"Enojo y no diálogo, lo peor que puede pasarle a la sociedad"

·2  min de lectura

CIUDAD DE MÉXICO, julio 9 (EL UNIVERSAL).- Lo peor que puede haber en una sociedad es el enojo, en lugar del diálogo, asegura el vicerrector de la Catedral Metropolitana, José de Jesús Aguilar, quien sostiene que la oración también puede hacer "que los gobernantes tengan una mejor respuesta o incluso, porque así se ha visto en la Sagrada Escritura, que cedan el paso a alguien que puede hacer mucho mejor su trabajo".

Al referirse a la creciente violencia que enfrenta el país, comenta a EL UNIVERSAL que cuando no existe una estrategia adecuada para enfrentar una enfermedad, cuando se utilizan medicamentos inadecuados, no convenientes, la enfermedad crece y se puede volver mortal, dice el vicerrector al referirse a la creciente violencia en el país.

"Lo mismo sucede haciendo una comparación con los esquemas, con los métodos que se estén utilizando para erradicar el problema de la inseguridad. Si no son los adecuados, evidentemente el problema se hace más grave, aumenta. Entonces, esto puede crecer de tal manera que puede haber levantamientos de otro tipo, como cuando también hay altas alzas en los precios de los alimentos que generan el enojo de la gente", dice.

Al hablar sobre la Jornada de Oración por la Paz, que inició el 4 de junio pasado, el sacerdote expresa que la oración bien entendida invita a la reflexión, a trabajar en equipo y nos enseña a buscar los mejores caminos para encontrar soluciones.

"La oración nos recuerda que no le toca todo a Dios sino que Él hace su parte, y nos toca a nosotros la nuestra. La oración también puede tocar el corazón de las personas que lamentablemente han caído en el narcotráfico, en la criminalidad, pero también puede hacer que los gobernantes tengan una mejor respuesta.

"Creo que todo México confía en un Presidente y esta confianza tiene que responderse con acciones que el pueblo agradezca", señala.

Expresa que este domingo, en todas las iglesias católicas del país se pedirá por la vida eterna de los sacerdotes asesinados y se invitará a los feligreses a tomar consciencia sobre la violencia para que se una en oración.

"Es algo que parece sencillo pero para nosotros la oración es también un camino que puede abrir corazones, que puede abrir el camino para el diálogo, y hacer conversiones", expone.

El sacerdote dice que el aumento de la violencia, no es exclusivo de este gobierno, porque viene desde sexenios anteriores.

"Desde hace varios gobiernos la violencia viene un crescendo, en lugar de un control. Esto ha hecho que aparezca la frase ‘la gota que derramó el vaso’. Porque llega un momento en que uno no se puede acostumbrar o sentir bien, sabiendo que la inseguridad va a la alza.

"La violencia no sólo alcanza a sacerdotes, sino también a amas de casa, obreros, estudiantes, burócratas e incluso niñas y niños".

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.