Los errores de 'La casa de papel' que sus fans no le perdonan

La casa de papel es el fenómeno del momento, la serie de habla no inglesa más vista de Netflix en el planeta tierra. Tal es su proyección que el trajecito rojo y la máscara de Dalí se convirtieron en el disfraz más utilizado en el carnaval de Río de hace dos años. No reconocer que La casa de papel ha roto moldes sería un error. Pero nada ni nadie es perfecto, ni siquiera esta historia de Álex Pina que ha traspasado fronteras. Los fanáticos de las series, esos que se beben la temporada recién estrenada de un solo trago, también son implacables críticos que encuentran los errores a la primera. Y los hay, vaya si los hay.

Lo sentimos por los incondicionales que la defienden a muerte pero su consentida también tiene sus puntos débiles, y no son pocos. A las pruebas nos remitimos.

(Cortesía de Netflix)

¡Cuidado con las esposas!
Los que ven la serie ya saben cómo es Palermo, el personaje de Rodrigo de la Serna, un hombre impulsivo y ambicioso que nos ha regalado escenas que tienen tela. Entre ellas esta en la que se lía a palos, y nunca mejor dicho, con uno de los enemigos en pleno robo en el capítulo cinco de la tercera temporada. El apaleado en cuestión es atado a un hierro con unas esposas que andan a sus anchas. Y es que el accesorio policial que se supone sujeta al susodicho para que no se escape, en una escena está abierto y en otra cerrado. Un pequeño gran detalle que salta a la vista y no queda muy bien, la verdad sea dicha.

Un “Bienvenidos” que cambia en cada plano
En una sala oscura y fría, en el primer episodio de la primera temporada El Profesor recibe a los ladrones para planificar lo que será el robo del siglo. En la pizarra escribe “Bienvenidos”. Hasta ahí todo bien. Lo que pasa es que la escena debió de grabarse en varios días y la letra de dicha palabra cambiaba como le daba la gana. Las letras, el subrayado, todo se ve diferente. Pequeños detalles ópticos que no pasan desapercibidos para el fan maniático y meticuloso al que no se le escapa ni una. Aunque, para ser sinceros, tampoco hay que fijarse mucho para darse cuenta del garrafal error.

Netflix (Fuente: YouTube)

Galletas que cambian de color
Si vas a hacer una escena que va a ser enfocada en primer plano, al menos ten cuidado con los elementos que salen, ¿no? Y más si eres la serie estrella. Pues nada. Algo tan simple como el color y textura de una galleta dieron la vuelta a las redes. Oye, y con toda la razón, que aunque no se trate de un elemento clave de la trama los pequeños detalles son los que cuentan en la vida, al menos eso dicen. El momentazo fue de lo más comentado y ha quedado incluido entre los top ten de la lista. Lo único positivo de todo esto es que a uno se le abre el apetito.

Netflix (Fuente: YouTube)
Netflix (Fuente: YouTube)

Error descomunal que indignó a Latinoamérica
Es lo que tiene ser internacional, te ve todo el mundo, para lo bueno y, en este caso, para lo malo. Sucede en una de esas escenas que parece que no va a ver nadie y resulta que la ve todo Cristo. ¿Os acordáis de las banderitas que posan sobre la supuesta fachada del Banco de España en el tercer episodio de la tercera temporada? Pues resulta que una de las que salen, concretamente la de Panamá, está colocada al revés. Faltó tiempo para que sus fans desde el otro lado del charco les echaran la bronca por tal descuido, que estuvo muy mal, para qué negarlo.

El cadáver que respira
Lo de hacerse el muerto no ha de ser nada fácil pero ya que nos ponemos ¡hagámoslo bien! Con la baja de Oslo, Berlín recibe a una reportera con quien mantiene una conversación en el tercer episodio de la segunda temporada. Mientras ellos comprueban que el serbio está más allá que p’acá, el cuerpo supuesto sin vida resulta que se mueve. ¿Pero no había palmado el hombre? Pues sí, pero su actor no pudo contener la respiración y de ahí el sube y baja constante que hace daño a la vista por la obviedad. Menudo descuido.

