¿Puede el kirchnerismo perder el quórum propio en el Senado?

·4  min de lectura
Cristina Kirchner y Alberto Fernández
Cristina Kirchner y Alberto Fernández

“¿Y si perdemos el quórum?” La pregunta ya empieza a escucharse con preocupación en los principales despachos oficialistas del Senado, donde empiezan a temer que el cóctel explosivo de errores no forzados, como el cumpleaños de Fabiola Yáñez, y las fallas en las gestiones de la pandemia y la economía de Alberto Fernández amenacen con borrar de un plumazo la cómoda mayoría que Cristina Kirchner ostenta en la Cámara alta.

Las luces de alerta se encendieron con las últimas encuestas que llegaron a las principales mesas de arena del kirchnerismo, en la que se puede ver que el oficialismo está perdiendo terreno en varios de los ocho distritos que renuevan este año su dotación el Senado.

El defensor de una de las participantes del cumpleaños de Fabiola Yáñez denuncia “operaciones”

Los cálculos más pesimistas estimaban una pérdida de tres de los 41 escaños que hoy tiene el Frente de Todos, que quedaría así una banca por encima del quórum propio de 37 senadores (la mitad más uno de los 72 miembros del cuerpo). Sin embargo, en las últimas horas y al ritmo del impacto electoral de las fotos del cumpleaños de la primera dama en Olivos en plena cuarentena estricta, esa cifra se amplió hasta llegar a los cinco escaños perdidos. De confirmarse ese número, sería una auténtica catástrofe para Cristina Kirchner ya que la dotación oficialista caería a 36 senadores y, por lo tanto, debería recurrir al apoyo de aliados provinciales, con el costo, en el más amplio sentido del término, que eso implicaría.

El kirchnerismo tiene quorum propio en el Senado y buscará conservar esa mayoría en las próximas elecciones
FABIAN MARELLI


El kirchnerismo tiene quorum propio en el Senado y buscará conservar esa mayoría en las próximas elecciones (FABIAN MARELLI/)

El caso que asustó a más de un kirchnerista es el de Chubut, donde el kirchnerismo pone en juego las tres bancas de la provincia. Si bien se sabía que iba a ser difícil repetir la experiencia de 2017, cuando con dos listas de extracción peronista el actual Frente de Todos se quedó con todos los escaños en juego, los cálculos oficialistas nunca fueron tan pesimistas como ahora.

Es que, según una encuesta que solo circuló por despachos peronistas, Juntos por el Cambio estaría ganando, y por una cómoda ventaja, la elección en esa provincia patagónica. De esta manera, le estaría arrebatando no una sino dos bancas al kirchnerismo.

Más luces de alerta

Pero las malas noticias para la vicepresidenta no vienen solo de la Patagonia. Los pronósticos que llegan desde el eje SanCor (Santa Fe-Córdoba) estaría empeorando a pasos agigantados, según reflejan varios sondeos.

En el caso de Córdoba, el kirchnerismo corre el riesgo de perder la banca que pretende renovar Carlos Caserio y quedarse con las manos vacías.

Hombre de confianza de José Manuel de la Sota, tras la trágica muerte del cacique del peronismo mediterráneo Caserio quedó huérfano desde el punto de vista político, ya que nunca tuvo la misma relación el gobernador Juan Schiaretti. Buscó refugio en el kirchnerismo, amparado en la unidad del PJ en el Senado a la que convocó Cristina Kirchner hace dos años, y se ganó la confianza de la vicepresidenta para buscar, este año, la reelección.

Cristina Kirchner, con Axel Kicillof y Alberto Fernández, la semana pasada, en el Estadio Único de La Plata
Cristina Kirchner, con Axel Kicillof y Alberto Fernández, la semana pasada, en el Estadio Único de La Plata


Cristina Kirchner, con Axel Kicillof y Alberto Fernández, la semana pasada, en el Estadio Único de La Plata

Sin embargo, las gestiones por lograr la unidad en el peronismo cordobés fracasaron y, ahora, el sector que lidera Schiaretti amenaza con quedarse con el segundo lugar en la provincia y, por lo tanto, con la banca por la minoría. Así, en la Cámara alta se replicaría lo que ocurre en Diputados, en donde los legisladores que responden al mandatario cordobés se han dado el lujo de bloquear uno de los proyectos más deseados por Cristina Kirchner, como es la reforma del Ministerio Público Fiscal.

En Santa Fe, en tanto, las últimas encuestas muestran un escenario de virtual empate, con una tendencia a favor de Juntos por el Cambio.

En esta elección el Frente de Todos pone en juego dos bancas y, si se cumplen los volátiles pronósticos de las consultoras, apenas lograría renovar una. Sería, así, el cuarto escaño perdido por el oficialismo.

Los cinco indicadores que obsesionan al oficialismo

En Corrientes, donde el kirchnerismo pone en juego dos de las tres bancas de la provincia, podría perder un quinto escaño y eso haría caer al oficialismo por debajo de la línea del quórum propio.

Si bien todo indica que el kirchnerismo perderá la elección provincial por la gobernación, el pragmatismo de Cristina Kirchner, que eligió a Carlos “Camau” Espínola para encabezar la lista de senadores en detrimento de la camporista Ana Almirón, menos conocida y, por lo tanto, con menos votos; podría garantizarle ganar la elección legislativa nacional.

Sin embargo, en esta oportunidad la alianza provincial oficialista Encuentro por Corrientes, aliada de Juntos por el Cambio, promete poner todos sus esfuerzos por ganar la elección de noviembre y así arrebatarle otra banca más a Cristina Kirchner.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.