Eric Clapton: comentarios desubicados que el rockero ha repetido a lo largo de su carrera

·4  min de lectura
 (Getty)
(Getty)

El guitarrista inglés Eric Clapton es quizás mejor conocido por haber sido inmortalizado en un grafiti que declaraba "Clapton es Dios". Hoy en día, ese grafiti podría leer en su lugar "Clapton es un desastre para la salud pública".

Clapton ha pasado la mayor parte de la pandemia de COVID tratando de socavar el consejo médico experto. Al igual que su compañero Van Morrison, igual de viejo e irresponsable, Clapton se ha opuesto a los cierres. Ahora, afirma que su reacción adversa temporal a la vacuna es una señal de que las vacunas son peligrosas. Los estudios científicos, la opinión de expertos y las recomendaciones de salud pública que le contradicen son, en sus palabras, "propaganda".

Está lejos de ser la primera vez que Clapton se ha comportado tan mal en público. Tiene una larga historia de entrar en la esfera pública y compartir sus opiniones más cuestionables. Sin embargo, en los Estados Unidos especialmente, pocas personas conocen la historia de sus comentarios desubicados. Clapton es una lección de décadas de que la cultura de cancelación no existe, y un fuerte argumento de por qué debería existir.

Cualquier discusión sobre lo peor de Clapton debe comenzar en agosto de 1976. En un concierto de Birmingham. Clapton instó a la audiencia en el lugar a apoyar a Enoch Powell, un político conservador cruelmente antiinmigrante y, según los informes, agregó que pensaba que los negros, a los que se refirió usando dos insultos ofensivos diferentes, deberían abandonar el país (no existe ninguna grabación para confirmar las exactas palabras que usó, pero varios testigos presenciales han informado los insultos que Clapton usó, y él mismo reconoció su error y se disculpó por ello).

La perorata abiertamente racista de Clapton se informó ampliamente en el Reino Unido; ayudó a impulsar el movimiento Rock Against Racism. Sin embargo, a largo plazo, y especialmente en los Estados Unidos, no tuvo mucho efecto en la reputación de Clapton o en las ventas récord. Clapton tampoco estaba exactamente arrepentido. En una entrevista de 2004, llamó a Enoch Powell “escandalosamente valiente” y nuevamente lamentó la presencia de inmigrantes en el Reino Unido. En 2007, volvió a decir que apoyaba a Powell y negó que Powell fuera racista.

Leer más: Selena: ¿Qué ha sido de su viudo Chris Pérez?

Cuando finalmente emitió una disculpa en 2018 (!), tenía varias excusas débiles. Dijo que estaba "disgustado" con sus comentarios anteriores. Mientras estaba sumido en la adicción, agregó: “Saboteé todo en lo que estaba involucrado”, como si el principal problema con sus declaraciones fuera las implicaciones para su carrera. También se llamó confusamente a sí mismo un "semi-racista", aunque no había nada "semi" en sus comentarios de 1976. Luego insistió en que tenía amigos negros y se jactó de que "defendía la música negra".

Clapton abusó de su esposa, lo que también culpó a su adicción (es posible que ahora percibas un patrón en su comportamiento). "Hubo momentos en los que simplemente tenía relaciones sexuales con mi esposa por la fuerza y pensaba que ese era mi derecho", le dijo a The Sunday Times mientras discutía su alcoholismo. Sin embargo, pocos están familiarizados con este lado de la historia. Cuando la mayoría de las personas recuerdan la vida familiar de Clapton, solo saben que su hijo de cuatro años murió trágicamente después de caerse de una ventana, lo que inspiró el éxito de finales de su carrera de 1992 "Tears in Heaven".

Los oponentes de la cultura de la cancelación, presumiblemente, estarían encantados con el arco de la carrera de Clapton. De hecho, el racismo y la misoginia del guitarrista no le han impedido ser incluido en el Salón de la Fama del Rock and Roll en tres ocasiones.

Pero para aquellos de nosotros que quisiéramos que la gente dejara de morir durante esta pandemia, la impunidad de Clapton parece menos asombrosa. Gracias a esa falta de cancelación, la mayoría de la gente conoce a Clapton como una estrella de rock aclamada por la crítica en lugar de como un marido abusivo y ex racista. Cuando Clapton aparece para difundir desinformación de salud pública y avalar teorías de conspiración reaccionarias, lo hace como un querido favorito de los medios. Debido a que nunca se le obligó a responder por su pasado, está en una posición en la que puede hacer daño.

La gente se merece la oportunidad de cambiar; nadie se define por sus peores momentos. Pero Clapton sigue acumulando sus peores momentos, con la fatigosa previsibilidad de sus aburridos ‘licks’ de blues. La música mediocre es perdonable. El feo esfuerzo por no prevenir la propagación de una pandemia mortal lo es menos. En este punto, parece poco probable que Clapton sufra consecuencias financieras o de reputación reales por sus décadas de racismo, violencia y luego sus ignorantes conspiraciones. Ojalá fuera el caso.

Relacionados

La música une a dos hermanos cubanos separados físicamente

León Leiden presenta en vivo “El morro que hace música”

COI aprueba música de Chaikovski como himno ruso en Tokio

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.