Escalofriante llamada al 911 capta últimas palabras de Vicky White a su amante momentos antes de dispararse

·8  min de lectura

El escalofriante audio del 911 capturó el momento en que la oficial penitenciaria de Alabama, Vicky White, le dijo a su amante de la cárcel “salgamos y corramos” momentos antes de que, según los investigadores, ella se disparara mortalmente en la cabeza.

El audio, publicado el martes por la noche, revela los momentos finales de la mujer de 56 años y las últimas palabras que le dijo a Casey Cole White, el convicto de 38 años a quien supuestamente ayudó a escapar de la cárcel y estuvo en fuga por 10 días.

Los White, que no están emparentados ni casados y se dice que han estado en una relación durante los últimos dos años, finalmente fueron localizados en Evansville, Indiana, el lunes luego de una gran persecución a nivel nacional.

Luego de una breve persecución en auto de la policía, los agentes sacaron el Cadillac de la pareja de la carretera y lo arrojaron a una zanja.

White se entregó a las autoridades y fue detenido, mientras que la oficial White fue hallada con una herida de bala en la cabeza. Fue trasladada de urgencia al hospital donde murió a causa de la herida horas después.

El martes por la noche, el forense del condado de Vanderburgh dictaminó que la muerte de la oficial White fue un suicidio y dijo que la autopsia descubrió que había muerto por una herida de bala autoinfligida en la cabeza.

Durante la persecución policial, se hizo una llamada al 911 desde el vehículo del fugitivo. No está claro si fue el recluso o la oficial penitenciaria quien inicialmente hizo la llamada, o si fue intencional.

La oficial White no parece hablar directamente con el despachador ni mostrar ninguna conciencia de que está en la línea.

Al comienzo del audio de siete minutos, se escucha al despachador decir “911” y “¿hola?”, mientras que la oficial White habla en el fondo y dice “oh, Dios mío” y “detente, detente”.

“Las bolsas de aire se dispararán y nos matarán”, grita, aterrorizada.

“Las bolsas de aire se dispararán. Salgamos y corramos”, dice ella.

Luego parece decir: “Tuviste que quedarte en un maldito motel”.

Esas son las últimas palabras que se escuchan mientras las sirenas suenan de fondo.

Segundos después, los agentes sacaron el Cadillac de la pareja de la carretera y lo arrojaron a una zanja, y la oficial White presuntamente se pegó un tiro.

No se escuchan voces durante un tiempo y luego se escuche a un hombre que dice “su dedo está en el gatillo”, mientras la llamada continúa después del accidente.

Otras imágenes de cámaras corporales revelaron que los oficiales encontraron a la oficial White inerte dentro del vehículo, con una herida de bala y con el arma de fuego todavía en la mano.

La cámara corporal, tomada de un socorrista que llegó a la escena del accidente, muestra a los oficiales comentando que la oficial White todavía tiene el arma en la mano.

“Todavía la tiene en la mano”, dice un oficial.

“¿Qué, el arma de la cabeza?”, otro responde.

El primer oficial contesta: “Sí, ahí... el dedo está en el gatillo”.

Los oficiales primero le quitan el arma de la mano, y luego la sacan del vehículo y le dan los primeros auxilios.

La publicación del audio sorpresivo y las imágenes policiales se dieron a conocer mientras los funcionarios se enfrentaron a preguntas sobre si podría haber sido su amante en la cárcel quien apretó el gatillo.

El Departamento de Policía de Evansville también publicó imágenes policiales dramáticas que muestran a los oficiales sacando del automóvil a White, un fugitivo de seis pies y nueve pulgadas de alto (2,06 metros), y esposándolo contra una patrulla, mientras que la oficial White todavía está dentro del auto.

Inmediatamente después de su arresto, White les dijo a los oficiales quee era inocente de causar las lesiones a la oficial White, según los Marshals de EE.UU.

“Ustedes ayuden a mi esposa, ella se disparó en la cabeza y yo no lo hice”, presuntamente dijo.

Vicky White murió de una herida de bala autoinfligida en la cabeza
Vicky White murió de una herida de bala autoinfligida en la cabeza

Los White no estaban casados, confirmaron las autoridades.

Ningún oficial de la ley abrió fuego durante el encuentro con los fugitivos.

El alguacil del condado de Vanderburgh, Dave Wedding, dijo el martes que la pareja planeaba tener un tiroteo con agentes de policía, pero que se lo impidieron después de que los agentes los sacaran de la carretera.

Se encontró una colección de armas que incluía al menos cuatro pistolas, una pistola semiautomática y un AR-15 dentro de su vehículo, junto con alrededor de US$29.000 en efectivo y varias pelucas rojas y rubias.

White fue enviado de regreso a Alabama el martes por la noche después de renunciar a su derecho a la extradición esa mañana.

Se presentó en el juzgado del condado de Lauderdale en Florence, donde fue acusado de fuga en primer grado.

