Enviado EEUU para Haití renuncia, critica deportaciones de migrantes a "Estado colapsado"

·5  min de lectura
Migrantes en busca de asilo en EEUU regresan al lado mexicano de la frontera en Ciudad Acuña, México

Por Daina Beth Solomon y Humeyra Pamuk

CIUDAD ACUÑA, México/WASHINGTON, 23 sep (Reuters) - El enviado especial de Estados Unidos para Haití renunció en una carta en la que criticó a Washington por deportar desde un campamento en la frontera con México a cientos de migrantes a la nación caribeña, que vive momentos de profunda inestabilidad.

La dimisión fue presentada el miércoles, dijo un portavoz del Departamento de Estado estadounidense, quien agregó que su país estaba comprometido con el bienestar a largo plazo de Haití, además de ofrecer ayuda inmediata a los migrantes que regresan.

Daniel Foote, un diplomático de carrera nombrado en julio, dijo que el "Estado colapsado" no podía apoyar la llegada de migrantes que regresaban.

"No seré asociado con la decisión inhumana y contraproducente de Estados Unidos de deportar a miles de refugiados e inmigrantes irregulares haitianos", aseveró Foote en la misiva dirigida al secretario de Estado, Antony Blinken, que circuló el jueves.

La nación caribeña, la más pobre del hemisferio occidental, ha atravesado una profunda inestabilidad en los últimos meses, debido al asesinato de su presidente, la violencia de las pandillas y un gran terremoto.

Estados Unidos ha retornado a 1,401 migrantes del campamento situado en la ciudad estadounidense Del Río, Texas, a Haití y detenido a otras 3,206 personas, informó el Departamento de Seguridad Nacional el miércoles por la noche. En su apogeo, el 18 de septiembre, había unas 15,000 personas allí.

Filippo Grandi, director de la agencia de la ONU para los refugiados, ha advertido que las expulsiones de Estados Unidos a Haití podrían violar el derecho internacional.

La renuncia de Foote sigue a la creciente presión sobre la administración del presidente estadounidense Joe Biden, proveniente de las Naciones Unidas y de sus compañeros demócratas, por el trato a los haitianos en el campamento de migrantes cerca de la frontera con México.

El manejo de Biden de lo que los republicanos describen como una crisis en la frontera, con un número récord de detenciones de migrantes este año, ha llevado a una progresiva desilusión de los abogados defensores de derechos humanos que esperaban el fin de las medidas disuasorias introducidas por su predecesor, Donald Trump.

El portavoz del Departamento de Estado, Ned Price, rechazó las críticas de Foote.

"Es lamentable que, en lugar de participar en un proceso de políticas orientadas a encontrar soluciones, el enviado especial Foote haya renunciado y haya catalogado erróneamente las circunstancias de su renuncia", afirmó.

"No aprovechó la amplia oportunidad para plantear preocupaciones sobre la migración durante su mandato y, en cambio, decidió renunciar", agregó Price.

Además de haitianos, Estados Unidos deporta con frecuencia a migrantes centroamericanos y de otras nacionalidades que son sorprendidos cruzando la frontera.

La decisión de Foote de irse fue interpretada y acogida por grupos de derechos civiles como una crítica severa a la estrategia de inmigración de la administración.

"Un gran paso audaz. Y un gran problema", dijo William O'Neill, abogado especializado en derechos humanos y refugiados. "Él será extrañado".

Si bien algunos demócratas han criticado a Biden por ser demasiado duro, muchos republicanos han dicho que sus esfuerzos para introducir un enfoque más humanitario, incluida la revocación de algunas medidas de Trump, han alentado la inmigración irregular.

PRESIÓN MEXICANA

En los últimos días, la población del controversial campamento bajo un puente sobre el Río Grande se ha reducido a alrededor de 4,000 debido a los vuelos de expulsión, detenciones y liberaciones.

Funcionarios del Departamento de Seguridad Nacional estadounidense informaron que las decisiones sobre a quién expulsar y a quién permitirle permanecer en el país para dar seguimiento a su situación migratoria se hicieron "caso por caso", sin proporcionar números de liberaciones.

Wade McMullen, abogado de la organización de derechos humanos Robert F. Kennedy, dijo que varios cientos de personas, en su mayoría mujeres embarazadas y padres con niños, habían sido liberados en Del Río, Texas, en los últimos días.

Otros han abandonado la polvorienta ribera del río rumbo a México para evitar que los regresen a casa.

Las autoridades mexicanas en Ciudad Acuña, al otro lado de la frontera con Del Río, intensificaron las operaciones de seguridad el jueves. Cerca de 20 patrullas y numerosos oficiales blandían armas de fuego pesadas y se alinearon a lo largo del río por donde los migrantes cruzaban de un lado a otro.

Jean Pie, de 48 años, dijo que se despertó poco después de las seis de la mañana de donde dormía en el césped del lado mexicano mientras pasaban los vehículos de la policía.

Como muchos de los haitianos, primero había intentado ganarse la vida en Sudamérica. Los migrantes han dicho que decidieron encaminarse al norte cuando se encontraron con discriminación y oportunidades cada vez más escasas en países como Brasil y Chile.

Relató que había gastado dos meses y 3,000 dólares para llegar a territorio mexicano desde Chile, incluidos 500 dólares para un hombre en México que prometió llevarlo desde la ciudad Tapachula, limítrofe con Guatemala, hasta la frontera con Estados Unidos, pero luego desapareció. También fue deportado de México a Guatemala por las autoridades mexicanas.

"Nosotros siempre tenemos miedo porque migración puede llevar a cualquiera", dijo Pie. "No tengo plata. Es demasiado".

(Reporte de Daina Solomon en Ciudad Acuña y Doina Chiacu en Washington; Reporte adicional de Lizbeth Díaz, Mica Rosenberg, Humeyra Pamuk y Kristina Cooke; Traducido por Ana Isabel Martínez, Noé Torres, Raúl Cortés Fernández y Sharay Angulo)

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.