El enviado de la ONU vuelve a Saná para intentar desbloquear Taiz y afianzar la tregua

·2  min de lectura

Saná, 8 jun (EFE).- El enviado de la ONU para el Yemén, Hans Grundberg, volvió este miércoles a Saná para intentar convencer a los rebeldes hutíes de su plan para el desbloqueo de la provincia suroccidental de Taiz dentro de los esfuerzos para afianzar la tregua en el país, anunciada el 2 de abril y prorrogada la semana pasada.

La vuelta de Grundberg se produce tras la suspensión el martes de las negociaciones que representantes del gobierno del país árabe reconocido internacionalmente y los insurgentes celebraban desde el pasado 22 de mayo en Amán por diferencias sobre qué carreteras abrir para desbloquear Taiz, la más populosa de las provincias yemeníes, asediada por los rebeldes desde 2015.

Según afirmó la oficina de Grundberg en Twitter, el enviado de la ONU hablará con los líderes hutíes en Saná sobre "los esfuerzos para implementar y fortalecer el alto el fuego, incluida la propuesta de la ONU para reabrir las carreteras en Taiz y otras gobernaciones, así como las medidas económicas y humanitarias, y el camino a seguir".

Esa propuesta, anunciada el domingo por Grundberg, consiste en desbloquear de forma gradual el acceso hacia Taiz, empezando con la reapertura de una de la principales carreteras, así como en la creación de un mecanismo para seguir la puesta en práctica del plan, y medidas para garantizar la seguridad de los civiles, entre otros puntos.

El presidente de la delegación rebelde, Abdulá al Ruzami, quien regresó a Saná junto con Grundberg, aseguró que su movimiento ofreció en Amán la apertura de tres carreteras, pero que la delegación gubernamental y "otras partes querían que ofrezcamos más".

"No vamos a abrir carreteras para que las usen como vías militares o para convertir a los habitantes de Taiz en escudos humanos (...) estaremos dispuestos a dar más cuando veamos una postura más seria" de parte del Gobierno, dijo Al Ruzami.

Taiz es la capital del estado homónimo cercada por los hutíes desde 2015, por lo que constituye desde entonces uno de los puntos calientes de la guerra que comenzó un año antes.

La ONU espera que las partes avancen en el desbloqueo de esa provincia y de otras gobernaciones para reforzar el alto el fuego de dos meses anunciado el 2 de abril y prorrogado el pasado 2 de junio para un periodo similar.

Este cese de hostilidades permitió una reducción considerable de las muertes de civiles y el desbloqueo de los puertos bajo control de los hutíes y del aeropuerto internacional de Saná, también en su poder.

(c) Agencia EFE

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.