Mientras lo conducían dentro y fuera del juzgado, ignoró a los miembros de los medios de comunicación que le preguntaron si sentía algún remordimiento por la muerte de la mujer que renunció a su hogar, trabajo y vida para huir con él.

El alguacil del condado de Vanderburgh, Dave Wedding, dijo en una conferencia de prensa el martes que White no había mostrado remordimiento por la muerte de la oficial White.

Casey White llega al Tribunal del Condado de Lauderdale en Florence, Alabama, el martes por la noche (2021)
Casey White llega al Tribunal del Condado de Lauderdale en Florence, Alabama, el martes por la noche (2021)

Su último cargo se agregará a una hoja de antecedentes penales ya larga, ya que tiene programado un juicio en junio por el asesinato a puñaladas en 2015 de una madre de 58 años, Connie Ridgeway, un crimen que confesó anteriormente.

Ya está cumpliendo una sentencia de 75 años después de haber sido declarado culpable de una ola de delitos tanto en Alabama como en Tennessee debido a que él le disparó a una persona y retuvo a otras seis a punta de pistola.

El Servicio de Marshals dijo que White había amenazado con matar a su exnovia y a la hermana de ella y anteriormente dijo que quería que la policía lo matara.

La red se cerró sobre los White tras 10 días de fuga en los que la pareja cruzó al menos cuatro estados y cambió de vehículo de fuga al menos cuatro veces.

Una persecución a nivel nacional se inició por primera vez el 29 de abril cuando la oficial White recogió al recluso de la cárcel del condado de Lauderdale alrededor de las 9:30 am, y alegó que lo llevaría a una evaluación de salud mental en el juzgado del condado de Lauderdale.

Ella les dijo a sus compañeros de trabajo que una vez que lo hubiera escoltado a la corte, buscaría atención médica para ella porque no se sentía bien.

La pareja nunca llegó al juzgado y los funcionarios se enteraron más tarde de que White no tenía programada una comparecencia ante el tribunal ni citas para ese día.

El coche patrulla Ford Taurus 2013 de la oficiual White fue hallado abandonado en el estacionamiento de un centro comercial no lejos de la cárcel alrededor de las 11 de la mañana de ese día.

Pero pasaron varias horas más antes de que la pareja cayera bajo sospecha.

Alrededor de las 3:30 pm de esa tarde, los compañeros de trabajo de la oficial White se preocuparon porque no había regresado y no pudieron comunicarse con ella por teléfono.

Fue entonces cuando se dieron cuenta de que White tampoco había regresado a la cárcel.

Con la oficial White ahora muerta, quedan muchas preguntas sin respuesta sobre la fuga de la prisión y el presunto suicidio de la viuda de 56 años que tuvo una carrera “ejemplar” de dos décadas.

El alguacil Singleton dijo que la pareja había estado en lo que describió como un “romance en la cárcel” o una “relación especial” durante los últimos dos años.

Dijo que hay evidencia de que habían estado en contacto desde 2020 cuando White fue trasladado fuera de la cárcel del condado después de que lo acusaran de planear otra fuga de la prisión.

La oficial White supuestamente se comunicó con él por teléfono antes de que el recluso fuera trasladado de regreso a la cárcel local en febrero.

A su regreso, White había recibido un trato especial por parte de la oficial penitenciaria, incluido que le dieron comida adicional en sus bandejas, dijeron las autoridades.

La oficial White también vendió su casa apenas cinco semanas antes por un valor muy por debajo de su valor de mercado, retiró US$90.000 en efectivo de sus cuentas bancarias y solicitó la jubilación días antes de que la pareja desapareciera.

Su último día de trabajo fue el día que desapareció, aunque sus papeles de jubilación no habían sido finalizados.

Después de vender su casa, se mudó con su madre, quien anteriormente dijo que no sabía nada sobre los planes de jubilación de su hija y nunca la había escuchado hablar de White.

Poco después de la fuga de la prisión, la oficial White fue descrita como una “empleada ejemplar” que había ganado repetidamente premios de empleada del año.

Si tienes sentimientos de angustia y aislamiento, o estás luchando para sobrellevar la situación, The Samaritans ofrece apoyo; puedes hablar con alguien de forma gratuita por teléfono, en confianza, al 116 123 (Reino Unido y ROI), enviar un correo electrónico a jo@samaritans.org o visitar el sitio web de Samaritans para encontrar los detalles de tu sucursal más cercana.

Si resides en EE.UU. y tú o alguien que conoces necesita asistencia de salud mental en este momento, llama a la Línea de ayuda nacional para la prevención del suicidio al 1-800-273-TALK (8255). La línea de ayuda es una línea directa de crisis confidencial y gratuita que está disponible para todos las 24 horas del día, los siete días de la semana.

Si te encuentras en otro país, puedes visitar www.befrienders.org para encontrar una línea de ayuda cerca de ti.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.