¿Es Rajgauri Pawar a sus 12 años la nueva Einstein?

Rajgauri Pawar . Foto de M6info.

Cada “x” tiempo la prensa nos regala una noticia del tipo “niño de 12 años supera a Einstein” en esto o en lo otro. Sucedió en 2011 con una noticia que mi compañero Javier Peláez se encargó de recoger en este mismo blog. Y sí, de nuevo ha vuelto a suceder, esta vez en el Reino Unido, donde una niña de etnia india llamada Rajgauri Pawar acaba de ingresar en la elitista organización Mensa, tras obtener una puntuación en el test de acceso de 162.

Para entrar en esta organización, que agrupa a las personas con altas capacidades, hay que obtener al menos un 130 de CI en los test (un resultad solo al alcance de un 2,5% de la población aproximadamente). La niña de 12 años de la que hablamos en esta ocasión obtuvo como vemos un resultado súmamente alto. ¡Magnífico por ella! Sin duda cualquier persona con 140 de CI o más (lo que equivale a ser un genio) tiene un futuro brillante por delante con ayuda de su entorno si sus capacidades son bien conducidas.

Pawar que vive en el condado de Chesire, Reino Unido, realizó el test el pasado mes en Manchester. Por lo que puedo ver sus resultados son los más altos obtenidos jamás, ya que 162 es la puntuación más alta que puede obtener alguien de menos de 18 años. ¿Es la única que ha obtenido esa puntuación? No, según Mensa es una de las 20.000 personas que ha obtenido ese CI en todo el mundo.

¿Pero nos encontramos ante un nuevo Einstein? No, me temo que no. De hecho, aunque los medios recojan que la puntuación de Rajgauri es dos puntos superior al CI de Einstein lo cierto es que los test que Mensa prepara están orientados según la edad de aspirante, por lo que el resultado de un adulto y el de un niño no son comparables.

Para la mayoría de la gente el CI permanece estable a lo largo de su vida, sin embargo para algunas personas este pude variar sustancialmente con el paso del tiempo. No es algo que permanezca fijo necesariamente, depende de las experiencias vividas, del ambiente en el que uno se críe, de las oportunidades y del modo en que se interactue con otras personas, incluidas los padres.

Pese a que el CI sirve para predecir el éxito escolar, en cambio no sucede lo mismo con el éxito laboral. La razón es que los test sufren un sesgo encaminado a recompensar el pensamiento verbal abstracto y un rango particular de conocimiento. Sin embargo, además de las capacidades intelectuales, hay otros factores que influyen en la obtención del éxito, incluyendo la estabilidad emocional, la motivación y el sentido común.

Debido a estas limitaciones, los test de inteligencia se han ganado un buen número de detractores a lo largo de las últimas décadas, por lo que su importancia en la psicología y educación ha decrecido. De hecho, las escuelas rara vez realizan test de este tipo a sus alumnos.

Le deseamos toda la suerte del mundo a la joven Pawar, pero antes de que los medios se lancen a comparaciones absurdas deberían tomar en cuenta a Einstein o Hawking por algo más que sus resultados en los test de inteligencia. La clave está en los logros que ambos obtuvieron tras aprovechar el don que la naturaleza les otorgó. Por desgracia, muchas personas con altas capacidades no llegan a triunfar jamás, mientras que otros menos dotados pueden en cambio alcanzar la cima del éxito.

Mensa, fundada en 1946 en la Universidad de Oxford por Lancelot Lionel Ware y Roland Berrill, tiene como misión “identificar y fomentar la inteligencia humana en beneficio de toda la humanidad”.

Me enteré leyendo Yahoo! news.