¿Cuál es el color real de esas bragas?
En la primera temporada, Estocolmo se tiene que hacer pasar por muerta para sobrevivir y Denver la esconde en una bóveda tras dispararle en la pierna. Pero al quitarse la ropa para curar la herida, viene el gazapo. En una de las tomas lleva braguitas blancas, pero en la siguiente resulta que son negras. ¡Con la gama de grises que hay en el medio! En fin que las imágenes son la comidilla en las redes por tratarse de un error tan descarado.

Netflix (Fuente: YouTube)
Netflix (Fuente: YouTube)

¿Cómo fabricaron los billetes en el primer atraco?
Fue uno de los errores de guion más comentados durante la primera temporada, y es que ¿cómo pudieron estar días fabricando los millones de euros robados en la Fábrica Nacional de Moneda y Timbre, cuando hace años que los fabrica el IMBISA?

La venda que tiene vida propia
En el cuarto episodio de la segunda temporada, Berlín aparece llevando una venda en la cabeza sin que llegue a cubrirle las orejas. Sin embargo, para nuestra sorpresa, en el siguiente plano la venda se ha movido y le cubre la oreja derecha,.

Netflix (Fuente: YouTube)

Una desafortunada frase
La cuarta temporada de La casa de papel y los spoilers no se han hecho esperar. Los comentarios sobre lo bueno y menos bueno de esta nueva entrega revelan frases y diálogos clave de la serie antes de ser vista, así que cuidado. Uno de ellos en concreto ha mosqueado bastante y así lo han hecho saber los ofendidos en las redes. El personaje de Tokyo, interpretado por Úrsula Corberó, gusta y mucho, y en todos los sentidos. Su belleza exótica y rara la convierten en uno de los atractivos de la historia. Pero eso de que en una de las escenas se la compare con un Maserati, cochazo de lujo, y se desprecie al 600 de toda la vida, no ha hecho ni pizca de gracia, ni a las más feministas ni a los amantes de los coches reliquia. “Tokyo es el fetiche sexual de los creadores de la serie. Lo de compararla constantemente con un Maserati es horrible”, han dicho por Twitter. Esto no es un gazapo pero sí un comentario quizás innecesario que se podían haber ahorrado según algunos. Lo de los estereotipos como que no.

Más que sangre parece Ketchup
No siempre llueve a gusto de todos, así que nos disculpen los defensores acérrimos de La casa de papel porque siguen saliendo errores. Algunos son opiniones personales más que otra cosa, pero igual de válidos que los halagos. Hay quienes consideran las escenas de sangre una auténtica guasa. Y no porque estén mal hechas, sino por la sangre derramada tan fake. A veces demasiado oscura y compacta confunde y despista y así se lo han hecho saber los que no se pierden ni un capítulo. Y la verdad es que echando un vistazo a algunas de las escenas en cuestión, concretamente a esta de Palermo desangrándose, es cierto que parecen pegotes de tomate esparcidos por la geografía de su cara. Juzgar por vosotros mismos.

-SPOILER- ATENCIÓN, EL SIGUIENTE ERROR REVELA UN SPOILER IMPORTANTE DE LA CUARTA TEMPORADA

Error en la fecha, ¡que estamos en el 2020!
Pues según parece, también han metido la pata en eso de calcular el año en el que estamos. Por ejemplo, y sentimos el spoiler, con el cajón de Nairobi que apunta su nacimiento en 1986 y su muerte en 2019. ¡Pero si ha ocurrido en el 2020! Garrafal, vamos. No hace falta ponerse gafas ni analizar con lupa para darse cuenta de ello. El fallecimiento definitivo ocurre en la cuarta temporada así que señores, un poquito de por favor. Para eso están los seguidores, para no perdonarles ni una. En redes este error ya corre como la pólvora y no se lo perdonan. “Esos errores no los tolero en series o película”, escriben.

Un guión que no termina de convencer
Y para ir terminando nos hacemos eco de lo que emanan las redes, que, con todo el respeto, pueden llegar a ser un nido de víboras, a la vez que un rincón donde se dicen verdades como puños. Los fallos más comunes que resaltan los expertos en la materia están ligados al guión y sus tramas, el corazón de cualquier proyecto y la maquinaria para que todo funcione. No entienden que alguien no muera de un balazo en el pulmón y sí en la frente, que se metan conflictos con calzador o se recurra a discusiones que no llegan a ningún lado y son más de lo mismo. La palabra decepción se repite y mucho en estos días tras el apabullante estreno de la cuarta temporada.

Más historias que te pueden interesar:

Fuente: YouTube