacturing, o TSMC, dijo en su llamada de ganancias el mes pasado que el mercado automotriz representó solo el 3% de sus ingresos en el cuarto trimestre en comparación con el 51% de los teléfonos inteligentes y el 31% de los chips informáticos de alto rendimiento.

“La cruda realidad es que los chips para automóviles tienen que competir por el espacio de fabricación con otros productos que generan una rentabilidad mucho mayor”, señala el WSJ.

Por ejemplo, Nvidia, un cliente importante de TSMC, vende algunos de sus últimos procesadores de juegos por varios cientos de dólares cada uno, mientras que muchos de los microcontroladores utilizados en los automóviles del mundo pueden costar un dólar o menos.

La gran ironía es que un chip por costo de un dólar puede evitar que se termine y se envíe a la venta un automóvil de $ 40,000 dólares.

Ante tal panorama, si necesitas adquirir un auto nuevo, ahora es el momento, ante la incertidumbre en la industria debido al suministro de semiconductores.

VIDEO | El dinero detrás del poder en Washington