Entregan a familiares el cuerpo de Maricela, joven otomí atropellada

·2  min de lectura

CIUDAD DE MÉXICO, marzo 31 (EL UNIVERSAL).- La tarde de este miércoles, autoridades capitalinas entregaron el cuerpo de Maricela "N" a sus familiares, esto luego que se comprobara de manera científica que el cadáver que permaneció más de cinco días sin ser identificada en el Instituto de Ciencias Forenses (Incifo), efectivamente correspondía a la menor de 16 años perteneciente a la comunidad otomí.

Maricela falleció la madrugada del 22 de marzo en el cruce de Bucareli y avenida Paseo de la Reforma, según la Fiscalía Local, a consecuencia de un atropello; sin embargo, la comunidad otomí denunció e hizo público una serie de irregularidades en los protocolos de actuación de las autoridades, por lo que nueve días después de su muerte, apenas lograron entregárselos.

Se espera que en las próximas horas, tanto familiares como integrantes de la comunidad otomí determinen dónde será velada. Según el expediente del caso, desde el pasado 24 de marzo, los restos de Maricela "N" fueron trasladados al Instituto de Ciencias Forenses (Incifo) donde estuvieron bajo custodia, mientras que su madre Esther y su tía Joaquina Paulino realizaban trámites y exigían la realización de pruebas genéticas.

La entrega de los restos de la adolescente se da a unas horas de la protesta multitudinaria que reunió a 200 integrantes de la comunidad otomí a las afueras de la Fiscalía General de Justicia (FGJ) capitalina, donde denunciaron una serie de irregularidades en el caso, desde un mal manejo de protocolo hasta discriminación, e incluso exigieron que la muerte de la mejor, sea investigado bajo los parámetros de un feminicidio.

En la protesta, la madre y tía de Maricela "N" pidieron que se realizara una prueba genética; sin embargo, les indicaron que el resultado puede tardar un mes o hasta un año, por lo que demandan que sea esta semana cuando les sea entregado el resultado.

Las mujeres agregaron que desde que solicitaron apoyo para la búsqueda en el número de emergencias 911, no fueron tomadas en serio por ser indígenas, situación que se repitió en instancias del Ministerio Público de las coordinaciones territoriales número 6 de Cuauhtémoc y 9 de Iztapalapa, donde iniciaron las investigaciones por la muerte de Maricela.