ERUM padece segunda ola de traslados y atenciones

·2  min de lectura

Kevin Ruiz

CIUDAD DE MÉXICO, enero 9 (EL UNIVERSAL).- La Ciudad de México registra la segunda oleada más alta en el número de traslados y atenciones médicas por Covid-19, de acuerdo con paramédicos del Escuadrón de Rescate y Urgencias Médicas (ERUM) de la Secretaría de Seguridad Ciudadana (SSC).

El primer pico fue en mayo de 2020, con un máximo de 2 mil 692 atenciones y en diciembre fueron 2 mil 898 servicios.

Al día los paramédicos atienden en promedio 290 llamados de emergencia, 110 son por casos Covid, de los cuales 25 son trasladados por la gravedad; el resto corresponde a otro tipo de percances. Cuentan con 28 ambulancias más 15 del IMSS.

En entrevista con EL UNIVERSAL, el director del ERUM, Guido Sánchez Coello, dijo que esta tendencia se mantiene al alza, por lo que se reforzó la atención médica prehospitalaria de casos Covid-19, donde están involucradas ambulancias de la Secretaría de la Defensa Nacional, del Centro Regulador de Urgencias (CRUM) de la Secretaría de Salud local, del IMSS, a través de una empresa particular, para atender todas llamadas al 911.

"La demanda ha continuado al alza los últimos días de diciembre y la primera semana de enero. Estamos llegando a un pico máximo, a una cima, que esperamos que en los próximos días empiece a descender por el alargue del semáforo rojo", comentó.

Destacó que las atenciones por coronavirus se concentran en las alcaldías Iztapalapa, Cuauhtémoc y Gustavo A. Madero por su alto índice poblacional.

El jefe Guido, como se le conoce al directivo, señaló que desde mayo se contrataron a 50 paramédicos por honorarios. En total son 760 elementos divididos en tres turnos.

"El personal marca un cansancio. Ha sido un trabajo extenuante para todos y bajo unas condiciones de riesgo elevadas, evidentemente estamos bajo riesgo de contraer la enfermedad", apuntó.

Expuso que el apoyo del Gobierno capitalino ha funcionado para que la tasa de contagios sea baja. La moral de los paramédicos, dijo, se reforzó con la llegada de la vacuna. Se ha inoculado a 90% de sus integrantes.

Al consultarlo sobre un presunto código azul, que significa que no se dará atención hospitalaria para aquellos contagiados graves que los orille a la muerte, Sánchez Coello señaló que no hay ningún paciente al que se le niegue el auxilio.

Dijo que el esfuerzo es enorme por la ocupación hospitalaria, pero "todos los pacientes graves se valoran, se regulan y se trasladan, no manejamos ese código".