Escándalo en Congreso argentino, en debate por jubilaciones

Associated Press

BUENOS AIRES (AP) — Una reforma de los regímenes jubilatorios de jueces y diplomáticos impulsada por el gobierno de Alberto Fernández obtuvo media sanción del Congreso el jueves en medio de un escándalo que involucró al nuevo embajador argentino en Brasil.

La oposición, que rechazaba la iniciativa, denunció que el oficialista Frente de Todos logró el quórum de 129 legisladores requeridos para sesionar en la Cámara de Diputados valiéndose, para ello, de la presencia irregular de Daniel Scioli, diputado electo en las elecciones de octubre pasado y luego designado por el presidente Fernández como embajador ante Brasil.

“Para sorpresa de todos vemos al embajador Scioli, que es embajador con acuerdo del Senado y que obtuvo el placét de embajador en Brasil aceptado por el gobierno de Brasil”, detalló el diputado Mario Negri, jefe del bloque del opositor Juntos por el Cambio.

“Plantee la anormalidad, no quisieron responder. Él no es más legislador, es embajador de la República Argentina en Brasil... para nosotros la sesión es inválida”, apuntó.

El gobierno de Fernández ha puesto la mira en el sistema público de reparto para ajustar el gasto público en un contexto de crisis sumado a la carga de un fuerte endeudamiento público. En particular apunta a modificar los regímenes especiales que favorecen al Poder Judicial y al cuerpo diplomático, los cuales perciben jubilaciones por montos muy superiores al resto de las actividades.

Según el oficialismo, los pasivos del Poder Judicial cobran en promedio 272.000 pesos (unos 4.300 dólares) contra 15.000 pesos (235 dólares) de la jubilación mínima del sistema público de reparto.

El primer paso hacia ese objetivo lo consiguió este jueves al obtener media sanción del proyecto de reforma con 128 votos a favor y dos abstenciones.

“Esto es una mancha institucional al Congreso argentino, a las leyes y a la división de poderes. El oficialismo estaba con el número ajustado... ha sido un atropello lo que cometieron hoy”, aseveró Negri, quien adelantó que la oposición irá a la justicia para denunciar la maniobra.

Scioli, por su parte, respondió que su renuncia como diputado será efectiva a partir del 2 de marzo. “Es verdad que empecé a trabajar (como embajador) dada la situación que atraviesa nuestra industria, de armonizar el vínculo con Brasil, (pero) mi nombramiento no está oficializado con la firma del presidente en el Boletín Oficial”.

De perfil moderado, Scioli fue designado para recomponer la tensa relación diplomática entre Argentina y su principal socio comercial dañada por las diferencias ideológicas con el gobierno de Jair Bolsonaro.