El entrenador del Heat Erik Spoelstra responde con fuego en defensa de Pat Riley

·3  min de lectura
David Santiago/dsantiago@miamiherald.com

Lo de luchar con todo y contra todo es sin duda la característica más noble del Heat. En estos playoffs no ha sido la excepción, pues el equipo de Miami ha tenido que enfrentarse a todo tipo de situaciones, tanto desde dentro como desde fuera.

En la mañana de este jueves 12 de mayo, antes de chocar con los Sixers en Filadelfia en el Juego 6 de la serie de semifinales de la Conferencia Este, el quinteto de la Capital del Sol tenía listado a Kyle Lowry (isquiotibiales) como no disponible para jugar y a otros cinco jugadores de su rotación en la categoría de cuestionables por diversas lesiones.

En la lista figuraban Tyler Herro (esguince de tobillo), Caleb Martin (esguince de tobillo), Max Strus (tensión en los isquiotibiales), PJ Tucker (tensión en los gemelos) y Gabe Vincent (irritación de rodilla).

Esto no es extraño, pues es algo que se repite prácticamente desde que comenzaron los playoffs.

Es común ver entrar a la sala de prensa a Tim Donovan, vicepresidente de relaciones públicas de Heat, para anunciar el parte antes del juego: “Todos en nuestra lista de lesionados que son cuestionables están calentando con la intención de jugar”.

Pero el Heat no solo se enfrenta al fantasma de las lesiones sino también al pobre reconocimiento fuera de Miami, tanto por parte de las televisoras, que influyen incluso en el calendario de la NBA, como del arbitraje, la prensa nacional y los votantes a los premios a los mejores del año.

No basta con haber terminado primero en su conferencia y sortear un montón de obstáculos. No vale mantenerse en la élite prácticamente en los últimos 20 años por encima de franquicias consolidadas como los Knicks, los Bulls, Pistons, Rockets y los propios Sixers. En este tiempo solo ha sido superada por los Lakers, los Spurs y los Warriors.

¿Es Jimmy Butler el mejor jugador de la NBA en estos playoffs? Las métricas avanzadas dicen que sí

Miami en estas dos décadas ha conseguido tres títulos, ha estado en seis finales, es un equipo habitual en los playoffs y ni así tiene el respeto que se merece.

La llamada Cultura del Heat no gusta, como tampoco gusta la cantidad de veces que le ha cerrado la boca a sus detractores.

Lo curioso es que todo esto es combustible para la maquinaria del Heat que lo motiva a hacer el doble de esfuerzo para ganar sin importar el rival de turno. En la NBA nada está garantizado, pero los jugadores de Miami sí garantizan dar el máximo.

Bam Adebayo, no fue elegido el Mejor Defensor, pese a que hizo sobrado méritos esta temporada.

Erik Spoelstra no resultó el más votado al Mejor Entrenador, pese a que lo fue.

Jimmy Butler ni siquiera fue considerado para ningún premio, pese a que gracias a él Heat terminó en la cima del Este.

Pero la tapa al pomo ha sido la no elección de Pat Riley como Mejor Directivo.

La animadversión hacia el equipo de Miami es notable.

Riley ha sido el hombre que ha armado este equipo una y otra vez y que lo mantiene en lo alto de la NBA, algo que no han conseguido ni los Lakers, ni los Spurs y que solo los Warriors apenas mantienen.

El Heat le propina soberana paliza a los Sixers en Miami y se pone delante 3-2 en la serie

A todo esto Spoelstra lo definió mejor que nadie este jueves antes del Juego 6 en Filadelfia, después de conocer que el vicepresidente ejecutivo de los Grizzlies, Zach Kleiman, fue seleccionado como el Ejecutivo del Año.

El técnico del Heat llamó a Riley como “un visionario” y “una fuerza de la naturaleza”.

“Pat está en el Monte Rushmore de los ejecutivos”, expresó Spoelstra.

“Siempre debería tener esa consideración, todos los años. Porque él establece el modelo y ha podido hacerlo muchas veces. Y luego lo hace cuando la gente piense que no puede”.

Miami está cerca de llegar a las Finales de la NBA, algo que es muy difícil y lo mejor es que lo está consiguiendo sin poder contar con Lowry, uno de los tres mejores jugadores del equipo.

El trabajo está ahí, el esfuerzo también, aspectos que sí reconocen los aficionados del Heat, que al final del día es lo que más importa.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.