Escasea el helio, gas clave de laboratorios y globos de fiesta

·7  min de lectura

Los acontecimientos mundiales, incluida la guerra en Ucrania, han provocado escasez de productos antes abundantes en Estados Unidos, desde alimentos para mascotas y aves de corral hasta microprocesadores, autos nuevos y la gasolina que los hace funcionar.

Pero los suministros se están reduciendo y los precios se están disparando para un gas menos común, vital para una variedad sorprendentemente amplia de actividades, desde los laboratorios forenses y de criminalística de Miami-Dade hasta el negocio de globos del sur de la Florida.

La escasez nacional de helio ha hecho que se hable de racionamiento en todo el país y ha obligado a algunos laboratorios de investigación científica a conservar sus suministros. Eso incluye al laboratorio de criminalística de la Policía de Miami-Dade —que la semana pasada tuvo que pagar $1,800 por tanque de helio— para hacer funcionar instrumentos para identificar drogas ilegales, y a la Oficina de Medicina Forense, que lo usa para analizar la sangre de los fallecidos.

“Llevo casi 43 años en la Oficina de Medicina Forense, dirigiendo el laboratorio durante más de 30 años, y esto nunca había ocurrido”, dijo George Hime, director adjunto de Toxicología.

El helio también se usa para enfriar las máquinas de resonancia magnética en los hospitales, para fabricar semiconductores de uso generalizado y para ayudar a los soldadores en su trabajo.

También se inhala del interior de los globos para que la gente hable como un pato de dibujos animados, incluido el presentador de un podcast de química para explicar la actual escasez de helio en el mercado. (Aunque el daño es poco frecuente, los médicos lo desaconsejan porque puede hacer que el nivel de oxígeno baje demasiado).

‘Escasez 4.0’

La escasez de este gas no es nueva: la de este año se conoce como “escasez de helio 4.0”, la más reciente de las últimas dos décadas. La escasez de este mes es una confluencia de cierres de varios proveedores mundiales clave, además de las ondas geopolíticas desatadas por la invasión de Rusia a Ucrania.

El helio se captura como subproducto de la perforación para extraer gas natural, y la reserva de helio de Estados Unidos está en Amarillo, Texas. Operada por la Oficina de Administración de Tierras de Estados Unidos, la reserva normalmente bombea helio por tuberías desde una caverna gigantesca a empresas privadas que lo compran. Pero las autoridades federales cerraron la instalación el año pasado debido a las condiciones inseguras, y sigue cerrada “para abordar las medidas de seguridad y para el mantenimiento necesario”, dijo la oficina en un comunicado.

La Reserva Federal de Helio está situada a unas 20 millas al noroeste de Amarillo. El operador de la planta de helio Deward Cawthon recorre la Unidad Federal de Enriquecimiento de Helio Crudo, una instalación propiedad de BLM, el miércoles 6 de julio de 2011.
La Reserva Federal de Helio está situada a unas 20 millas al noroeste de Amarillo. El operador de la planta de helio Deward Cawthon recorre la Unidad Federal de Enriquecimiento de Helio Crudo, una instalación propiedad de BLM, el miércoles 6 de julio de 2011.

La oficina no dijo cuándo reanudará la liberación de helio.

“Nosotros, como industria, hemos tratado de entender porqué esta cosa no está todavía en funcionamiento”, dijo Rich Gottwald, el presidente de la Compressed Gas Association, que representa a las empresas privadas de helio y ha estado cabildeando ante el Congreso de Estados Unidos para que intervenga. “Todo ese helio está bajo tierra. Nuestros miembros no pueden acceder a lo que poseen y eso puso en aprietos la disponibilidad de helio en todo el país”.

Dos plantas de Qatar, otro de los principales productores de helio, cerraron por mantenimiento en febrero y marzo, lo que redujo aún más el suministro mundial.

La industria esperaba que la incipiente planta de gas de Rusia en Siberia acabara proporcionando una gran parte del helio mundial. Pero los incendios en la planta de Amur detuvieron la producción de helio, y sigue parada. Estados Unidos tampoco se beneficiaría del helio ruso de todas formas, ya que se le impusieron sanciones por la invasión de Ucrania.

La invasión de Rusia tuvo otro efecto. Argelia redirigió el gas natural a Europa –que está desesperada por dejar de depender del petróleo ruso–, pero no está produciendo helio como subproducto, según Craig Bettenhausen de Chemical & Engineering News.

Aunque el helio ruso no fluya hasta 2023 o quizás 2024, la escasez pudiera aliviarse si la instalación de Texas vuelve a funcionar pronto. “La escasez debería ser menos grave en el segundo semestre del año”, dijo Phil Kornbluth, un consultor de la industria con sede en Nueva Jersey que escribe para la publicación de la industria Gas World.

Racionar el suministro

Así que, por ahora, cuatro de los mayores proveedores de helio del mundo comenzaron a racionar el helio, dijo Kornbluth, dando prioridad a sus clientes en industrias vitales como la médica y la de defensa.

