Entra en vigor controvertida ley de ciudadanía que desató protestas en India

Agencia EFE

Nueva Delhi, 11 ene (EFE).- Entró en vigor en la India la controvertida Ley de Ciudadanía, cuya enmienda fue aprobada para dar ciudadanía a inmigrantes de países vecinos siempre que no sean musulmanes, pese a las incesantes protestas con más de una veintena de muertos que aún se mantienen en el país.

El Gobierno de Nueva Delhi notificó a través de una gaceta oficial difundida este sábado, con fecha del 10 de enero de 2020, de la vigencia de la ley aprobada por el Parlamento hace exactamente un mes.

La enmienda permite regularizar a inmigrantes procedentes de Afganistán, Pakistán y Bangladés llegados al país antes del 31 de diciembre de 2014 y pertenecientes a las religiones hindú, sij, budista, jain, parsi y cristiana.

Deja específicamente fuera a los musulmanes de esta vía para obtener la ciudadanía y despierta el temor entre esa minoría de casi 200 millones de personas en la India de ser tratados como ciudadanos de segunda clase.

El Gobierno nacionalista hindú del primer ministro, Narendra Modi, promotor de la norma, no ha explicado hasta el momento cuál será el procedimiento para la implementación del nuevo marco legal.

CONTINÚAN LAS PROTESTAS

Desde que la enmienda fue presentada en el Parlamento el pasado 9 de diciembre y aprobada dos días después en el órgano bicameral, las protestas estallaron en todo el país.

Multitudes de personas, y decenas de organizaciones políticas y civiles han rechazado la norma por promover la clasificación de personas según la religión, y excluir a la minoría musulmana violando el espíritu secular de la Constitución india.

Más de una decena de ciudades ha sido testigo de movilizaciones simultáneas de miles de manifestantes que reclaman la derogación de la ley, varias de ellas que ha degenerado en enfrentamientos violentos con la policía, y han dejado al menos 25 muertos, y centenares de detenidos.

Los temores de las minorías crecen junto a una intención declarada del Ejecutivo de llevar a cabo un censo para identificar a los habitantes legales, que sería una réplica a gran escala de un registro hecho en agosto pasado en el estado de Assam que dejó a expensas de tribunales para extranjeros a cerca de dos millones de personas.

El sábado en la capital del país, decenas de mujeres, mayormente musulmanas, cumplieron 18 días consecutivos en las calles en una acampada de protesta contra la enmienda legal, una manifestación que no cesó ni siquiera en Nochevieja ni por las bajas temperatura de uno de los más duros inviernos de la ciudad.

En ciudad del Calcuta, en el noreste del país, hoy cientos de estudiantes volvieron a concentrarse para expresar su repulsa liderados por la jefa de gobierno del estado de Bengala -al que pertenece Calcuta-, Mamata Banerjee, que es una de las mayores detractoras de la ley.

Banerjee junto a los jefes de gobierno de otros siete estados han rechazado abiertamente la legislación, y varios de ellos han asegurado que no permitirán la aplicación de la Ley de Ciudadanía en sus regiones.

La protesta de Calcuta coincide con una visita del primer ministro indio a la ciudad en la que se espera que se encuentre con la jefa de gobierno regional, de acuerdo a medios locales.

(c) Agencia EFE