Escándalo: el candidato de Macron para la alcaldía de París renunció tras la difusión de un video sexual

Luisa Corradini

PARÍS.- Era el candidato de Emmanuel Macron para la alcaldía de París. Benjamin Griveaux tuvo que retirarse ayer, cuando faltan solo cuatro semanas para las elecciones municipales francesas, después de que un video y correos íntimos de carácter sexual que lo tienen como protagonista inundaron las redes sociales.

"Un sitio de internet y las redes sociales se hicieron eco de innobles ataques sobre mi vida privada. Mi familia no merece esto. Nadie debería ser víctima de semejante violencia", declaró Griveaux ante las cámaras de la agencia AFP.

De cara a las elecciones municipales del 15 y el 22 de marzo, el exsecretario de Estado, exvocero del gobierno y uno de los principales candidatos a la alcaldía de París se retiró de la competición después de la masiva difusión de imágenes privadas donde se lo ve masturbándose. "Antes que nada mi familia. Mis prioridades son claras", declaró, visiblemente afectado.

Todo había comenzado el miércoles por la noche, cuando varios videos aparecieron en un sitio pornográfico creado hace dos meses por Piotr Pavlenski.

Artista ruso y refugiado político en Francia, Pavlenski es conocido por una performance durante la cual intentó incendiar el Banco de Francia, en París, en 2017, por la cual fue condenado a tres años de prisión, dos de ellos en suspenso.

En ese sitio aparecen imágenes de correos privados intercambiados con una mujer y un video de masturbación enviado a la misma. Firmado por Pavlenski, un artículo que acompaña el material acusa directamente a Griveaux. El artista afirma haber puesto en línea ese video, obtenido por "una fuente que mantenía una relación consentida con Griveaux", para "denunciar la hipocresía" del candidato "que pretende ser el alcalde de las familias y cita siempre en ejemplo a su mujer y a sus hijos".

Según fuentes cercanas al candidato, esos mensajes eróticos habrían sido intercambiados con alguien que no es su mujer en mayo de 2018, cuando era vocero del gobierno. "Benjamin reconoce que no fue la mejor iniciativa que tuvo en su vida", explicó un allegado. "Pero fueron diálogos entre adultos consintientes. Nada ilegal", agregó.

Por el contrario, Pavlenski podría ser condenado a dos años de prisión y 60.000 euros de multa por violación de la vida privada. Esa es la pena prevista para "toda persona que, en ausencia de acuerdo previo, ponga en conocimiento del público o de un tercero toda grabación o documento que incluya palabras o imágenes de carácter sexual".

Anteayer por la tarde, cuando la crisis dentro del partido presidencial, La República en Marcha (LRM), llegaba a niveles inhabituales, Macron habló por teléfono con Griveaux. En forma amistosa dejó la decisión de mantenerse en carrera o renunciar en manos del candidato, colaborador suyo de la primera hora y fiel entre los fieles.

Por la noche, "Benjamin tomó contacto con el presidente para informarle que se iba a retirar", indicó una fuente del Palacio del Elíseo.

"No había otra solución. Griveaux no habría podido soportar cuatro semanas de campaña con ese escándalo sobre las espaldas. Por su familia, pero también por sus electores", analizó un miembro de su equipo.

Imagen

Antes de lanzar su candidatura a la alcaldía de París, Griveaux, casado con una joven y exitosa abogada y padre de tres hijos, la menor de nueve meses, ya se había ganado una imagen de arrogante, frío y hasta falso. Ambicioso, nunca dudó en poner en escena a su familia y utilizar su estatus de joven padre para ganar la adhesión de los parisinos.

"Había colocado a la familia en el centro de su proyecto electoral. En esas condiciones, era muy difícil mantener su candidatura", analiza una fuente del partido presidencial.

Pasado el tsunami, solo 30 días antes de las elecciones, LRM se encuentra sin cabeza de lista para la alcaldía de París, la elección más importante de Francia y una de las pocas que el partido presidencial esperaba -sin demasiadas ilusiones- poder ganar en el país.

Macron y su equipo comenzaron ayer a analizar los posibles reemplazos. Entre ellos se menciona a Marlène Schiappa, alcalde del distrito IX de la capital y secretaria de Estado para la Igualdad de Género; la ministra de Salud Pública, Agnès Buzin, e incluso el ministro de Educación, Jean-Michel Blanquer. "Ya no se trata de ganar, sino de evitar más platos rotos", afirma una fuente del partido.