Enojados por una obra mal hecha, ataron al intendente a un árbol

LA NACION
·2  min de lectura

Un grupo de vecinos furiosos golpeó y ató a un árbol al intendente de Frontera Comalapa, un poblado del estado de Chiapas, en el sur de México. ¿La razón? Había entregado, que serviría para el almacenamiento de agua potable, en mal estado.

Tras ser maniatado y denunciado, el edil Óscar Ramírez Aguilar desmintió el insólito acto de "justicia por mano propia" y afirmó que solo fue una reunión de trabajo con los habitantes de la comuna.

Justicia Acuña: las primera ingeniera civil en Chile

El hecho ocurrió el lunes pasado, cuando Ramírez Aguilar mantenía una reunión con vecinos de 11 barrios en La Jimba, donde entregaría un tanque de almacenamiento para surtir agua potable a esa zona de Frontera Comalapa, según publicó el portal local de noticias Cuarto Poder.

Para desgracia del intendente, los habitantes que supervisaron la obra afirmaron que se encontraba en pésimas condiciones y mal hecha, ya que parte del piso se encontraba "emparchado" y provocaría filtraciones.

El estado de construcción del tanque desató la bronca de las personas, que ataron a Óscar Ramírez de manos y lo encadenaron a un árbol para exigir que se hagan las reparaciones pertinentes a la obra y sea entregada en excelentes condiciones.

Vivir en California: "Me impresionó; San Diego posee los ingredientes justos"

La localidad de Frontera Comalapa es gobernada en los últimos seis años por los hermanos Carlos y Óscar Ramírez Aguilar. Según el mismo medio, en las próximas elecciones de junio el primero de ellos aspira a ser candidato para volver a encabezar el municipio que, de acuerdo a los reclamos de los vecinos, se encuentra en un grave estado de abandono y carece de obras públicas de primera necesidad.