Enseñanza hasta 9 años, peluquerías y librerías inauguran la desescalada lusa

Lisboa, 11 mar (EFE).- Las guarderías y centros de enseñanza hasta los 9 años, las peluquerías y las librerías serán los primeros en desconfinar en Portugal y podrán abrir a partir del próximo lunes, cuando arrancará la primera fase de un plan de desescalada que no permitirá más movimiento hasta después de Pascua.

Será una reapertura "a cuentagotas", explicó hoy el primer ministro, António Costa, al presentar el plan de desconfinamiento del país, que irá abriendo gradualmente en varias fases desde el próximo lunes y que mantendrá las fronteras con España cerradas hasta después de Semana Santa.

El plan cuenta con varias fases de apertura hasta mayo, aunque se harán revisiones quincenales de las medidas en función de cómo avance la pandemia.

Es el primer alivio que siente Portugal desde el 15 de enero, cuando empezó un confinamiento general para aplacar una durísima tercera ola.

Casi dos meses después, el país ha conseguido controlar la curva y ahora tiene una incidencia de 105 casos por 100.000 habitantes en los últimos 14 días, dato que permite la "reapertura progresiva", defendió Costa.

Como regla general, se mantendrá el deber de confinamiento domiciliario hasta Pascua y el teletrabajo obligatorio, así como la prohibición de circular entre municipios los fines de semana y entre el 26 de marzo y el 5 de abril, para evitar desplazamientos y reuniones en Semana Santa.

Antes de ese período festivo ya se permitirá algún alivio de medidas: volverán al colegio los alumnos hasta los 9 años y abrirán las peluquerías y otros centros de estética, las librerías, los concesionarios, las inmobiliarias y las bibliotecas.

También se permitirá que el comercio no esencial, hasta ahora cerrado, preste servicios de venta en la puerta de los establecimientos.

MÁS APERTURA TRAS LA PASCUA

Tras la Pascua, a partir del 5 de abril y si la situación epidemiológica se mantiene dentro de las previsiones, volverán al colegio los alumnos de hasta 15 años y abrirán los museos y el comercio de hasta 200 metros cuadrados con puerta a la calle.

También se permitirá que la restauración, hasta ahora limitada a "take away" y entregas a domicilio, abra las terrazas.

El resto de la enseñanza, incluida la universitaria, se retomará el 19 de abril, cuando abrirán los teatros y cines, el resto del comercio -incluidos centros comerciales-, los gimnasios -sin clases grupales- y se permitirá a la restauración servir en el interior, con un máximo de 4 personas por mesa.

Además, se permitirán celebraciones como bodas o bautizos con un 25 % del aforo máximo del recinto.

Este porcentaje aumentará al 50 % en la última fase del plan de desconfinamiento, que arrancará el 3 de mayo, cuando se ampliará a 6 personas el máximo de personas por mesa en el interior de los restaurantes.

Las medidas a partir de mayo serán anunciadas más adelante, y en función de cómo avance la pandemia: "Veremos si damos pasos al frente o si nos quedamos donde estamos", explicó el primer ministro.

FRONTERAS CERRADAS

Las fronteras terrestres con España seguirán cerradas hasta que pase la Pascua, "para evitar los tradicionales grandes desplazamientos durante la Semana Santa", explicó Costa.

Esa decisión fue tomada "por acuerdo con España", a pesar de que la situación de la pandemia a ambos lados de la Raya ha mejorado y podría permitir su apertura.

Las fronteras terrestres entre los dos países ibéricos están restringidas desde el 31 de enero y sólo se permite cruzar en casos muy excepcionales, como transporte de mercancías, trabajadores transfronterizos o el regreso de nacionales.

En cuanto a las fronteras externas, el primer ministro explicó que se mantendrán las reglas "acordadas con la UE", con reglas especiales para países de mayor riesgo y con variantes que merecen "mayor cuidado".

Antes de la presentación del plan de desconfinamiento, el Parlamento de Portugal aprobó una nueva renovación del estado de emergencia, el nivel de alerta más elevado del país, hasta el 31 de marzo.

Desde que comenzó la pandemia, Portugal, con diez millones de habitantes, acumula 16.635 muertes y 812.575 contagios de coronavirus.

Paula Fernández

(c) Agencia EFE