Episcopado asegura no ser promotor de marcha en defensa del INE

CIUDAD DE MÉXICO, noviembre 10 (EL UNIVERSAL).- En el marco de la CXIII Asamblea de la Conferencia del Episcopado Mexicano (CEM), su presidente, Rogelio Cabrera López, en relación a la marcha para defender al INE que se realizará el próximo domingo, dijo que "no son promotores ni somos animadores, que eso quede siempre bien claro, respetamos el derecho de todos los ciudadanos a manifestarse, pero nosotros no promovemos".

"Nuestra carta no ha sido el aval para eso. Estamos más allá de una manifestación o de una marcha", comentó.

También detalló que durante su asamblea se reunieron con los secretarios de Gobernación, Adán Augusto López; la de Seguridad y Protección Ciudadana, Rosa Icela Rodríguez; y el director general del IMSS, Zoé Robledo; porque "los obispos no son oposición de nadie".

"Los obispos sabiendo de esta pluralidad que hay en el país y también que los católicos están presentes en todas partes, en todos los partidos de México, por eso nuestra palabra quiere ponerse más allá de las diferencias político partidistas más allá de cualquier diferencia que tenga el país. Porque queremos ser puente y no irnos a ninguno de los extremos, es nuestro deber poner en el centro, la escucha y el diálogo", refirió.

"Como lo dije a quienes nos visitaron, que los obispos de México no somos oposición a nada ni a nadie, sino que queremos mantener siempre vigente nuestra intención, el Papa Francisco lo ha dicho 'Diálogo, diálogo, diálogo", dijo.

Expresó su preocupación por la situación actual que se vive en el país, que calificó como una realidad compleja y desafiante, "por la polarización ante las diversas propuestas políticas, alimentada, muchas veces, por quienes deben promover la unidad para el bien del país".

Así como las amenazas a la democracia, la libertad religiosa y de expresión, la inseguridad, la violencia, el narcotráfico, el desplazamiento forzado, los miles de desaparecidos, la pobreza creciente, la destrucción del medio ambiente y los feminicidios.

"Queremos expresar, a través de este mensaje, nuestra preocupación ante la realidad que estamos viviendo y, a la vez, nuestro deseo de seguir colaborando en la construcción de un país más justo, fraterno, unido y en paz", expresó a través de un comunicado.

Asimismo, refirió que ven como un signo de esperanza la organización de conversatorios y foros, con miras a un diálogo nacional para acuerdos por la paz, que involucre a diversos sectores de la sociedad civil, "y a los que deseamos sumarnos".

"Los obispos de México percibimos que la inmensa mayoría de los mexicanos sueña y está dispuesta a construir una sociedad en la que todos podamos sentarnos en armonía en la mesa común, para encontrar caminos nuevos en las relaciones sociales, políticas y económicas, que nos lleven construir una patria mejor para todos", especificó la CEM.