Erupción vitrificó cerebro de víctima en Herculano

Esta foto dada a conocer el jueves, 23 de enero del 2020, por la oficina de prensa de Herculano en Nápoles, muestra un fragmento de material cerebral cristalizado de una víctima de la ancestral erupción del Vesubio. (Oficina de prensa de Herculano vía AP)

MILAN (AP) — La erupción del Vesubio convirtió el cerebro de una víctima incinerada en cristal, primera vez que científicos verifican el fenómeno en una explosión volcánica, dijeron funcionarios en el sitio arqueológico de Herculano el jueves.

Los arqueólogos raramente descubren tejido cerebral y cuando lo hacen, generalmente es de consistencia blanda y jabonosa, de acuerdo con un artículo que detalla el descubrimiento en la revista New England Journal of Medicine. La erupción del Vesubio en el año 79 mató instantáneamente a los habitantes de Pompeya y la vecina Herculano, sepultando un área a 20 kilómetros (12 millas) del volcán en cenizas en apenas unas horas.

Los restos de un hombre que yacía en una cama de madera fueron descubiertos en Herculano, más cercana al Vesubio que Pompeya, en la década de 1960. Se piensa que la víctima era el custodio de un sitio religioso, el Collegium Augustalium.

Un equipo encabezado por Paolo Petrone, un antropólogo forense en la Universidad Federico II en Nápoles, determinó que el tejido cerebral de la víctima había sido vitrificado, un proceso por el cual el material se quema a alta temperatura y se vuelve cristal, de acuerdo con el estudio. Los fragmentos se presentan como esquirlas negras brillantes dentro de los restos en el cráneo de la víctima.

Un examen de la madera calcinada indica una temperatura máxima de 520 Celsius (968 Fahrenheit).

"Eso indica que un calor irradiado extremo hizo arder la grasa del cuerpo y vaporizó el tejido blando”, dice el estudio.

La masa esponjosa solidificada resultante hallada en el pecho de la víctima es también única entre otros sitios arqueológicos y puede ser comparada con víctimas de acontecimientos históricos más recientes, como el bombardeo incendiario de Dresde y Hamburgo en la Segunda Guerra Mundial, dijo el artículo.

El calor extremo fue seguido de una baja rápida de las temperaturas, lo que vitrificó la materia cerebral, dicen los autores.

“Es la primera vez que se descubren restos vitrificados de cerebro humano como resultado de una erupción”, dijeron funcionarios de Herculano.