¿Es Miguel Ángel Mancera el verdadero culpable de la tragedia en la Línea 12 del Metro?

·7  min de lectura
Miguel Ángel Mancera, exjefe de gobierno del Distrito Federal y el empresario Carlos Slim Helú, durante la inauguración la Línea de 12 del Sistema de Transporte Colectivo Metro el 30 de octubre de 2012. | FOTO: SAÚL LÓPEZ /CUARTOSCURO.COM
Miguel Ángel Mancera, exjefe de gobierno del Distrito Federal y el empresario Carlos Slim Helú, durante la inauguración la Línea de 12 del Sistema de Transporte Colectivo Metro el 30 de octubre de 2012. | FOTO: SAÚL LÓPEZ /CUARTOSCURO.COM

Hace diez días se colapsó un tramo elevado de la Línea 12 del Metro. Murieron 26 personas y 77 resultaron heridas. El acontecimiento fue divulgado en todo el mundo, acaparó la atención de los mexicanos, particularmente de los habitantes de la CDMX y de la alcaldía de Tláhuac.

La tragedia trajo de inmediato a la memoria colectiva la imagen de los responsables de su construcción y mantenimiento en los nueve años de vida de la también llamada Línea Dorada. Aparecieron los nombres de Marcelo Ebrard, que promovió su construcción, Claudia Sheinbaum, jefa de gobierno de la CDMX y responsable actual de su operación y mantenimiento y Miguel Ángel Mancera que, en el trámite de entrega recepción de la Línea 12, la recibió sin objeción y meses después ordenó el cierre temporal de 11 estaciones para llevar a cabo “reparaciones en el tramo elevado” que duraron 20 meses.

La reacción inicial de la jefa de Gobierno, Claudia Sheinbaum, fue acudir al lugar de la tragedia y ofrecer la realización de una investigación para conocer las causas del derrumbe y encontrar a los responsables. Marcelo Ebrard dijo que estaba dispuesto para colaborar en la investigación y Miguel Ángel Mancera lamentó los acontecimientos.

Las fallas

La historia de la Línea 12 ha sido recordada y documentada ampliamente en estos diez días. La revisión de los antecedentes de su construcción, desde el trazo inicial y los cambios que sufrió, hasta las determinaciones tomadas desde lo alto del poder de la CDMX para que parte fuera subterráneo y parte elevado y en este proceso, se revelaron motivos políticos que se sobrepusieron a las recomendaciones técnicas.

Entre las determinaciones que salieron a la luz está haber cambiado la tecnología de la Línea 12 que es incompatible con las demás líneas del Metro, el diseño de las vías que correspondía a trenes específicos que, de último momento, fueron cambiados por otros de mayor tamaño, que en lugar de ser comprados fueron alquilados, el exceso, mal trazo y construcción de curvas y demás.

El conjunto de estas y otras fallas de carácter político, administrativo y técnico dio como resultado que la Línea 12 se “encareció” y para hacerla relativamente segura, requiere mantenimiento permanente de alta especialidad.

La Línea 12 fue inaugurada dos años después de la fecha inicial prevista, ya no sirvió para conmemorar el Bicentenario de la Independencia y el Centenario de la Revolución, se le bautizó como Dorada y fue útil como marco para la terminación del sexenio de gobierno de Marcelo Ebrard, que “engalanó” su evento con la presencia de Felipe Calderón, entonces presidente de México.

Los responsables

El colapso del Metro no solo impactó a parte importante de los habitantes de la ciudad, en particular a los usuarios de Tláhuac. Afectó a los personajes de la política cercanos al presidente López Obrador, como son Marcelo Ebrard y Claudia Sheinbaum.

Las especulaciones fueron inmediatas en los medios y los comentarios ciudadanos, en el sentido de que podrían perder la oportunidad de participar como candidatos a la presidencia en 2024, cuando López Obrador terminará su sexenio.

Hace algunos meses el presidente López Obrador comentó que al finalizar su sexenio se retirará de la vida pública. Afirmó que la 4T cuenta con un relevo generacional, para 2024, que podrá seguir adelante con su proyecto político. En diferentes medios se mencionó que en ese perfil estaban Marcelo Ebrard, Claudia Sheinbaum y Ricardo Monreal.

Los exjefes de gobierno del DF, Marcelo Ebrard y Miguel Ángel Mancera durante la inauguración la Línea de 12 del Sistema de Transporte Colectivo Metro el 30 de octubre de 2012. | FOTO: SAÚL LÓPEZ /CUARTOSCURO.COM
Los exjefes de gobierno del DF, Marcelo Ebrard y Miguel Ángel Mancera durante la inauguración la Línea de 12 del Sistema de Transporte Colectivo Metro el 30 de octubre de 2012. | FOTO: SAÚL LÓPEZ /CUARTOSCURO.COM

Con el derrumbe de la Línea 12 fue afectada la idea de una sucesión presidencial “tersa” en el esquema planteado por López Obrador, pues dos de sus colaboradores cercanos están involucrados por la tragedia y el “pueblo bueno y sabio” espera que se haga justicia, lo que significaría que tendría que “sacrificar” a uno de los dos, lo que parece poco probable, según se ha visto cuando sale en defensa de sus preferidos.

