Erosión salina deteriora rápidamente la pintura rupestre más antigua del mundo

·2  min de lectura
Un arqueólogo usa una linterna para inspeccionar la pintura rupestre más antigua del mundo en una cueva en Maros, en la provincia de Sulawesi en Indonesia. Mayo 27, 2021. REUTERS/Abdul Rahman Muchtar

Por Rahman Munchtar

MAROS, Indonesia, 10 jun (Reuters) - Una pintura rupestre de la isla indonesia de Sulawesi, que se cree que es la más antigua del mundo, se está deteriorando a un ritmo veloz por la erosión salina probablemente causada por el cambio climático, advirtieron arqueólogos.

La pintura de un grupo de teriantropos, o humanos con características animales, que parecen cazar animales fue hallada en una cueva de piedra caliza en 2017 y data de hace 44.000 años.

Los expertos ahora corren contra el tiempo para encontrar formas de preservar la invaluable obra de arte del Pleistoceno.

"El impacto es muy severo y destruirá las pinturas", dijo Basran Burhan, un arqueólogo de la Universidad Griffith de Australia, a Reuters después de inspeccionar la pintura en Maros.

El calentamiento de las temperaturas y la creciente gravedad de El Niño han ayudado a acelerar la cristalización de la sal en la cueva, "exfoliando" efectivamente la pintura, según un estudio de arqueólogos australianos e indonesios publicado el mes pasado en Scientific Reports.

La sequía prolongada combinada con las fuertes lluvias monzónicas han creado condiciones "muy favorables" que han intensificado la cristalización de la sal, según el estudio.

"El pigmento que forma la imagen en la pared de la cueva se está despegando", dijo el arqueólogo Rustan Labe, señalando imágenes en su computadora portátil que muestran la escala de la exfoliación entre octubre de 2018 y marzo de 2019.

La documentación de la imagen mostró que 1,36898 centímetros cuadrados se habían desprendido en esos seis meses.

Labe, quien trabaja en el Centro de Conservación del Patrimonio Cultural en el Ministerio de Educación y Cultura, dijo que los arqueólogos trabajarán en equipos pequeños para monitorear el crecimiento de los cristales de sal y otros organismos diminutos en la pared de la cueva.

"Preveniremos y abordaremos los factores que pudieran ser una amenaza y lo haremos de inmediato", dijo Rustan.

(Reporte de Rahman Muchtar; editado en español por Lucila Sigal)