Escándalo en Santa Fe: tensión en el PJ porque debe decidir si le quita los fueros a un senador acusado de corrupción

Germán de los Santos
·4  min de lectura

El fuerte impacto que provocó una investigación judicial contra el juego ilegal, con vínculos con el narcotráfico, en la política de Santa Fe dejó a los senadores peronistas en la disyuntiva de si deben proteger o no al histórico jefe del bloque del PJ Armando Traferri, acusado de ser el "organizador de una asociación ilícita", al que deben retirar los fueros que lo protegen para que los fiscales puedan imputarlo.

El martes pasado, los fiscales Luis Schiappa Pietra y Matías Edery, que integran la Agencia de Criminalidad Organizada, ingresaron los argumentos y pruebas contra Traferri, que quedó en el medio de una tormenta política, luego de que hace dos semanas el exfiscal Gustavo Ponce Asahad, quien está preso y admitió haber cobrado coimas, acusó al senador peronista de ser una especie de intermediario entre el empresario Leonardo Peiti, que manejaba el juego clandestino en el sur de Santa Fe, con la Justicia.

Consejo de la Magistratura: el kirchnerismo logró los votos para poner a dos camaristas en Comodoro Py

Este jueves, los fiscales pisarán por primera vez la Legislatura de Santa Fe, para empezar a contar, a las dos comisiones por donde pasará el pedido de desafuero, cuáles son las pruebas contra Traferri.

Traferri acusó el lunes pasado al ministro de Seguridad, Marcelo Saín, quien criticó al senador de San Lorenzo en varias oportunidades por su relación con sectores oscuros de la policía, de estar al frente de una "agencia de inteligencia" para "realizar carpetazos" contra él.

Fisuras en el oficialismo local

Ese mismo día, el bloque de senadores del peronismo se fracturó. Seis legisladores cercanos al gobernador Omar Perotti se abrieron de la bancada que preside Traferri, al crear el sector al que llamaron "Lealtad". Otros seis siguen alineados con el senador acusado.

El pedido de desafuero pasará por dos comisiones en la Cámara alta. Una es la de juicio político, que la preside Traferri, quien esta semana anunció que se apartaría de ese cuerpo. Y la otra es la de Asuntos Constitucionales, que la comanda Joaquín Gramajo, otro legislador peronista cercano a Traferri.

Para aprobar el desafuero del senador acusado, se necesitan dos tercios de la Cámara alta, integrada por 19 senadores, uno por departamento.

Ayer el senador Marcelo Lewandowski, que encabeza el sector Lealtad, cercano a Perotti, pidió que los fiscales sean escuchados en una sesión del Senado para que se avance con rapidez con el desafuero de Traferri, pero la vicegobernadora Alejandra Rodenas, que pertenece a Nuevo Espacio Santafesino, que lidera el acusado, ni siquiera lo sometió a votación.

"Estamos convencidos de que el pedido de desafuero debe tener la mayor celeridad. No hace falta que los fiscales nos digan que la Cámara se tiene que expedir con la celeridad que amerita. Somos los primeros en despejar cualquier duda", afirmó el senador radical Felipe Michlig, otro legislador que, por fuera del peronismo, tuvo relaciones aceitadas con Traferri.

"Rechazo el juzgamiento mediático. Por eso pido que si los fiscales quieren venir a explicar las pruebas que tienen, que vengan lo antes posible. La sociedad nos pide que nos expidamos sobre este asunto", afirmó Lewandowski.

Respuesta de los fiscales

Ante la presión de Traferri contra los fiscales, a los que acusó de ser "delfines" de Saín -a quien sitúa como el ideólogo de esta investigación-, la Asociación Argentina de Fiscales salió a respaldar en un comunicado a los investigadores judiciales del Ministerio Público de la Acusación. La entidad consideró que esta causa "refleja la falta de garantías que tienen los fiscales cuando se enfrentan al poder político".

Mediante un duro comunicado, el órgano que nuclea a los fiscales a nivel nacional criticó a la Legislatura de Santa Fe por la diagramación del sistema legal, y al Poder Judicial, por una "intromisión indebida". "La Asociación Argentina de Fiscales ve con preocupación la situación de gravedad institucional en que se encuentra el Ministerio Público de la Acusación de la provincia de Santa Fe", expresa el texto del documento, y explica que "el sistema legal bajo el que se organiza el Ministerio Público de la Acusación, si bien constituyó un avance en la implementación de un sistema acusatorio adversarial en la región, desconoció el carácter constitucional de los integrantes del Ministerio Público de la República Argentina, a partir de la vigencia de la Constitución Nacional del año 1994".

En la conferencia de prensa que dio el lunes, Traferri acusó además al periodista del diario La Capital Hernán Lascano de ser un "operador político", algo que le valió el repudio de la Comisión de Libertad de Expresión del Sindicato de Prensa de Rosario.

Hasta ahora, el gobernador Perotti se mantuvo alejado del escándalo. Sólo se refirió una sola vez a este tema cuando consideró que "es necesario ir hasta el hueso".

La acusación contra Traferri va a modificar el mapa de la coalición que gobierna Santa Fe de cara a las elecciones de 2021.Nuevo Espacio Santafesino es un sector dentro de la alianza peronista que logró ubicar en la fórmula a la vicegobernadora Alejandra Rodenas. Hay otros sectores, que siempre miraron con desconfianza a Traferri, como el kirchnerismo y el que encabeza la exminsitra María Eugenia Bielsa, que insinúan al gobernador a que defina con quién quiere gobernar.