Es un hecho que la sucesión presidencial dentro de la 4T se precipitó cuando cayó el Metro. Dos prospectos quedaron en zona de riesgo y otro, sin querer, quedó en la punta. El escenario hace predecible lo que debe quedar oculto. El regreso al juego del tapado, que empezó a esbozar López Obrador con su mención al “relevo generacional”, la manipulación de la decisión, de la designación, del próximo presidente, estaría en peligro de ser calificada como un vulgar “dedazo” y eso no lo puede permitir Ya Sabes Quien, porque él no es como los de antes.

La culpa de todo la tiene…

En el enredo político generado por la caída de la Línea 12 y faltando seis semanas para que se conozcan los primeros resultados de los dictámenes que señalen la “identidad” del responsable, parece que la “parte más delgada de la cuerda” se divide en dos, la primera es culpar a las empresas constructoras, que serían acusadas de emplear materiales de baja calidad en la construcción de la parte elevada del Metro.

Las empresas que resultaran mencionadas como responsables tendrían el recurso legal de inconformarse, pero podrían “negociar” la aceptación de su culpa, a cambio de permanecer disfrutando las mieles de los contratos que les entrega la 4T, sin licitación.

Los legisladores de Morena, siempre dispuestos a complacer a su líder ya encontraron que la cuerda se hace delgada cuando apunta hacia el senador Miguel Ángel Mancera.

La diputada de Morena, María de los Ángeles Huerta del Río presentó un punto de acuerdo para que la Comisión Permanente del Congreso de la Unión pida a la Fiscalía General de Justicia de la CDMX, tramite el desafuero de Miguel Ángel Mancera “como responsable de negligencia criminal, en relación al derrumbe de la estructura, entre las estaciones Olivo y Tezonco de la línea 12 del Sistema de Transporte Colectivo Metro”.

La senadora de Morena Mónica Fernández, propuso en la Comisión Permanente, un punto de acuerdo para exigir al senador Miguel Ángel Mancera, que presente un informe detallado de los trabajos de mantenimiento que se le dieron a la Línea 12 del Metro, a raíz del sismo del 19 de septiembre de 2017. 

Cuauhtémoc Cárdenas, Armando Ríos Piter, Miguel Ángel Mancera, Carlos Slim, Bernardo Quintana, Anthony Wayne, Jesús Zambrano, Rosalinda Bueso y Marcelo Ebrard, durante el corte de listón en la inauguración de la Línea 12 del Sistema de Transporte Colectivo Metro el 30 de octubre de 2012. FOTO: CUARTOSCURO.COM
Cuauhtémoc Cárdenas, Armando Ríos Piter, Miguel Ángel Mancera, Carlos Slim, Bernardo Quintana, Anthony Wayne, Jesús Zambrano, Rosalinda Bueso y Marcelo Ebrard, durante el corte de listón en la inauguración de la Línea 12 del Sistema de Transporte Colectivo Metro el 30 de octubre de 2012. FOTO: CUARTOSCURO.COM

A estas legisladoras se sumaron 25 senadores de Morena que responsabilizan a Mancera por el colapso en un tramo de la Línea 12, “al no llevar a cabo las inversiones que se requerían para darle un mantenimiento adecuado al Sistema de Transporte Colectivo”.

Como respuesta a la posición de los legisladores de Morena el grupo parlamentario del PAN propuso un punto de acuerdo para que la Comisión Permanente “exija al secretario de Relaciones Exteriores, Marcelo Ebrard, y a la jefa de gobierno de la Ciudad de México, Claudia Sheinbaum, renuncien de inmediato a sus cargos y se pongan a disposición de las autoridades para deslindar su probable responsabilidad en el siniestro.” 

El senador del PRD Miguel Ángel Mancera dijo que no se escuda en el fuero, no caerá en la dinámica de repartir culpas por lo ocurrido y no eludirá su responsabilidad, pero pidió esperar los dictámenes periciales para precisar qué fue lo que ocasionó ese lamentable hecho.

La jefa de Gobierno, Claudia Sheinbaum, manifestó al respecto: “No debe entrar aquí, de ninguna manera, ningún asunto de politiquería o de tipo electoral; creo que en este caso el Congreso debe pugnar porque se haga una investigación justa y transparente”.

El escenario político se complicó para el pastor de Morena en el momento en que la Línea 12 colapsó. La frialdad mostrada por el presidente López Obrador, su falta de empatía con las familias de los fallecidos y con los heridos y su “carajo” porque no es su estilo sacarse la foto en este tipo de eventos, politizó lo que no quiere que se politice. Los legisladores pasaron, según la jefa de gobierno, a hacer “politiquería”.

Los personajes relevantes de la 4T están pensando en la sucesión presidencial que la catástrofe en el Metro desató. No hay nadie de antes a quien culpar. Mancera parece propicio. Solo falta que alguien grite: “Que le corten la cabeza”.

También debes ver:

EN VIDEO: Ciudadanos, los primeros en ayudar a los heridos del Metro en CDMX, como siempre

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.