La escalada bélica entre israelíes y palestinos pilla "desprevenido" a Biden

·3  min de lectura

Washington, 16 may (EFE).- La nueva escalada bélica entre Israel y Palestina ha sorprendido al presidente estadounidense, Joe Biden, sin un embajador en la zona y a la que ha respondido con el habitual respaldo de Washington al derecho a defenderse del Estado judío.

Después una semana de bombardeos entre el ejército israelí y las milicias palestinas en la Franja de Gaza, que ha dejado más de 180 muertos, Biden ha tratado en las últimas horas de reafirmar su posición de mediación con llamadas al primer ministro israelí, Benjamín Netanyahu, y al presidente de la Autoridad Nacional Palestina, Mahmud Abás.

No obstante, Abás solo gobierna en partes de Cisjordania, y EEUU no tiene interlocución directa con la organización islamista Hamás, que controla de facto Gaza, y al que considera un grupo terrorista.

"Desde luego, la Administración Biden no estaba preparada. Esta crisis le ha pillado totalmente desprevenido", aseguró a Efe Nizar Farsakh, experto de la Universidad George Washington de Virginia y quien fuera asesor del ex primer ministro palestino Salam Fayad.

Farsakh remarcó que, desde su llegada a la Casa Blanca en enero, Biden había dejado claro de que su "foco" serían los asuntos domésticos, por lo que el gobierno estadounidense ha tenido "un tiempo sumamente difícil tratando de ponerse al día".

Este domingo, el enviado de Biden, Hady Amr, subsecretario adjunto para Asuntos Palestinos e Israelíes del Departamento de Estado de EE.UU, se reunió con el ministro de Defensa israelí, Beny Gantz, sin que se concretasen avances sobre una posible tregua.

BIDEN RESPALDA A ISRAEL

En una compleja semana en EEUU debido al ciberataque sufrido por uno de los principales oleoductos, que ha provocado escasez de combustible en el este del país, y dudas acerca de la recuperación económica por la amenaza de la inflación, Biden pasó varios días antes de reaccionar ante la mayor ola de violencia entre Israel y las milicias palestinas desde 2014.

Y cuando lo hizo, reiteró la tradicionales muestras de apoyo inquebrantable de Washington a sus aliados israelíes.

"El Presidente reafirmó su contundentes respaldo al derecho de Israel de defenderse contra los ataques de cohetes de Hamás y otros grupos terroristas en Gaza. El presidente condenó estos ataques indiscriminados contra ciudades y pueblos de Israel", señaló ayer sábado en el comunicado divulgado por la Casa Blanca de su conversación con Netanyahu.

En su llamada con Abás, de la que se informó minutos después, insistió en "la necesidad de Hamás de que cese el lanzamiento de cohetes a Israel".

El comunicado de Biden se produjo, además, apenas unas horas tras el bombardeo israelí al edificio donde tenían la sede varios medios internacionales en Gaza, entre ellos agencia estadounidense Associated Press (AP).

El presidente de AP, Gary Pruitt, calificó el ataque como "perturbador" y recalcó que como consecuencia "el mundo sabrá menos de lo que pasa en Gaza.

Biden, sin embargo, evitó condenar este ataque y se limitó a expresar "su preocupación por la seguridad de los periodistas y la necesidad de reforzar su protección".

CONTINÚAN LOS BOMBARDEOS

Hasta el momento, la ola de violencia entre Gaza e Israel se ha saldado con la muerte de 181 palestinos en el enclave -entre ellos 52 menores y 31 mujeres- y al menos 1.225 heridos.

En Israel 10 personas han muerto, 8 de ellas -entre ellas dos menores- por impactos de cohetes, y dos más mientras al caer mientras corrían hacia los refugios antiaéreos.

Este domingo se reúne de urgencia el Consejo de Seguridad de la ONU para abordar la situación, la tercera vez que lo hace esta semana, aunque la primera en que tendrá lugar un debate público.

Alfonso Fernández

(c) Agencia EFE