Enviado especial de EE.UU. a Haití dimite por el escándalo de Del Río y tacha a la Casa Blanca de “inhumana”

·6  min de lectura

El enviado especial de EE.UU. a Haití, Daniel Foote, ha dimitido tras menos de dos meses en el cargo, argumentando que no puede quedarse en medio de las políticas de deportación “inhumanas” de la administración Biden.

“No me asociaré con la decisión inhumana y contraproducente de Estados Unidos de deportar a miles de refugiados haitianos e inmigrantes ilegales a Haití, un país en el que los funcionarios estadounidenses están confinados en recintos seguros debido al peligro que suponen las bandas armadas que controlan la vida cotidiana”, detalló Foote en su carta de dimisión el miércoles.

Los haitianos huyen de la agitación política tras el asesinato del presidente Jovenel Moïse el 7 de julio y de catástrofes naturales como el terremoto del 14 de agosto, que causó una gran devastación.

“El embajador Daniel Foote ha presentado su dimisión como enviado especial a Haití. Le agradecemos su servicio a su país y al pueblo de Haití”, informó un funcionario del Departamento de Estado, según The Miami Herald.

“Buscó un mandato más amplio y responsabilidades de supervisión, lo que no consideramos apropiado o prudente en ese momento. Poco después presentó su dimisión”, añadió un alto funcionario del Departamento de Estado.

Foote fue nombrado para el cargo en julio, tras el asesinato de Moïse. Fue embajador en Zambia con el presidente Donald Trump desde 2017 hasta 2020.

Los haitianos también están luchando contra los problemas de las bandas armadas y la baja tasa de vacunación contra el covid. El 21 de septiembre, solo el 0.2% de la población estaba totalmente vacunada, en comparación con el 32.4% a nivel mundial y el 55.6% en Estados Unidos.

Foote añadió en su carta de dimisión al Secretario de Estado Antony Blinken que dejaba su puesto “con profunda decepción y disculpas a los que buscan cambios cruciales”.

Leer más: Miles de haitianos admitidos en Estados Unidos luchan contra la deportación

“Nuestro enfoque político hacia Haití sigue siendo profundamente erróneo, y mis recomendaciones han sido ignoradas y desestimadas, cuando no editadas para proyectar una narrativa diferente a la mía”, añadió en la mordaz carta.

Dijo que el pueblo haitiano está “sumido en la pobreza” y es “rehén del terror, los secuestros, los robos y las masacres de las bandas armadas” y que está “sufriendo bajo un gobierno corrupto” que tiene alianzas con esas bandas.

Argumentando en contra de la deportación de los migrantes haitianos que han llegado a la frontera sur de Estados Unidos, Foote dijo que Haití “simplemente no puede soportar la infusión forzada de miles de migrantes retornados que carecen de alimentos, refugio y dinero sin una tragedia humana adicional y evitable”.

“El Estado colapsado es incapaz de proporcionar seguridad o servicios básicos, y más refugiados alimentarán más desesperación y crimen. El aumento de la migración hacia nuestras fronteras no hará más que aumentar la inaceptable miseria de Haití”, escribió.

Añadió que la nación necesita “ayuda inmediata” y “dinero para distribuir las vacunas covid y muchas otras cosas”.

Criticando la injerencia política internacional en el país, Foote sostuvo que lo que los haitianos “realmente quieren” es elegir su propio camino “sin titiriteros internacionales ni candidatos favorecidos”.

La semana pasada, la embajada de Estados Unidos y otras embajadas en Puerto Príncipe emitieron otra declaración pública de apoyo al primer ministro de facto no elegido, el Dr. Ariel Henry, como líder interino de Haití, y han seguido promoviendo su “acuerdo político” por encima de otro acuerdo más amplio y anterior liderado por la sociedad civil”, añadió Foote. “La arrogancia que nos hace creer que debemos elegir al ganador -de nuevo- es impresionante. Este ciclo de intervenciones políticas internacionales en Haití ha producido sistemáticamente resultados catastróficos. Más impactos negativos en Haití tendrán consecuencias calamitosas, no sólo en Haití, sino en Estados Unidos y en nuestros vecinos del hemisferio”, concluyó.

Desde el 19 de septiembre han despegado 12 vuelos con haitianos de vuelta al país desde EE.UU., y hasta ahora han regresado mil 401 personas. Otros 3 mil 206 haitianos han sido trasladados desde un campamento en Del Río (Texas) a la custodia de la Patrulla de Aduanas y Fronteras de EE.UU. o a otras zonas de la frontera para ser expulsados del país o para participar en procedimientos de expulsión.

Un portavoz del Departamento de Seguridad Nacional dijo que hay menos de 5 mil migrantes en el sector de Del Río, según The Herald.

El gobierno de Biden ha sido criticado por su gestión de la situación después de que los agentes fronterizos fueran filmados azotando a las personas que intentaban entrar en Estados Unidos.

Un gran campamento se formó bajo el puente internacional en Del Río, y la mayoría de los migrantes en el campamento habían vivido previamente en países como Brasil, Chile y otros lugares de América del Sur y Central. Muchos haitianos fueron ahí después del terremoto de 2010 que destruyó el país, tras el cual Estados Unidos se comprometió a apoyar la recuperación de Haití.

Pero las circunstancias en Haití no han mejorado desde entonces. Foote declaró en agosto ante un panel de la Universidad Internacional de Florida que había aceptado el puesto de enviado especial con la condición de que Estados Unidos no repitiera sus errores en relación con Haití.

Foote ha tenido dificultades en su relación con la embajada de Estados Unidos en la capital, Puerto Príncipe, y algunos haitianos han sido críticos con la embajadora Michele Sison.

Tras acceder al cargo, Foote se comunicó con los líderes políticos y civiles, instándoles a acordar una premisa para un gobierno de transición. Las conversaciones hicieron que la administración Biden se retractara de su anterior orientación de que Haití debía celebrar elecciones en un futuro próximo, señalando que las circunstancias actuales del país podrían no ser óptimas para la celebración de unos comicios.

La secretaria de prensa de la Casa Blanca, Jen Psaki, aseguró el miércoles durante una rueda de prensa que “el Departamento de Seguridad Nacional sigue expulsando a los inmigrantes en virtud de la autoridad del Título 42 del CDC. Aquellos que no pueden ser expulsados, y este ha sido el caso y ha sido nuestra política y proceso para los migrantes que vienen de cualquier país del mundo, bajo el Título 42, y que no tienen una base legal para permanecer, son colocados en una forma de procedimiento de remoción. Y los individuos que no son expulsados inmediatamente son colocados en una alternativa a la detención o transportados a una instalación [de Inmigración y Aduanas]”.

El Título 42 permite a EE.UU. detener la entrada en el país de personas que puedan suponer un riesgo para la salud y se ha utilizado para expulsar a los inmigrantes durante la pandemia de covid.

El líder de la minoría republicana en la Cámara de Representantes, Kevin McCarthy, indicó el jueves que el “viaje de los migrantes es el resultado directo de la agenda de Biden-Harris, que quiere concederles una amnistía y una vida de beneficios gubernamentales”.

“¿Dónde está el zar de la frontera, la vicepresidenta Kamala Harris?”, preguntó y añadió que la situación “sólo ha seguido deteriorándose”.

The Independent se ha puesto en contacto con el Departamento de Estado para obtener comentarios.

Relacionados

Presidente de R. Dominicana pide al mundo ayudar a Haití

Haití: Premier responde a señalamientos en el caso de Moïse

Gobierno de Haití se compromete a combatir a las pandillas

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.