El ensayo clínico de un medicamento para el cáncer de mama produce índices de supervivencia 'sin precedentes'

·5  min de lectura

Los pacientes tenían cáncer de mama metastásico que avanzaba de manera constante a pesar de las arduas sesiones de quimioterapia. Pero el tratamiento con un medicamento que ataca las células cancerosas con precisión de láser tuvo un éxito asombroso, pues desaceleró el crecimiento tumoral y prolongó la vida a un grado rara vez observado en casos de cáncer avanzado.

Una imagen de posibles cáncer de mama/Foto:Getty
Una imagen de posibles cáncer de mama/Foto:Getty

El nuevo estudio, que fue presentado en la reunión anual de la Sociedad Estadounidense de Oncología Clínica (ASCO, por su sigla en inglés) y publicado el domingo en The New England Journal of Medicine, cambiaría la práctica de la medicina, según especialistas de cáncer.

“Este es un nuevo estándar para la atención médica”, afirmó Eric Winer, especialista en cáncer de seno, director del Centro de Cáncer de la Universidad de Yale y presidente de la ASCO. Winer, quien no participó en el estudio, agregó que este “afecta a un enorme número de pacientes”.

Una proteína

El ensayo se centró en una proteína mutante específica, la HER2, un villano común en el cáncer de mama y de otros tipos. Los medicamentos que bloquean la HER2 han sido sumamente eficaces para tratar casos de cáncer de seno en los que hay una invasión casi total de la proteína, lo cual convierte a los tipos de cáncer de mama HER2-positivo de ser los peores pronósticos a casos en los que los pacientes pueden vivir muy bien.

Sin embargo, los casos HER2-positivos constituyen solo del 15 al 20 por ciento de todos los pacientes de cáncer de mama, comentó Halle Moore, directora de oncología médica de mama en Cleveland Clinic. Los pacientes que solo tienen unas pocas células HER2 —estado conocido como HER2 bajo— no se beneficiaron de estos medicamentos. Solo una pequeña proporción de sus células cancerosas tenían la HER2, y eran otras mutaciones las que impulsaban el crecimiento del cáncer. Esto también era un problema porque las células cancerosas evadían los tratamientos de quimioterapia.

El ensayo clínico, auspiciado por las farmacéuticas Daiichi Sankyo y AstraZeneca y dirigido por Shanu Modi del Centro de Cáncer Memorial Sloan Kettering, tuvo 557 pacientes con cáncer de mama metastásico en estado HER2 bajo. Dos terceras partes tomaron el medicamento experimental, trastuzumab deruxtecan, que se comercializa como Enhertu; el resto se sometió a sesiones estándar de quimioterapia.

En los pacientes que tomaron trastuzumab deruxtecan, los tumores dejaron de crecer durante unos diez meses, en comparación con cinco meses para los que se sometieron a quimioterapia normal. Los pacientes que tomaron el medicamento experimental sobrevivieron unos 23,9 meses más, en comparación con 16,8 meses para quienes recibieron quimioterapia convencional.

“El hecho de que la supervivencia de los pacientes mejore por seis meses no tiene precedentes en los ensayos de quimioterapia para cáncer de mama metastásico”, aseveró Moore, quien inscribió a algunos pacientes al estudio. La doctora también señaló que, por lo general, el éxito de un ensayo clínico se traduce en unas cuantas semanas adicionales de vida o no produce ningún efecto en la supervivencia y más bien ofrece una calidad de vida mejorada.

Los resultados fueron tan impresionantes que los investigadores recibieron una ovación de pie el domingo, cuando presentaron sus datos en la conferencia de oncología en Chicago.

El uso de trastuzumab deruxtecan ya se había autorizado para pacientes con cáncer de seno HER2-positivo, pero pocos esperaban que funcionara ya que otros medicamentos para estos tipos de cáncer no habían beneficiado a pacientes con HER2 bajo.

El medicamento consta de un anticuerpo que busca la proteína HER2 en la superficie de las células. El anticuerpo se adhiere a un medicamento de quimioterapia. Cuando el trastuzumab deruxtecan encuentra una célula con HER2 en su superficie, entra a la célula, luego el medicamento de quimioterapia se desprende del anticuerpo y mata a la célula.

Sin embargo, “el aspecto único y distinto” del trastuzumab deruxtecan, agregó Modi, es que el medicamento de quimioterapia penetra la membrana de la célula. Ya estando ahí, puede moverse a células cancerosas cercanas y matarlas también.

Efectos secundarios

Al igual que todo tipo de tratamiento con quimioterapia, el trastuzumab deruxtecan tiene efectos secundarios, que incluyen náuseas, vómito, trastornos hematológicos y, en particular, lesiones pulmonares que provocaron la muerte de tres pacientes en los ensayos.

No obstante, Winer comentó: “Si yo fuera un paciente con cáncer de seno metastásico y fuera a tomar un medicamento con los efectos secundarios de la quimioterapia, preferiría este medicamento”.

Mamografía /Foto:Getty
Mamografía /Foto:Getty

Los médicos declararon que planean probar el tratamiento en sus pacientes con cáncer de mama metastásico en estado HER2 bajo.

“Ahora todos regresamos a revisar otra vez a nuestros pacientes”, mencionó Susan Domchek, especialista en cáncer de mama en el Centro de Cáncer Abramson de la Universidad de Pensilvania. Domchek afirma que incluso antes de que la Administración de Alimentos y Medicamentos apruebe el trastuzumab deruxtecan para los pacientes con HER2 bajo, ella verá si los datos del nuevo estudio bastan para convencer a las aseguradoras de aprobar el medicamento, que tiene un precio al por mayor de unos 14.000 dólares cada tres semanas.

Winer enfatizó que el trastuzumab deruxtecan no es un medicamento para el cáncer de seno en etapas más tempranas; aunque debe probarse en ese grupo de pacientes de cualquier modo. Pero es probable que ese sea el siguiente paso, como también probar el medicamento en otros tipos de cáncer y ampliar su estrategia más allá de la HER2.

Una paciente del estudio actual, Mary Smrekar, de 55 años, de Medina, Ohio, relató que sintió un alivio temporal de la sentencia de muerte segura.

Le diagnosticaron cáncer de mama en 2010 y se sometió a una intervención quirúrgica, quimioterapia y radiación. Su cáncer entró en remisión.

“Pensé que se había ido y que ya no estaba enferma”, narró.

Pero en 2019, el cáncer regresó. Se había diseminado hacia su pelvis. Se sometió a quimioterapia, pero esta vez, no mejoró mucho.

Hace dos años, se unió al ensayo en su sede de Cleveland Clinic. Su cáncer no ha desaparecido, pero los tumores dejaron de crecer.

“Estoy tan feliz de tener otros dos años”, expresó Smrekar. “Mi hija se va a casar el mes que viene. Pensé que no llegaría a la boda”.

© 2022 The New York Times Company

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR | EN VIDEO

Un avance científico permite a los parapléjicos andar y practicar deportes

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.