Anuncios

Escándalos siguen al príncipe Andrés

CIUDAD DE MÉXICO, septiembre 4 (EL UNIVERSAL).- El príncipe Andrés se encuentra en medio de una tormenta mediática que amenaza con socavar aún más su ya deteriorada reputación, en medio de su distanciamiento del Rey Carlos III. Tras el fallecimiento de su madre, la reina Isabel II, el príncipe Andrés se enfrenta a un nuevo desafío: la emisión de un documental titulado "Prince Andrew: Banished" que ahonda en su relación con el magnate estadounidense Jeffrey Epstein, quien fue arrestado en 2019 por tráfico de menores y vinculado a fiestas para millonarios.

Este documental, que se estrenará en la plataforma Peacock, promete revelar los detalles de la tumultuosa historia que unió al príncipe Andrés con Epstein y Ghislaine Maxwell, dos individuos condenados por abuso sexual y tráfico de menores. El documental se basa en nuevas entrevistas con miembros del palacio, periodistas, personas del círculo social del príncipe Andrés y abogados involucrados en el caso, ofreciendo una visión profunda de cómo un miembro destacado de la familia real británica se vio envuelto en uno de los mayores escándalos del siglo.

La reina Isabel II, a lo largo de su reinado, siempre defendió a su hijo, el príncipe Andrés, pero se vio obligada a tomar medidas drásticas para proteger la imagen de la monarquía. Como resultado, le retiraron títulos militares y lo apartaron de la vida oficial de los Windsor. Además, el príncipe Andrés llegó a un acuerdo económico con Virginia Giuffre, una de las víctimas que lo acusó de abuso sexual cuando ella tenía 17 años. Este acuerdo incluyó una cantidad sustancial de dinero y un reconocimiento por parte del príncipe de que Giuffre era una víctima de abuso sexual.

Sin embargo, a pesar de sus esfuerzos por alejarse del escándalo, el príncipe Andrés no ha admitido públicamente ninguna responsabilidad en los hechos de los que se le acusa. Además, ha pasado más de un año preparando una estrategia legal para demostrar su inocencia.

A pesar de sus esfuerzos, parece poco probable que el príncipe Andrés recupere los privilegios y la posición que alguna vez tuvo en la familia real. El rey Carlos III ha tomado una posición firme al respecto y ha decidido que el príncipe Andrés no podrá regresar a sus tareas públicas bajo ninguna circunstancia. Aunque el rey ha expresado su cariño por su hermano, no ha considerado ningún cambio en su posición.