Un escándalo complica a Boric en la recta final de la campaña en Chile

·6  min de lectura
El candidato a la presidencia de Chile, Gabriel Boric, durante el cierre de su campaña
Esteban Felix

SANTIAGO.– En la recta final de la campaña presidencial y con las elecciones de este domingo a la vuelta de la esquina, el favorito Gabriel Boric enfrenta a un problema inesperado que podría ampliar la incertidumbre sobre el devenir del proceso electoral chileno y cuya protagonista es una candidata al Parlamento, con quien ha colaborado de manera cercana.

Karina Oliva es militante del Partido Comunes, postulante al Senado y se convirtió en el personaje político más señalado del país, tras la revelación de un escándalo que la involucra por el pago de millonarios reembolsos de facturas a su equipo de trabajo, en medio de la campaña a gobernadora en la que participó en mayo pasado.

La ley chilena establece un mecanismo de reembolso de dinero por cada voto obtenido por los aspirantes a los cargos de representación pública con el objetivo de evitar mecanismos de financiamiento irregular de campañas. En ese contexto, fue que el medio Ciper detalló en una investigación periodística los abultados montos que recibieron los colaboradores de Oliva - todos miembros del Partido Comunes que pertenece el Frente Amplio- y que también incluyó al padre de su hija, quien conocido el escándalo renunció a la presidencia de su partido.

Fue por esa razón que Gabriel Boric reaccionó apenas se divulgó la información y fustigó a la candidata, a quien venía apoyando de manera cercana en su campaña y había protagonizado apariciones conjuntas.

Karina Oliva y Gabriel Boric, durante un acto en Chile
Radio U. de Chile


Karina Oliva y Gabriel Boric, durante un acto en Chile (Radio U. de Chile/)

No puede haber enriquecimiento con platas públicas. Me parece que cuestiones de estas características son inaceptables. No vamos a trepidar en hacer ningún tipo de defensa corporativa. Venimos acá para cambiar estas prácticas (…) Hoy una persona que está cuestionada de esta manera no cuenta con mi apoyo”, dijo Boric de 35 años, y quien podría convertirse en el presidente más joven de toda la región.

Búsqueda de mayorías

Durante este jueves, y al igual que varios de referentes de la izquierda chilena que censuraron el actuar de Oliva, el propio Boric intentó encauzar su agenda a pocos días de las elecciones. Según los últimos sondeos, el ex dirigente estudiantil llegaría con certeza al ballotage que se realizará el 19 de diciembre, en un potencial enfrentamiento con el derechista José Antonio Kast o el exministro de gobierno Sebastián Sichel.

Ese impulso ha generado algunos ajustes en su campaña vinculados con la idea de ampliar la base de apoyo de sus votantes. Tras ganar la primaria al candidato comunista Daniel Jadue de manera sorpresiva, Boric recibió el apoyo de inmediato del conglomerado, lo que también ha sido visto como una forma potenciar su rol en un eventual gobierno de izquierda.

“El programa se tiene que cumplir y no en la medida de lo posible. No. Se tiene que cumplir”, advirtió en su minuto el presidente del Partido Comunista (PC), Guillermo Teillier.

Sin embargo, los esfuerzos de Boric también han ido por acercarse más hacia el centro y atenuar su vinculo con el comunismo, que también enfrenta en Chile un rechazo en los votantes que podría significar estratégico.

“Desde hace bastantes meses Gabriel Boric ha iniciado un camino hacia el centro político, por lo menos a nivel discursivo y alejándose de declaraciones de hace algunos años en las que apoyaba el régimen de Nicolás Maduro o la dictadura castrista en Cuba. Esto tiene que ver con una estrategia electoral, ya que históricamente en Chile quienes han sido electos han contado con el apoyo del votante de centro y ha debido moderar sus discurso”, dijo a LA NACION Juan Pablo Araya, profesor adjunto de políticas públicas de la Universidad Estatal de O’Higgins (UOH).

En las encuestas sigue liderando José Antonio Kast, así que si se cumple lo que dicen los sondeos tendremos un ballotage entre un representante de la extrema izquierda y otro de la extrema derecha. Y la competencia será quién llega primero al votante de centro, y se puede decir que Gabriel Boric comenzó esa estrategia mucho antes. La moderación de su discurso también tiene que ver con una percepción de inestabilidad que atraviesa el país generadas por variables macroeconómicas”, añadió el académico.

El candidato presidencial chileno José Antonio Kast, del Partido Republicano, llega a un debate televisado en TVN en Santiago, el 15 de noviembre de 2021
MARTIN BERNETTI


El candidato presidencial chileno José Antonio Kast, del Partido Republicano, llega a un debate televisado en TVN en Santiago, el 15 de noviembre de 2021 (MARTIN BERNETTI/)

Eduardo Araya, doctor en ciencias políticas de la Pontificia Universidad Católica de Valparaíso (PUCV), coincidió con aquella mirada y apuntó a un componente histórico que incide en cómo se vota en Chile.

Hace bastante tiempo que Boric ha tenido claro que no le sirve solo gobernar con el Frente Amplio porque no constituye mayoría. Él fue uno de los que estuvo a favor de incorporar al Partido Socialista al bloque y siempre ha intentado mostrarse como un candidato de centroizquierda. Ahora él tiene el mismo problema que tenía Salvador Allende antes de la dictadura, que buscaba ser el presidente de una democracia y ser simultáneamente el líder de una alianza política que pretende un cambio de naturaleza revolucionaria”, señaló Araya.

Recorrido incipiente

Pese a su juventud, Boric es un político con recorrido en el escenario local. Hijo de un ingeniero químico de descendencia croata que fue funcionario de la Empresa Nacional del Petróleo (Enap) por más de cuatro décadas que se afincó en la ciudad de Punta Arenas y de una jefa de hogar de ascendencia catalana, el candidato de afincó en la ciudad del extremo sur chileno y desde ahí generó su vínculo político.

Estudió en la enseñanza básica y media en The British School una escuela acomodada de la ciudad, y luego adquirió protagonismo en cargos estudiantiles lo que se potenció cuando entró a cursar derecho a la Universidad de Chile, donde fue presidente de su federación de alumnos. En dicho establecimiento egresó, pero aún no consigue su título universitario.

El candidato presidencial chileno por el partido Apruebo Dignidad, Gabriel Boric, rodeado por la prensa durante un mitin el último día de campaña, en Santiago, el 18 de noviembre de 2021
CLAUDIO REYES


El candidato presidencial chileno por el partido Apruebo Dignidad, Gabriel Boric, rodeado por la prensa durante un mitin el último día de campaña, en Santiago, el 18 de noviembre de 2021 (CLAUDIO REYES/)

En 2011 tuvo un rol clave en el movimiento estudiantil como uno de los voceros de la Confederación de Estudiantes de Chile (Confech). Más tarde postuló al Congreso como independiente y se convirtió en diputado por la Región de Magallanes y la Antártica Chilena, con un masivo apoyo de su localidad.

Tras participar en distintos conglomerados, Boric tuvo un rol clave en el Acuerdo por la Paz del 15 de noviembre de 2019 que selló el camino para la elaboración de una nueva Constitución y que surgió como consecuencia del estallido social. Sin apoyos de su partido, y en uno de los gestos que terminaron por cimentar su liderazgo, firmó el convenio a título personal y condujo las negociaciones. “Fue su graduación como político importante”, han dicho los analistas locales sobre esa acción.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.