Enviado de EEUU culpa a hutíes de no ampliar cese del fuego

YEMEN (AP)
YEMEN (AP)

El enviado estadounidense a Yemen culpó el miércoles a los líderes rebeldes hutíes por el reciente fracaso para prorrogar el acuerdo de cese del fuego del país, acusándolos de hacer “exigencias maximalistas” de último minuto que frustraron unas negociaciones que calificó de constructivas.

Las partes en conflicto no lograron el domingo llegar a un acuerdo para prorrogar la tregua a nivel nacional, amenazando con reavivar la sangrienta guerra civil del país tras el cese de los combates en el frente durante seis meses.

Durante una conferencia de prensa, el enviado especial de Estados Unidos a Yemen, Tim Lenderking, dijo que los hutíes “secuestraron” las negociaciones al exigir repentinamente que se pagaran los sueldos de su personal militar y de seguridad antes que los de los funcionarios civiles yemeníes. Lenderking no proporcionó ninguna otra razón por el fracaso de las negociaciones.

La tregua, respaldada por la ONU, entró en vigor en abril, cuando la guerra ingresó en su octavo año. El desastroso conflicto empezó en 2014 cuando las fuerzas hutíes apoyadas por Irán tomaron el control de la capital, Saná, y de gran parte del norte de Yemen, llevando al gobierno al exilio. En respuesta, una coalición liderada por Arabia Saudí, que incluye a Emiratos Árabes Unidos, intervino en 2015 para tratar de volver a instaurar en el poder al gobierno reconocido internacionalmente.

Después de que se venciera el plazo del cese del fuego, se reportaron pequeños intercambios de disparos en la provincia occidental de Al Dhalea, mientras que ambas partes desplegaron refuerzos militares en las ciudades de Marib y Taiz, situadas en el frente. The Associated Press no pudo confirmar por el momento los informes posteriores al cese del fuego.

Un funcionario hutí comentó a la AP el domingo que la falta de voluntad de la ONU para proporcionar por escrito garantías para varias de las exigencias del grupo resultó ser el principal obstáculo para las negociaciones. Las exigencias incluyen el pago de los salarios de empleados y la apertura del aeropuerto de Saná y del puerto de Hodeidah, controlado por los hutíes. El funcionario habló bajo condición de anonimato debido a que no estaba autorizado para informar a los medios de comunicación.