Equipo de hospital en Milán brega contra las probabilidades para salvar una vida

Por Flavio Lo Scalzo
1 / 3

Equipo de hospital en Milán brega contra las probabilidades para salvar una vida

ATENCIÓN EDITORES. MATERIAL SENSIBLE. Imagen de la unidad de cuidados intensivos del hospital San Raffaele, en Milán, Italia

Por Flavio Lo Scalzo

MILÁN, 27 mar (Reuters) - No hubo margen de error en el hospital San Raffaele de Milán el viernes, cuando el personal médico trasladó a un paciente de 18 años desde la sala de coronavirus a otra unidad para realizar pruebas urgentes.

Se necesitó un equipo de ocho, todos con protección, para hacerlo: se encargaron de tubos, sensores, aparatos ortopédicos y otro instrumental médico mientras el joven se aferraba a su vida.

Después de una tomografía computarizada, el equipo se apresuró a atender al siguiente paciente. Es la mitad de otra jornada que comenzó temprano y terminó tarde.

"Obviamente, nuestros turnos son increíblemente agotadores", dijo Moreno Tresoldi, jefe de la unidad de coronavirus. "Tratamos de darnos momentos de descanso, pero no es fácil porque tenemos una gran cantidad de camas con las que lidiar", dijo.

Lombardía, la región más rica y poblada de Italia, se ha convertido también en el punto más mortal por el coronavirus en el planeta.

Más de 5.400 personas han muerto en la región, de un total que en Italia está a punto de superar los 9.000.

Una unidad de cuidados intensivos adicional en San Raffaele se construyó en solo ocho días la semana pasada, para ayudar a hacer frente a la gran cantidad de personas que necesitan desesperadamente de atención hospitalaria.

La situación en Milán, la capital de Lombardía, se ha vuelto particularmente preocupante. Hubo 800 nuevas infecciones el jueves para llevar el total a casi 7.000. Solo en las provincias vecinas de Bérgamo y Brescia hay un mayor número de casos.

"No esperábamos una situación como esta que dure tanto tiempo y sea tan dramática", aseguró Tresoldi.

El médico dijo que esperaba que su equipo, ya agotado, comenzara a ver a menos pacientes llegando a la sala de emergencias, dado que muchas personas están cumpliendo con un confinamiento para ayudar a detener la propagación de la enfermedad.

"En este momento, los números son estables en lugar de bajar", dijo.

Los trabajadores médicos italianos arriesgan sus vidas a diario. La federación nacional de médicos y cirujanos dijo que hasta el jueves habían muerto 40 médicos, muchos de ellos en pueblos y ciudades del norte.

La nueva ala de San Raffaele se construyó gracias al dinero donado a una campaña lanzada por la celebridad de redes sociales italiana Chiara Ferragni y su marido rapero Fedez, que viven en Milán.

Más de 200.000 personas en Italia y en el extranjero donaron dinero para la construcción.


(Escrito por Philip Pullella y Eleanor Biles; Editado en español por Javier López de Lérida)