"EPN pactó con AMLO, por eso el candidato fue Meade", dice Ancira

·4  min de lectura

CIUDAD DE MÉXICO, noviembre 6 (EL UNIVERSAL).- Este jueves a través del portal de Latinus, el periodista y columnista de EL UNIVERSAL, Carlos Loret de Mola, presentó una entrevista con el presidente de Altos Hornos de México, Alonso Ancira, donde hablaron del presidente López Obrador, del expresidente Peña Nieto y de Agro Nitrogenados.

El empresario, quien se encuentra actualmente en libertad bajo fianza en España, además de hablar sobre la venta de la planta de Agro Nitrogenados por 275 millones de dólares, consideró que hubo un pacto entre la administración pasada y Andrés Manuel López Obrador para que pudiera ganar la presidencia.

Al cuestionarle Loret de Mola si hubo un pacto entre López Obrador, Peña Nieto y Luis Videgaray, consideró que sí lo hubo, sin embargo, explica que fue un trato para dejarle el camino libre al entonces candidato por Morena, y así obtener la victoria en las elecciones presidenciales.

"Hubo un pacto, ¿en qué consistió el pacto? En sacar a un hombre muy bueno pero un candidato muy mediocre, Meade. Pero es un hombre muy bueno, derecho", dijo Ancira en la entrevista en la que también indicó que si la popularidad del Presidente baja, probablemente busque meter a la cárcel a Peña Nieto, a quien aconsejó correr a Timbuctú.

Por otra parte, al afirmar que siempre ha sido de preferencia política priista, Alonso Ancira asegura no haber ofrecido sobornos a la campaña de Enrique Peña Nieto, pero sí reconoció aportaciones.

Manifiesta que Altos Hornos sí apoyó la campaña de Enrique Peña Nieto, en la que se llegó a ofrecer un par de millones de dólares, recursos que señala, fueron destinados a propaganda política.

Al cuestionarle Loret si mantuvo alguna reunión con Peña Nieto y Luis Videgaray para negociar la compra de Agro Nitrogenados por parte de Pemex, Ancira lo negó.

En relación a Agro Nitrogenados, Ancira expresó que no hubo un sobreprecio y que los 275 millones de dólares era el valor real de la planta de fertilizantes por toda su infraestructura.

"Sigo pensando que es un buen negocio para el país", dijo el presidente de AHMSA. Diferentes versiones apuntan a que la planta era una chatarra.

En relación al presidente Andrés Manuel López Obrador, manifestó no conocerlo personalmente y que tal vez lo que hizo mal, dijo, fue no haber estado con el "Peje" en sus momentos de elección, "eso hubiera suavizado muchas cosas", señaló.

Sobre sus cuentas que le fueron devueltas y en las que dijo no se detectaron anomalías, Ancira expresó que el presidente tuvo que haber ofrecido disculpas, así como lo hace con "El Chapo".

"Yo no soy 'El Chapo' como dice el presidente, que pide disculpas al Chapo, a mí no me pidió ni disculpas. […] Igual como dice que hay empresarios corruptos, debe de decir hay otros que no lo son, pido una disculpa amplísima".

El proceso de Alonso Ancira. El presidente de Altos Hornos dejó en claro que si el mandatario expresa sus disculpas, AHMSA estaría dispuesta negociar el regreso de los 200 millones de dólares que se piden como reparación del daño, por la supuesta venta a sobreprecio de la planta.

"Podríamos hablar de una devolución de lana, hacemos un programa de donativos para saber qué va hacer con los 200 millones de dólares".

La policía española capturó a Ancira a finales de mayo de 2019 en el aeropuerto de Palma de Mallorca en cumplimiento de la orden de aprehensión internacional que giró el gobierno de México por supuestos delitos de fraude y corrupción.

Investigaciones de la FGR y de la Unidad de Inteligencia Financiera (UIF), detectaron transferencias irregulares realizadas desde las cuentas de AHMSA a empresas off shore vinculadas a la constructora brasileña Odebretch y al exdirector de Pemex, Emilio Lozoya Austin.

Entre los delitos supuestamente cometidos por Ancira figura la venta irregular a Pemex de una planta chatarra de Agronitrogenados, por la cual la petrolera mexicana pagó un sobreprecio de más de 500 millones de pesos, aunque el propietario de AHMSA, que rechaza su extradición a México, considera que fue una operación financiera supervisada y ajustada a la legalidad.

El empresario se encuentra en libertad bajo fianza, desprovisto de pasaporte, con la obligación de comparecer cada dos días en el juzgado y la prohibición de abandonar territorio español, además de estar en todo momento localizable a la espera de que los jueces españoles decidan sobre su extradición.