El último escándalo de Donald Trump: presionó a Ucrania para que investiguen al hijo de Joe Biden

LA NACION

WASHINGTON.- Se reveló el misterio. Después de que el presidente Donald Trump desmintiera las nuevas filtraciones de inteligencia sobre su gestión, anoche trascendió que el mandatario republicano habría presionado a su par en Ucrania, Volodymyr Zelenskiy, para que se investigara en ese país al hijo del exvicepresidente Joe Biden, un posible rival en las elecciones del próximo año, según una investigación de The Wall Street Journal.

Las acusaciones desataron una tensa pugna con el Capitolio, ya que los líderes demócratas exigen tener acceso a los documentos y hasta ahora la Casa Blanca se ha negado, mientras Trump acusa a las filtraciones, atribuidas a un miembro no identificado de los servicios de inteligencia, de "ridículas" y "partidistas".

Trump conversó el 25 de julio por teléfono con el nuevo presidente ucraniano, el excomediante Volodymyr Zelensky. Según medios estadounidenses, en esa llamada Trump intentó coaccionarlo para que inicie una investigación sobre el hijo de Joe Biden, exvicepresidente de Barack Obama y favorito para convertirse en el candidato presidencial demócrata, con la intención de obtener información que pudiera dañar su campaña.

Según dos fuentes que solicitaron mantenerse anónimas, Trump instó a Zelenskiy a que investigara las actividades de Hunter Biden, quien trabajó para una compañía ucraniana de gas, aunque no habría prometido explícitamente la ayuda de Estados Unidos a Ucrania como respuesta.

Contraataque de Trump

"Los medios de las noticias falsas y su socio, el Partido Demócrata, quieren mantenerse lo más lejos posible del pedido de Joe Biden al gobierno de Ucrania para que eche al fiscal que estaba investigando a su hijo, o no van a obtener mucho dinero de Estados Unidos, así que fabricaron una historia sobre mí y una conversación absolutamente normal y rutinaria que tuve con el presidente de Ucrania", expresó esta mañana Trump a través de Twitter.

"No hablamos de nada que haya estado mal, pero el pedido de Biden, por otro lado, fue un desastre completo y total. ¡Las noticias falsas saben de esto pero no lo quieren contar!", denunció, en uno de los clásicos contraataques.

Ayer, el mandatario ya había desmentido las versiones cuando aun se desconocían los detalles e insistió en que "no es nada". Además, criticó a los periodistas por preguntar sobre eso y dijo que era "simplemente otro trabajo político hecho con descuido y prisa".

Trump se reunirá con Zelenskiy la próxima semana durante la Asamblea General de la ONU en Nueva York, informó ayer Kiev.

Biden pide la transcripción

Biden reaccionó ayer y dijo que si los reportes son verídicos, "entonces realmente no hay límite a la disposición del presidente Trump para abusar de su poder y humillar a nuestro país".

En ese sentido, pidió que el mandatario dé a conocer la transcripción de su conversación telefónica con Zelenskiy "de forma que el pueblo estadounidense pueda juzgar por sí mismo"

"Una corrupción tan clara daña y disminuye a las instituciones gubernamentales al convertirlas en las herramientas personales de una venganza política", dijo Biden en un comunicado.

Hillary Clinton, que se enfrentó a Trump en las elecciones de 2016, afirmó en Twitter que "otra vez" el presidente había pedido a un país extranjero que lo ayudara a ganar una elección, en alusión al "Rusiagate", las acusaciones de colusión entre el equipo de campaña del presidente republicano y Rusia.

Después de una larga investigación, el fiscal especial Robert Mueller no pudo probar ninguna confabulación entre Rusia y el entorno de Trump, pero si señaló presiones contra las pesquisas.

Agencias AFP y AP