Cómo los “errores” de la vacunación en Hong Kong llevaron a la tasa de muertes por covid-19 más alta del mundo

·3  min de lectura
Hubo varios aspectos que contribuyeron a los altos números de casos covid en Hong Kong, según los expertos  (Copyright 2019 The Associated Press. Todos los derechos reservados)
Hubo varios aspectos que contribuyeron a los altos números de casos covid en Hong Kong, según los expertos (Copyright 2019 The Associated Press. Todos los derechos reservados)

Hong Kong comienza a suavizar las restricciones por covid-19 y abre sus fronteras de nuevo después de un rápido aumento en los casos de ómicron.

Pero a medida que las restricciones comienzan a levantarse, los expertos consideran cómo pasó de ser aplaudida por su gestión de coronavirus a ser una de las regiones más afectadas del mundo.

Hong Kong, que tiene una población de 7,4 millones de personas, se vio afectada por una ola de casos de ómicron en febrero la cual causó un millón de infecciones, más de 9.000 muertes, y llevó a la imposición de un confinamiento nacional mientras gran parte del resto del mundo regresaba a una nueva normalidad.

Los expertos sugieren que las bajas tasas de vacunación, combinadas con la desconfianza en el gobierno y los medios, pueden haber contribuido al alto número de casos y el número de muertes de la nación del este de Asia.

Al comienzo de la pandemia en 2020, Hong Kong era uno de los pocos lugares que mantenía tasas de infección y mortalidad relativamente bajas, mientras que el resto del mundo enfrentaba un número creciente de casos y muertes.

Sus estrictas medidas de cuarentena, el control fronterizo decisivo y la experiencia con un brote de SARS en 2003 se sugirieron como razones por las que podría decirse que Hong Kong estaba más preparado para la pandemia que otros países.

Varios hospitales, incluido el Queen Elizabeth Hospital en Hong Kong, se destinaron exclusivamente para tratar a pacientes de covid-19 (AFP via Getty)
Varios hospitales, incluido el Queen Elizabeth Hospital en Hong Kong, se destinaron exclusivamente para tratar a pacientes de covid-19 (AFP via Getty)

Pero el número de muertos reportado en la ciudad, 212, en febrero de 2022 se disparó a 9.347 el 10 de mayo, el per cápita más alto del mundo.

Sus servicios de salud se vieron gravemente abrumados, hubo informes de pacientes tratados en estacionamientos, cuerpos abandonados en los pasillos de los hospitales y morgues desbordadas.

Ahora que Hong Kong flexibiliza lentamente sus restricciones y fronteras a medida que disminuyen los casos y las muertes, los expertos analizan qué salió mal.

A pesar de tener acceso a suficientes vacunas, Hong Kong tuvo una baja aceptación de vacunación, sobre todo entre las personas de 80 años o más.

Los hospitales tuvieron que atender pacientes en estacionamientos por la falta de camas (AFP via Getty)
Los hospitales tuvieron que atender pacientes en estacionamientos por la falta de camas (AFP via Getty)

Se cree que la politización de sus dos vacunas, la dosis de Pfizer fabricada en EE.UU. y Alemania y la Sinovac de China, contribuyeron a la baja aceptación. Los datos del gobierno muestran que Sinovac es la opción preferida entre las personas de 70 años o más, a pesar de que varios informes sugieren que era menos efectiva, sobre todo contra ómicron.

Karen Grepin, profesora asociada de la Facultad de Salud Pública de la Universidad de Hong Kong, le dijo a la periodista Rhoda Kwan: “La forma en que las vacunas se pusieron a disposición de las personas estuvo muy politizada. Esto creó un poco de confusión entre muchos sobre ‘¿En quién confías?’ sobre cuestiones relacionadas con la seguridad y la eficacia”.

La desconfianza en las autoridades y los medios estatales, luego de meses de protestas a favor de la democracia, arrestos y disturbios políticos, también se ha atribuido a la baja aceptación de la vacuna, junto con las preocupaciones sobre los posibles efectos secundarios.

Protestas a favor de la democracia se han realizado en Hong Kong desde 2019 (Getty)
Protestas a favor de la democracia se han realizado en Hong Kong desde 2019 (Getty)

El presunto sensacionalismo de los medios sobre las muertes después de la vacunación, junto con la confusión sobre su efecto en las personas con enfermedades crónicas y preexistentes, “creó mucha preocupación sobre la seguridad y la eficacia de la vacuna, desde el principio”, agregó Grepin.

La política “no-covid” del gobierno, una estrategia que esperaba evitaría la propagación del virus por completo, también significaba que los residentes de Hong Kong a veces estaban menos dispuestos a vacunarse.

“Si no hay covid, cualquier riesgo de vacunación parecería irrazonable”, continuó Grepin, “pero, por supuesto, había que suspender la creencia de que nunca tendríamos covid”.

“Creo que la gente en serio teme el riesgo inmediato de vacunarse más que el riesgo potencial de contraer covid y potencialmente enfermarse”.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.