El enojo de Erdogan tras una polémica caricatura en la nueva portada de Charlie Hebdo

LA NACION
·3  min de lectura

ANKARA.- El semanario satírico francés Charlie Hebdo está de nuevo en el centro de la polémica tras publicar en la portada de su último número una caricatura del presidentede Turquía, Recep Tayyip Erdogan, en calzoncillos y con una cerveza en la mano, mientras levanta el vestido de una mujer con velo y grita: "Oooooh, ¡el profeta!".

(Photo by Marc Piasecki/Getty Images)
(Photo by Marc Piasecki/Getty Images)

Hoy el mandatario turco se refirió al dibujo y lo calificó de un "vil ataque" cometido por "canallas". "No miré esa caricatura (...) Es inútil decir nada sobre estos canallas", declaró Erdogan en un discurso en Ankara. "Mi ira no se debe al vil ataque a mi persona, sino a los insultos contra el profeta" Mahoma, agregó.

El gobierno entero reaccionó a la publicación, denunció un "racismo cultural" y prometió tomar medidas "judiciales y diplomáticas" en contrapartida. "Sabemos que el objetivo no soy yo sino nuestros valores", afirmó Erdogan.

Por su parte la fiscalía de Ankara abrió una investigación contra los responsables de Charlie Hebdo por "insulto al jefe del Estado" y la oficina de gobierno reclamó a todos los países, "especialmente a Francia, y a todos los dirigentes a tomar acciones responsables y justas contra las provocaciones observadas desde hace algunas semanas".

Fahrettin Altun, portavoz de la presidencia, señaló que la portada es un esfuerzo "repugnante" de la publicación "para difundir su racismo y odio cultural", antes de manifestar que los dibujos "carecen de cualquier sentido real de la decencia humana". "Es claramente el producto de un entorno cultural xenófobo, islamófobo e intolerante que el liderazgo francés parece querer para su país", dijo en Twitter.

Altun también defendió la figura de Erdogan como el líder "más humanitario de los últimos tiempos" a la hora de acoger a "millones de refugiados" de todo el mundo. "Aquellos que no movieron un dedo para ayudar a las mujeres, los niños y los discapacitados ahora apuntan a nuestro líder con su obscenidad", criticó.

La revista, a la venta desde este miércoles, muestra al mandatario turco en un sillón levantando la vestimenta tradicional árabe a una mujer que sostiene dos copas en una bandeja. Junto al dibujo, puede leerse "Erdogan en privado es muy divertido", mientras que el hombre, que luce un gran bigote, dice: "Oooooh, ¡el profeta!".

Más problemas

Las nuevas tensiones llegan en un momento de crisis diplomática entre Turquía y Francia, dos países miembros de la OTAN pero con relaciones complicadas. El lunes, Erdogan llamó a sus compatriotas a boicotear productos franceses, unos días después de que París ordenara el regreso de su embajador luego de que el presidente turco pusiera en duda la "salud mental" de su homólogo francés.

Turquía criticó a Emmanuel Macron por su defensa de la libertad para dibujar al profeta Mahoma, durante el homenaje al profesor francés decapitado por haber enseñado caricaturas del profeta en clase.

Charlie Hebdo publicó inicialmente las caricaturas del profeta Mahoma en 2006 (al igual que otros medios europeos) para defender la libertad de la prensa después de que su publicación en un diario danés provocara las protestas de muchos musulmanes. Años después, en enero de 2015, fue víctima de uno de los mayores atentados a la prensa en el país cuando dos hombres enmascarados y armados con fusiles de asalto y otras armas ingresaron a la redacción armado y asesinó a 12 personas, entre periodistas y dibujantes del semanario.

Agencias AFP y DPA