Y hasta ahora, los hospitales y las clínicas no han visto una gran disminución. El Jackson Health System de Miami utiliza el helio para las resonancias magnéticas y para mezclarlo con el oxígeno para los pacientes que tienen dificultades para respirar. “Hemos confirmado con nuestros proveedores que estamos bien y que deberíamos tener suficiente suministro”, dijo la portavoz de Jackson Health, Lidia Amoretti.

Pero para las operaciones menos críticas, como el laboratorio de criminalística, el problema de suministro fue una sacudida.

Un técnico trabaja en uno de los espectrómetros de masas de cromatografía de gases en el Laboratorio de la Policía de Miami-Dade el 15 de abril de 2022. Los forenses del MDPD, que realizan trabajos para todos los departamentos de policía del condado, tienen escasez de helio debido a la invasión rusa de Ucrania y otros factores.
Un técnico trabaja en uno de los espectrómetros de masas de cromatografía de gases en el Laboratorio de la Policía de Miami-Dade el 15 de abril de 2022. Los forenses del MDPD, que realizan trabajos para todos los departamentos de policía del condado, tienen escasez de helio debido a la invasión rusa de Ucrania y otros factores.

El laboratorio de criminalística de Miami-Dade, que forma parte de la Oficina de Medicina Forense, suele tratar entre 6,000 y 7,000 casos de drogas al año. El laboratorio usa generalmente media docena de tanques de 300 pies cúbicos cada mes, que solían costar unos $74 por unidad.

Los tanques están conectados a través de seis líneas que serpentean por una planta hasta el laboratorio de criminalística, donde se conectan a máquinas conocidas como espectrómetros de masas de cromatografía de gases. El helio, incoloro e inodoro, sirve de “portador”, impulsando una muestra de sustancia líquida que se está analizando hacia la máquina para que sus componentes químicos puedan ser separados e identificados.

Pero el 9 de abril, un representante de una empresa de Texas, NexAir, citó la guerra de Ucrania al enviar un correo electrónico al departamento con la mala noticia. “No proporcionaremos helio hasta que se acabe la escasez o al menos se asigne más helio”, escribió el gerente de ventas.

Melissa Darby, la directora del laboratorio, y Stephanie Stoiloff, comandante de la policía de Miami-Dade, comenzaron inmediatamente a buscar otros proveedores. “Recorrimos unas 15 empresas y solo una respondió”, dijo Darby.

Esa empresa accedió a venderles 10 tanques, pero cada tanque costaba $1,800, casi 25 veces más de lo que el laboratorio paga normalmente.

Hasta ahora, la escasez no ha causado ningún retraso significativo en el procesamiento de los casos, dijo Darby.

“No hemos visto ningún cambio, todavía”, agregó.

Aun así, el laboratorio suele poner en marcha solo tres de sus seis máquinas en cualquier momento determinado, para ayudar a conservar el gas. En caso de necesidad, el hidrógeno puede sustituir al helio, aunque es mucho más inflamable y peligroso. En otros casos, los científicos pueden volver al método de la vieja escuela, aunque más lento, para identificar una droga: el uso del microscopio.

“Como resultado de esta escasez, todos los laboratorios de la Florida, incluidos los laboratorios públicos, el laboratorio de la DEA en Miami y el Departamento de Medicina Forense del Condado Miami-Dade, están conservando su uso de helio”, escribió Stoiloff a la asociación.

Sentirse desinflado

Los consumidores comunes pueden ver el impacto en otros lugares. La industria de los globos para fiestas también se siente desinflada: es la más baja en el tótem de las prioridades del helio.

Mónica Rodríguez, que dirige Miami Party Balloons, no suele tener problemas para encontrar helio con el cual llenar los coloridos globos que componen sus arcos y sus creativos arreglos de cumpleaños. Con un proveedor local, solía poder llenar uno de sus cuatro tanques por $150.

Mónica Rodríguez, de Miami Party Balloons, posa delante de una de sus creaciones. Está sintiendo la presión de los altos precios del helio.
Mónica Rodríguez, de Miami Party Balloons, posa delante de una de sus creaciones. Está sintiendo la presión de los altos precios del helio.

Ahora su proveedor no puede llenar todos los depósitos, y uno solo le cuesta más de $200.

“Ahora solo tengo uno lleno”, dice. “Simplemente no hay suficiente en el mercado”.

Lucas Bond, de Bond Party Rental, de Miami, utiliza 10 tanques a la semana, a $180 cada uno. Está acostumbrado a la escasez periódica, así que no le sorprendió que su proveedor le llamara recientemente para decirle que a partir de mayo los precios subirían a $240 por tanque.

Es un costo que no está dispuesto a trasladar al cliente. “Es un negocio de lujo. A $3 el globo, no se puede cobrar mucho más al cliente”, dice Bond. “Es muy frustrante. Hay que esperar a que los precios bajen”.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.